Leona Lewis cabalga hacia el éxito

leona lewis

Escucha Don’t let me down

 

Hace poco más de un año Leona Lewis lo fue TODO con una canción que Mariah Carey habría matado por tener. Bleeding love es sin duda una de las pocas mejores baladas de los 2000, y demostró no solo que una acelga puede ser #1 en USA, sino que no es necesario ser una ramera para conseguir el éxito. Su espectacular y merecido triunfo (fue la canción más exitosa de 2008 en todo el mundo) demostró que aún hay esperanza para las baladas y para las melodías desencadenadas entre el gran público. Leona además puso en práctica una de las campañas promocionales más inteligentes que se recuerdan al rodar dos videoclips, uno centrado en sus ojos verdes y su pelo rubio (UK) y otro que acentuaba su piel morena (USA). Magistral.

La canción además puso en lo más alto de la industria a Ryan Tedder, que aún no ha acabado de contar los dólares que ganó gracias a ella y a Apologize, cantada por él mismo con su banda One Republic. La depredadora de Beyonce en seguida olió el filón y le obligó a hacerle una canción igual (Halo), aunque para ello tuviera que plagiarse a sí mismo una vez más y dejar en ridículo a Kelly Clarkson con Already Gone (polémica que le ha costado a Kelly la cancelación de toda la promo de su último disco, lo que suponemos que quiere decir que ya no será portada del periódico local de Milwaukee).

Las cuatro canciones que hemos mencionado son exactamente iguales, y Tedder no parece tener la intención de producir nada mínimamente diferente. Allá él. Es posible que cuando termine de contar el dinero (porque se le haya acabado) espabile y haga algo nuevo.

 

El caso es que Leona estuvo promocionando Bleeding love durante dos años, y aunque sacara tres singles de lo más random posteriormente (entre ellos una versión bien cantada de Run, de Snow Patrol) el tremendo éxito de su primer single la eclipsó cual Whigfield. Tampoco es que sea difícil, Leona es un ser humano intrascendente a pesar de su indudable talento vocal. Se echa de menos algo de personalidad, dramatismo, exceso y por supuesto horterismo en sus interpretaciones. Aún no ha dado un concierto entero y tiene que demostrar que vale más que su single, algo que podría volverse en su contra. De momento pertenece al grupo de cantantes (fundado por Rihanna) que son tan buenas como las canciones que les hacen, y dependen totalmente del productor de moda. Quizá por eso entre las tres nominaciones a los grammy que recibió no estuvo Best new artist, siendo su puesto ocupado por los Jonas Brothers con su tercer disco.

Pues bien, Leona vuelve este año a pesar de que el politono de Bleeding love aún está despegando en la siempre vanguardista España. Sacar discos en menos de dos años es una ordinariez, pero en su defensa hay que decir que Spirit (titulado igual que aquella película protagonizada por un caballo, qué cosas) salió en 2007 en UK, así que no nos podemos imaginar hasta dónde están de Bleeding love en aquel país.

El lanzamiento del disco irá acompañado de un autobiografía (!) que aburrirá a lectores de todo el mundo. Realmente nos cuesta imaginar que puede haber de interesante en la vida de un mujer que siempre está dormida. Probablemente la mayor aventura de su vida fue cuando se fue al centro de Londres sin el abono transportes.

 

El primer tema que se ha filtrado de su segundo disco (no necesariamente single presentación) es Don’t let me down. Está producida por Timbaland y acreditada como un featuring de Justin Timberlake, al que por más que intentamos no oimos por ningún lado. Parece claro que Leona no duda en utilizar el nombre de Justin para que alguien le haga caso (como Madonna).

El sonido de la canción demuestra que Timbaland no hace canciones en serio sino en serie, y Don’t let me down llega 3 años tarde (como Madonna) a la moda del beat machacón. La verdad es que tiene un rollo pop que es muy agradable, por momentos acústico (aunque todos sabemos que no hay instrumentos reales por ningún lado), y nos inspira playa, vestido blanco y crines al viento. El problema es que la melodía una vez más queda neutralizada por la innecesaria base r&b.

La emoción en la voz de Leona es nula, aunque ya contábamos con eso. Si bien no esperamos que la muchacha revolucione el mundo del pop, decepciona y cansa bastante que le hayan endosado haya recurrido a productores tan predecibles como Timbaland. En realidad no nos extraña que Leona cante con tan pocas ganas, porque nunca las ha tenido, pero es que la canción podría ser intercambiable con cualquier tema r&b de los últimos 4 años. Y ya va siendo hora de que el público se rebele ante el tedio al que Timbaland nos ha condenado.

 

Así que recorad, NO mandéis Leona a 343.

 

Te gustará si… conoces alguna canción de Leona Lewis aparte de Bleeding love.

Anuncios

3 comentarios to “Leona Lewis cabalga hacia el éxito”

  1. Darko_ Says:

    Leona al 343 xD

    joder, la maldita canción está siendo borrada de todos sitios >_< yo que quería "comprarla"… pero vista la crítica hasta las ganas se le quitan a uno

    PD: bonito blog, habrá que leerlo más a menudo (no diré como llegué aquí, aunque es predecible :D)

  2. Gloria Says:

    Tengo que preguntartelo y espero que me contestes plis

    Por que pones un caballo en todos los post de Leona? por que tiene cara de caballo? jajajjajajajaja ay santo cielo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: