Archivo para agosto, 2009

Lady Gaga le ¿escribe? una canción a Michael Bolton

Posted in Chulazos, Divas with tags , , , , , , , , on 30 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

michaelbolton

Escucha Murder my heart

 

Y lo de escribir es un gran interrogante porque cuesta creer que la autora de la letra de Just dance, gloriosa y sobre todo GENERACIONAL, haya perpetrado este amalgama de tópicos. La canción incluye, atención: “it’s killing me inside”, “til the end of time”, “I must confess”, “I can’t breathe”, y un super-vanguardista “I can’t live without you”. Cuesta creer que la artista que está llamada a cambiar la historia del pop (vaya presión guapa, claro que tú te lo has buscado) haya escrito una canción que no desentonaría nada en un disco de Emilia. Quizá quien la escribió realmente fue su sobrina de 5 años, o Mariah Carey.

Todo un misterio. El caso es que Kenny G Michael Bolton nunca ha sido tan famoso como lo es ahora, gracias a la ambición rubia (un apelativo demasiado total como para que lo monopolice la pesada de Madonna). Ella además le hace los coros, por lo que siempre podrá ser vendido como un dúo. En realidad es una práctica muy habitual en la industria: cuando un cantante consigue el éxito, en vez de tirar a la basura lo que le sobra cede sus descartes a otros cantantes para que estos puedan aprovecharse del tirón, e incluso haya gente que crea que la canción se compuso especialmente para él. Ya lo hicieron Avril Lavigne para el segundo disco de Kelly Clarkson y Katy Perry para el cuarto disco de… Kelly Clarkson.

 

La canción en cualquier caso podría ser un descarte de Ace of base, y nos interesa cero. Es triste (a la par que fascinante) ver como las estrellas de los 90 se resisten a convertirse en personas normales y corrientes y siguen cantando sus hits su única canción conocida hasta la saciedad, alternando con desfasados intentos por volver a ser alguien. El efecto Gaga ayudará a Michael a que durante un par de semanas deje de cantar How am I supposed to live without you (temazo donde los haya), porque la revolución que está suponiendo la Cristina Rapado española no tiene precedentes y su imagen ya es una campaña promocional en sí misma.

Además se lo merece absolutamente: trabajadora, ambiciosa, compositora, mamarracha, marcapaquete y lo mejor de todo es que por fin alguien se ha dado cuenta de que la estética, en la música y en la vida, lo es TODO. Así lo demuestran sus fabulosos videoclips y su estrafalario fondo de armario, que en realidad oculta que Lady Gaga es la estrella del pop más fea de los últimos 100 años.

Por eso hemos puesto una foto de Michael durante sus años dorados, porque su pelo tenía mucho más lustre que el de Lady Gaga, más cercano al de una rata que al de un ser humano.

 

Te gustará si… eres fan de Michael Bolton. Vamos, que no va a gustarle a nadie.

Anuncios

Mariah Carey dispuesta a todo para ser la reina de Kiss FM

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 29 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

mariah

Escucha I wanna know what love is

 

Mariah Carey es una de las pocas vocalistas cuya voz es instantaneamente reconocible en todo el mundo. Hay quien canta mejor que ella, hay quien canta peor, y hay quien sí sabe distinguir la ropa que le sienta bien y la que no. Pero pocos han conseguido elevar su voz hasta formar parte de la cultura popular. Mariah es por derecho una de las mayores estrellas de los últimos 20 años.

Pero quizá por esa característica personalidad la diva apenas se molesta en innovar cuando hace una versión de otro cantante, táctica que le ha reportado sus mayores éxitos en Europa, donde las cosas nuevas nos incomodan. Con excepción de I’ll be there, sus versiones a menudo se limitan a remasterizar la base original y prestar sus susurros para la causa. Algo que los japoneses acertadamente denominaron karaoke.

Consciente de que ha descuidado Europa para recuperar su trono en USA con sus últimos dos discos, Mariah ha grabado un cover con originalidad cero: I wanna know what love is de Foreigner. Imaginamos que su discográfica le encargó una power ballad y al no ser capaz de componer una nueva, se agobió y encendió la tele para inspirarse. El recopilatorio The power of love le dio la solución: hacer una canción al estilo de Foreigner. Como tampoco le salió, pasó total de complicaciones y directamente versionó el original.

 

El resultado es una canción poco interesante, casi intrascendente, que además llega 15 años tarde. Vocalmente Mariah demuestra que sigue en plena forma, al menos retocada con autotune en el estudio. Los susurros son tiernos, no irritantes, y los belts son poderosos, transportándonos a esa década de los 90 de donde nunca debimos salir. La producción es solvente pero aburrida, al no proponer arreglos mínimamente originales o sorprendentes. La base de chasquido de dedos ya era hortera en 1994, no tiene ningún sentido recuperarla.

No obstante, todo lo que no sea 2009 crea una nostalgia desbocada en nosotros porque siempre preferimos vivir en el pasado (y más si el presente se llama Miley Cyrus). La batería es tan excesiva y viene tan poco a cuento que necesitamos amarla, pues lo hortera no tiene gracia si no es excesivo, y esa combinación es lo que hizo grande a Glitter (y a la foto que acompaña esta reseña). La canción es manida, casposa e innecesaria, pero al meterse en la máquina del tiempo Mariah también ha conseguido recuperar parte del brillo de su voz pasada. Los graves son sólidos, los belts son excesivos y el conjunto es hortera. Realmente la habíamos echado de menos.

El piano del principio es todo un acierto, porque toda canción con piano es una buena canción. Da gusto saber que aún hay gente en la industria estadounidense que sabe tocar instrumentos.

 

El rollo desfasado clásico de la canción alumbra esperanza sobre el nuevo disco de Mariah (producido enteramente por The dream, algo que nunca puede ser bueno). El videoclip será sin duda una sucesión de planos de Mariah cantado en un teatro vacío, que pasará a llenarse de fans con el cambio de tono final (mientras el ventilador que apunta a Mariah se pone a toda potencia, en la mejor tradición de Norma Duval). Sería más deseable que hubiea versionado algo más transgresor o sorprendente, pero las intenciones son tan buenas que no podemos ensañarnos. ¡Si hasta utiliza whistles sacados de Music Box para el estribillo final!

Al menos en cd Mariah puede seguir rompiendo cristales.

 

Te gustará si… tienes más de 30 años y te preguntas qué fue de aquella muchacha que cantaba Without you. No quieras saber lo que ha pasado entre medias.

Divas live 09 decreta el comienzo del fin del mundo

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , , on 22 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

miley

 

La siempre nostálgica (y por tanto hortera) VH1 dio en 1998 la gran oportunidad a verduleras de todo el mundo (Cuba incuida) para berrearse y quererse y hacerse peinados imposibles públicamente. Durante los 90 el pop estuvo marcado por voces femeninas que gritaban en todas sus canciones fuera o no necesario, y simbólicamente el 99 puso fin a su reinado al ver nacer a mamarrachas como Britney Spears o Jennifer Lopez, que ni sabían cantar ni les hacía ninguna falta.

Once años después el show se reinventa rindiéndose ante un puñado de chonis cuyo mayor logro, lejos de las ventas millonarias de sus abuelas artísticas, es arrasar cada año en los Teen Choice Awards.

 

En 1998 Mariah Carey celebraba su divorcio utilizando camisetas como si fueran vestidos. Su aportación al show fue un peinado mítico (dentro del cual suponemos que ya guardaba ansiolíticos) y una voz que estaba en su mejor momento. Celine Dion, tan fea como siempre, le debió robar el líssima de rowenta para cantar aquel bigger-than-life My heart will go on. Las otras participantes fueron Shania Twain, Gloria Estefan (que en realidad fue contratada para fregar el escenario pero acabó colándose en el setlist) y la homenajeada Aretha Franklin. El punto algido de la noche fue sin duda (You make me feel like a) Natural woman, un verdadero gallinero sin sentido que en realidad no dista del karaoke que se marcan la tía Toñi y la tía Herminia al final de todas las bodas. Mención aparte para el momento “tell it to my hand” de Mariah a Celine cuando la urraca canadiense pretendió eclipsar a gritos a Aretha. Minuto 1:24. Hay una razón por la que no podemos evitar amar a Mariah.

En 1999 la homenajeada fue Chaka Khan, a quien está claro que nadie conocía pues relegaron a un mísero bis al final, después de que Whitney Houston (que todos sabemos que no va a ningún sitio si no es la puta reina) cantara SEIS canciones. Estando Whitney por supuesto no nos interesa lo más mínimo el resto de coristas, aunque hay que mencionar a la grandísima Tina Turner, quien acompañada de Cher y Elton John (más diva que ninguna) dio una lección magistral al resto de zorras amateur. Las otras participantes fueron LeAnn Rimes (quien por cierto se acaba de separar de su marido, un bailarín que por supuesto es gay, y como siempre en estos casos la parda de LeAnn ha sido la última en enterarse), Faith Hill (a quien amamos incondicionalmente) y Brandy, la primera tortuga en conseguir ser #1 en Estados Unidos.

 

Después de aquella gala, llena de clásicos, talento y ego, la cosa empezó a decaer. En 2000 la homenajeada fue Diana Ross, que no pudo asistir y mandó a un transformista que la imitaba en Greenwich Village. También andaban por ahí Donna Summer, como si ella no mereciera su propio homenaje, Faith Hill (ved el video otra vez, por favor), Beyonce acompañada de dos indigentes y una Mariah Carey que decidió presentarse directamente desnuda. El problema es que Diana lo tomó como un reto y se puso el mismo vestido pero en plateado. Realmente no era necesario.

El concierto no funcionó y VH1 pasó total de retransmitirlo o lanzar un dvd. En cualquier caso Diana no dio los permisos para que sus actuaciones estuvieran incluídas, al considerar que no eran demasiado buenas (como si alguna vez hubiera cantado bien). Quizá no debió prohibir que ninguna de las divas cantara con ella durante la segunda mitad del concierto. Si no hay gallinero no hay show.

 

Las posteriores ediciones de Divas Live fueron una parodia. Aretha tuvo la poca vergüenza de cantar Chain of fools con BACKSTREET BOYS, aquella banda que estuvo a punto de destruir la música en 1999. Por si fuera poco, Celia Cruz, Marc Anthony, Nelly Furtado (pre-descubrimiento del maquillaje) y Kid Rock (!) lo dieron todo en el escenario, cuando lo más cerca de una diva que han estado fue cuando Nelly le vendió una tobillera de comercio justo a Madonna durante su etapa Ray of light.

A pesar de recuperar Divas de las de verdad, las pilló a todas echas unos zorros. A la pobre Whitney ni la pusieron en la portada, pero es que no podía estar más puesta (algo que le perdonamos en el 99, pero aquí ya no sabía cantar y estaba más muerta que viva), y seguro que dentro de la peluca llevaba todo tipo de cucharillas; hasta Bobby Brown actuó en 2003 (se conoce que hostiar a una diva te convierte en miembro del club, lo cual hace de Chiquetete el Tom Jones español); Jewel y Shakira se estrenaron como zorras del pop en 2002; y las zorras más baratas, las Pussycat Dolls, supusieron el golpe de gracia para un show que se había convertido en una pasarela de chonis, drogadictas, prostitutas y Cher.

 

Este año VH1 creó mucha espectación con el anuncio de la vuelta de Divas Live. Los ejecutivos de la cadena aún deben estar secándose las lágrimas de la risa tras anunciar que las estrellas serán Miley Cyrus, Adele, Jordin Sparks, Leona Lewis y Kelly Clarkson.

A nosotros no nos hace ninguna gracia.

Miley es el cáncer del pop actual, no solo no tiene talento sino que encima es estúpida. Eso no es culpa suya (al fin y al cabo tiene 12 años) sino de su padre, ese pedazo de redneck que es Billy Ray Cyrus y que suponemos que cuando se cansó de intentar aprender a leer decidió vivir a costa de prostituir a su hija. Si bien zorritas como Britney tenían tan poco talento como ella, al menos sus canciones eran himnos pop perfectos, y se molestaban en resultar carismáticas. Quién nos iba a decir que Miley nos iba a hacer sentir nostalgia de Britney.

Adele es una gorda que al menos no se molesta en aparentar ser divertida y locuela como Teté Delgado, sino que es aburrida como una sopa de pan. Encima ganó el grammy a artista revelación porque actuó en Saturday night live la semana en que se cerraba el plazo de votaciones, y a los académicos debió entrarles el agobio. No nos gustan nada los premios a gente fea inmerecidos.

Jordin Sparks es lo más random y aséptico del pop actual, Leona es una manta y Kelly Clarkson es lo más parecido a una cantante de orquesta de pueblo que tienen en USA. Con este panorama la nueva edición de Divas Live está abocada… al más rotundo éxito, porque encima estas cinco pavas son las cantantes más de moda en la actualidad.

 

No entendemos esta falta de pasión en el nuevo proyecto, incluso artistas tan vulgares como Rihanna, Lady Gaga o Katy Perry le darían al show más brillo y personalidad. Esperamos que se guarden un as en la manga y suelten a alguna diva que efectivamente sabía sepa cantar, como Whitney, Mariah o Demi Lovato. Incluso nos emocionaría si de repente cayera del techo una jaula con la puerca de Shakira dándolo todo.

Y cuando echamos de menos a Shakira es porque algo va mal.

Leona Lewis cabalga hacia el éxito

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis

Escucha Don’t let me down

 

Hace poco más de un año Leona Lewis lo fue TODO con una canción que Mariah Carey habría matado por tener. Bleeding love es sin duda una de las pocas mejores baladas de los 2000, y demostró no solo que una acelga puede ser #1 en USA, sino que no es necesario ser una ramera para conseguir el éxito. Su espectacular y merecido triunfo (fue la canción más exitosa de 2008 en todo el mundo) demostró que aún hay esperanza para las baladas y para las melodías desencadenadas entre el gran público. Leona además puso en práctica una de las campañas promocionales más inteligentes que se recuerdan al rodar dos videoclips, uno centrado en sus ojos verdes y su pelo rubio (UK) y otro que acentuaba su piel morena (USA). Magistral.

La canción además puso en lo más alto de la industria a Ryan Tedder, que aún no ha acabado de contar los dólares que ganó gracias a ella y a Apologize, cantada por él mismo con su banda One Republic. La depredadora de Beyonce en seguida olió el filón y le obligó a hacerle una canción igual (Halo), aunque para ello tuviera que plagiarse a sí mismo una vez más y dejar en ridículo a Kelly Clarkson con Already Gone (polémica que le ha costado a Kelly la cancelación de toda la promo de su último disco, lo que suponemos que quiere decir que ya no será portada del periódico local de Milwaukee).

Las cuatro canciones que hemos mencionado son exactamente iguales, y Tedder no parece tener la intención de producir nada mínimamente diferente. Allá él. Es posible que cuando termine de contar el dinero (porque se le haya acabado) espabile y haga algo nuevo.

 

El caso es que Leona estuvo promocionando Bleeding love durante dos años, y aunque sacara tres singles de lo más random posteriormente (entre ellos una versión bien cantada de Run, de Snow Patrol) el tremendo éxito de su primer single la eclipsó cual Whigfield. Tampoco es que sea difícil, Leona es un ser humano intrascendente a pesar de su indudable talento vocal. Se echa de menos algo de personalidad, dramatismo, exceso y por supuesto horterismo en sus interpretaciones. Aún no ha dado un concierto entero y tiene que demostrar que vale más que su single, algo que podría volverse en su contra. De momento pertenece al grupo de cantantes (fundado por Rihanna) que son tan buenas como las canciones que les hacen, y dependen totalmente del productor de moda. Quizá por eso entre las tres nominaciones a los grammy que recibió no estuvo Best new artist, siendo su puesto ocupado por los Jonas Brothers con su tercer disco.

Pues bien, Leona vuelve este año a pesar de que el politono de Bleeding love aún está despegando en la siempre vanguardista España. Sacar discos en menos de dos años es una ordinariez, pero en su defensa hay que decir que Spirit (titulado igual que aquella película protagonizada por un caballo, qué cosas) salió en 2007 en UK, así que no nos podemos imaginar hasta dónde están de Bleeding love en aquel país.

El lanzamiento del disco irá acompañado de un autobiografía (!) que aburrirá a lectores de todo el mundo. Realmente nos cuesta imaginar que puede haber de interesante en la vida de un mujer que siempre está dormida. Probablemente la mayor aventura de su vida fue cuando se fue al centro de Londres sin el abono transportes.

 

El primer tema que se ha filtrado de su segundo disco (no necesariamente single presentación) es Don’t let me down. Está producida por Timbaland y acreditada como un featuring de Justin Timberlake, al que por más que intentamos no oimos por ningún lado. Parece claro que Leona no duda en utilizar el nombre de Justin para que alguien le haga caso (como Madonna).

El sonido de la canción demuestra que Timbaland no hace canciones en serio sino en serie, y Don’t let me down llega 3 años tarde (como Madonna) a la moda del beat machacón. La verdad es que tiene un rollo pop que es muy agradable, por momentos acústico (aunque todos sabemos que no hay instrumentos reales por ningún lado), y nos inspira playa, vestido blanco y crines al viento. El problema es que la melodía una vez más queda neutralizada por la innecesaria base r&b.

La emoción en la voz de Leona es nula, aunque ya contábamos con eso. Si bien no esperamos que la muchacha revolucione el mundo del pop, decepciona y cansa bastante que le hayan endosado haya recurrido a productores tan predecibles como Timbaland. En realidad no nos extraña que Leona cante con tan pocas ganas, porque nunca las ha tenido, pero es que la canción podría ser intercambiable con cualquier tema r&b de los últimos 4 años. Y ya va siendo hora de que el público se rebele ante el tedio al que Timbaland nos ha condenado.

 

Así que recorad, NO mandéis Leona a 343.

 

Te gustará si… conoces alguna canción de Leona Lewis aparte de Bleeding love.

Adiós a la vieja Ciara, ¡bienvenida sea la nueva!

Posted in Divas with tags , , , , , , , , on 10 agosto 2009 by nosoyningunazorra

janet

Si tuviéramos que quedarnos con alguna de las petardas que el Pop nos ha brindado a lo largo de los últimos 30 años (sin contar a Cyndi Lauper Madonna), sin duda ésa sería la hermanísima, la siempre sonriente recogedora de algodón de Encino, la María Abradelo de Indiana, la presunta madre de Kristinia DeBarge y una de las precursoras en llevar las llaves de casa en cada oreja (CLASSY)…es decir, Janet Damita Jo Jackson, hermana de Tito, La Toya, Jackie, Rebbie, Randy, Jermaine, Marlon y un tal Michael Jackson.

¿Razones para creer en ella y desear con cada milímetro de nuestras caderas un COMEBACK en toda regla? Las hay, porque ya estamos cansados de bailar a ritmo de Ciara, Ashanti o Keri Hilson (algo teníamos que hacer dada la “retirada” de la vedette de Gary) y Lady GaGa es blanca…y eso le quita gracia al asunto, ya que siempre hemos creído en la superación y perseverancia de la raza negra a lo largo de la Historia (y qué coño, ya tenemos a Madonna para desatarnos mientras nos maquillamos en el tocador). Aunque resulta paradójico que mencionemos esto cuando el hermano de Janet PASÓ TOTAL de su melanina y su culo negro y quiso volverse albina. Cosas de casa.

Janet lo fue todo en la segunda mitad de los 80, cuando se desprendió de la malasombra de su padre y decidió emprender su carrera por su cuenta (y quitarse ese cardado tan Mayra Gómez-Kemp que la hacía envejecer 30 años). Sacó un par de discos con Jimmy Jam y Terry Lewis que cambiaron las reglas del r&b y le metieron una tralla que ni Björk en Pluto. Luego en los 90 se quitó el wonderbra, se enfundó unos pantalones vaqueros más ajustados que los que utiliza Mariah y se soltó la melena à-la-Rebeca Pous. Vamos, que se volvió una guarra de mucho cuidado, aunque del tipo de pendones que prefieren llevarse al chulazo de turno a casa y hacerlo en la cama. Para hacerlo en el baño de la disco de moda ya estaba su hermana La Toya. Menuda era ella.

¿Y luego qué? Pues lo que suele pasarle a todas las divas del pop: que si no encuentro el rumbo, que si nada de lo que está a mi alrededor me importa, que si el tinte me está dejando las raíces muertas…un DRAMA. Así que utilizó el estudio de grabación como terapia psicológica y sacó el que es su mejor disco hasta la fecha: The Velvet Rope (dicho por críticos y por el 99% de fans…el 1 % restante somos nosotros que preferimos Rhythm Nation 1814. Con ese título tan CHIC es imposible no amarlo por encima de todos). Luego vino All For You y empezó su desplome, de magnitudes catastróficas. Tan dramática fue la situación que incluso artistas de la talla de Mary Mary consiguieron vender más discos que ella con la mitad de promoción.

Pero todo este mal de ojo (jojojo) que está sufriendo Janet tuvo un agravante que mancilló su imagen (nos tememos que para siempre) en la tierra del KFC: el escándalo de la Superbowl. Janetita salió al ruedo junto a Justin Timberlake a darse unos bailoteos, pero cuando ya todo el público comenzaba a aburrirse y atiborrarse de Doritos sucedió: Justin tiró del minúsculo trozo de cuero que cubría la ubre derecha de Janet y ésta quedó al descubierto*. HORROR! A partir de ese instante las canciones de Janet fueron censuradas en las radios, todo el mundo pasó de su cara, los niños le tiraban Popsicles a la cabeza y Concha Velasco le restregaba el Tena Lady en la cara. Janet estaba en peligro de muerte, pero siguió lanzando discos y, como era de esperar, fracasó más que Lumidee.

Ahora Janet ha retomado el rodaje de su última película (sí, la Janet también es actriz, como Marta Sánchez) después del mal trago sufrido por la muerte de su hermano Michael, a la vez que asegura que también tendremos nuevo disco el año que viene. Apostamos toda la discografía de Georgie Dann a que habrá alguna tonadilla dedicada a su hermano y que el proyecto incluirá palabras como Light, Survive o Baby en los títulos. Pero es lo que deseamos: un trabajo oscuro, intimista y personal (no, no hablamos de Materia Prima). Así que…¿qué tal si volvemos con Jimmy Jam y Terry Lewis?

*No creemos que sea necesario aclarar si fue o no un montaje…demasiado obvio.

Million dollar bill: hoy es día de fiesta en en mundo del pop

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 10 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

whitney_alicia

Escucha Million Dollar Bill

 

Agradecida y emocionada está Whitney por el temazo que la siempre aburrida Alicia Keys ha escrito para ella. Y no nos extaña. Después de nada menos que tres canciones filtradas cantando sobre lo duro que ha sido ser una drogadicta (no sé qué se esperaba, la verdad), Whitney tiene una nueva actitud en su single: fingir que nada ha pasado y sobre todo CANTAR con el buen gusto que siempre le ha caracterizado.

Nos temimos lo peor cuando nos enteramos de que el productor del single-comeback de Whitney sería Swizz Beats, un negro rapero al que por supuesto no somos capaces de distinguir, pero el resultado es un SMASH en toda regla, con una producción elegante y veraniega total. Además se trata de la primera canción pegadiza que Alicia Keys ha compuesto en su vida.

 

El primer minuto es simplemente insuperable: hay bajo, hay sample, hay grito y hay oh-oh’s. Magistral. El sonido es puro old school, recuperando un rollo disco 70s que ya estaba tardando en volver. Es fácil (casi inevitable) de bailar y sobre todo, y aquí está la clave del tema, te dice lo que tienes que hacer. Los mejores himnos pop DEBEN tener un “put your hands in the air” o un “say yeah” para que no nos bloqueemos en la pista de baile y nos lo den todo hecho. Y Million dollar bill tiene los dos!

Se trata de una de esas canciones que ponen de buen humor al instante, pero además no cae en lo chabacano (“I’ve been looking for a man to touch this place” aparte) sino que destila clase y mucho talento. Alicia Keys realmente se ha lucido con este hit, suponemos que cuando fracase estrepitosamente con el dueto con Alejandro Sanz que está a punto de lanzar (no nos lo estamos inventando) se arrepentirá de haber suplicado a Whitney que acepte Million Dollar Bill.

Pero será tarde, porque para entonces este single ya será un exitazo en todo el mundo. Si I look to you recuperaba la Whitney baladista por la que no pasan los años (a pesar de que la dentadura nueva le provoque una pronunciación algo inquietante), Million dollar bill será sin duda su recuperación definitiva para el mercado actual. La canción es TAN buena que pronosticamos que, a diferencia de otras pesadas ancladas en el hip-hop-trash, Whitney conseguirá un SMASH a nivel mundial, y es que Million dollar bill es demasiado irresistible.

 

Celebremos la existencia de esta canción y de este comeback del que sin duda hablarán los libros de historia. Million dollar bill es piscina, es azotea, es cóctel y ralla de cocaína cigarrillo. Realmente emociona ver que aún se pueden hacer canciones con tan buen gusto sin dejar de ser moderna y comercial. El pop siempre ha tendido hacia lo hortera pero algunos elegidos son capaces de crear hits tan pegadizos como elegantes. En este caso lo hortera viene con la portada, un claro plagio/homenaje/parodia de la del disco de Mariah Carey.

Pero eso son nimiedades, al final del día lo único que importa (en la vida y en este blog) es la música, y Million dollar bill es ya una de las canciones del año. No podía ser menos tratándose de una super-estrella caída y recuperada (o eso queremos creer) del calibre Whitney.

Cómo la habíamos echado de menos.

 

Te gustará sí… tienes más aspiraciones en la vida que la de sacarte el graduado escolar.