El pasado siempre vuelve

 

mariah1

 

Durante el último par de años se ha producido un vacío existencial en el mundo del pop, durante el cual nuestras estrellas de toda la vida estaban de vacaciones (o en la clínica de desintoxicación). El público se vio obligado a abrazar los compulsivos beats de Timbaland como nueva esperanza para el ¿pop? y la industria respondió de la única forma que sabe: soltando una nueva hornada de zorritas a las que debíamos adorar.

El problema es que, si bien Rihanna, Katy Perry o Lady Gaga se han beneficiado de que su única competencia fuera una Jessica Simpson demasiado ocupada en abrillantar su rifle (probablemente con alitas de pollo), su talento aún está por demostrar. Ninguna ha sabido llenar el vacío que las divas en paro dejaron cuando decidieron volverse locas todas a la vez. A pesar de contar con un puñado de hits incontestables (principalmente gracias a una producción de lujo y al sofisticado mundo de los politonos), su solvencia sobre el escenario es cuanto menos risible, y el pop empieza a necesitar artistas mayores de 20 años que sepan agarrar el micrófono para algo más que para tirarse encima de una tarta.

En contra de los que aseguraban que el caniche de Leona Lewis sería la heredera de las grandes divas soul de los 90, este año parece suponer la gran oportunidad para que aquellas encantadoras desequilibradas vuelvan a berrear sobre los escenarios de medio mundo (España excluida suponemos) como si no hubiera un mañana.

Mientras la pesada de Kelly Clarkson se pone ciega con los cheques gourmet que le dan en J records y Jennifer Hudson no tiene el coño pa ruidos, las viejunas del pop se matan a liftings para parecer más jóvenes que aquellas, y preparan sus pregrabados para actuar en Oprah como si aún fuera 1996.

 

La primera en romper el hielo ha sido Mariah Carey, que en realidad nunca acaba de irse y ya se ha puesto profunda (aunque por supuesto también semi-desnuda) con el lanzamiento de Memoirs of an imperfect angel. Su enemiga íntima, Whitney Houston apura sus últimos tiritos mientras peina sus pelucas y se pregunta por qué demonios se empeñan en que vuelva, con lo a gusto que está ella recibiendo los royalties de las emisiones de El guardaespaldas en tele 5. Shakira, esa putita a la que una vez llamaron la Alanis latina, vuelve más cardada que nunca también en septiembre, y Nelly Furtado, que no es latina pero se quiere apuntar al carro y graba en español mientras utiliza sus cds de Folklore como posavasos (¿acaso no lo hacemos todos?). Para los aficionados más clásicos la tirana de Barbra Streisand ha mangoneado a Diana Krall para que le produzca un disco de versiones, suponemos que Barbra ha debido fichar por Vale Music.

Christina Aguilera, la prostituta del soul, ahora se ha puesto electrónica y promete vocoder por doquier como si Believe nunca hubiera existido, creyéndose super innovadora además. Desde el ghetto la coñazo de Alicia Keys planea regreso, además de Mary J. Blige (que se ha quedado en paro desde la desintoxicación de Whitney), y Toni Braxton (o la diva con sorpresa). Otras mini-estrellas del r&b a las que no respetamos pero tenemos cariño como a nuestras primas tontas también intentarán que alguien las haga caso más allá de la peluquería de su barrio (donde trabajan): Brandy, Monica o Letoya intentarán mover el cuello con más o menos fortuna aunque sospechamos que se verán sepultadas por los nombres que acabamos de dar. LeToya para quien no la conozca es nuestra tercera ex- Destiny’s Child favorita, después de Beyoncé y LaTavia Robertson, y a pesar de los intentos de boicot por parte de la familia Knowles la chica consiguió un hit en la radio local de su condado, Torn.

En cuanto a los hombres también se espera el nuevo lanzamiento de Usher, que es el único hombre que nos interesa en la música (y en el mundo). Bueno y R. Kelly, aunque sospechamos que al tener más de 14 años no le interesaremos demasiado. Jay-Z también tiene un nuevo proyecto, en caso de que os importe. A nosotros no.

 

Todos estos lanzamientos, acompañados de la dromedaria de Leona Lewis, son impacientemente esperados por nosotros, y los iremos despedazando en cuanto se filtren ilegalmente. Estamos deseando ignorar a mamarrachas del calibre de Keri Hilson, Duffy o Mariah M.I.A. (la única artista capaz de oler mal a través de la pantalla de la tele), y reconciliarnos con esos artistas a los que les debemos tantas horas de diversión ridículamente pop.

Así que no, no pensamos hablar de Bob Dylan.

Anuncios

2 comentarios to “El pasado siempre vuelve”

  1. Holden Caulfield Says:

    No me extraña que desconfíes de Rihanna, aún me duele su directo (por llamarlo de algún modo) en OT… sin ir más lejos, Leona Lewis se meó en ella cuando fue al programa.

    P.D. Exijo post anti Mariah Carey por lo mamarracha que fue ayer en el funeral de Michael Jackson. ¿Qué coño pensaba que estaba haciendo con ese movimiento de brazos?

  2. Wonderful. I agree.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: