Archivo para noviembre, 2009

Beyoncé es el padre, el hijo y el espíritu santo

Posted in Divas with tags , , , , , on 27 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

Avance I am yours

 

Y encima dice ser toda nuestra. Beyoncé Knowles no tiene límites y parece que nunca será lo suficientemente famosa. Es insaciable, y por eso acaba de lanzar un concierto íntimo (obviemos el hecho de que utilice bases del cd) para demostrar que es tan diosa que podría ponerse a cantar en medio de la calle con una flauta y un perro y aun así sería puro espectáculo.

En el concierto se revuelca por el suelo, grita, llora, baila, hace alarde de su éxito e incluso cuenta la historia de Destiny’s Child (cuando a nosotros la versión que nos gustaría oir es la de Latavia Robertson). El show se convierte en un musical narrado por la protagonista del drama (meta-musical), pero como no hay nada que un buen sample no pueda remediar, Crazy in love rompe con ese grupo de perdedoras e inicia un repaso por la espectacular carrera en solitario de Sasha Fierce.

El concierto ofrece versiones íntimas, versiones swing, versiones soul, versiones pista de cd… todo lo que podamos imaginar. Y ella como siempre está impresionante. Es demasiado buena.

 

El lunes volveremos con la crítica detallada del show, hasta entonces, vamos a ponernos un poco tontorrones que hace frío y la mamarrachada de Sweet dreams ha resultado tener una letra y melodía preciosas.

¡Tú sí que eres un sueño reina!

 

Buen fin de semana, zorras.

Alicia Keys despide a Jay Z

Posted in Divas with tags , , , on 26 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Escucha Empire state of mind part 2

 

Normalmente pasamos total del rap (a menos que el estribillo lo cante Dido), porque no hay género en el que haya más basura, más delincuentes y menos talento. Pero Jay-Z es diferente, porque utiliza instrumentos de verdad, y además habla de temas no necesariamente relacionados con las drogas, las violaciones o la muerte de homosexuales. Empire state of mind es un gran ejemplo de ello, con esa producción impecable y esa letra tan emotiva acerca de lo maravilloso que es ser de Nueva York. Pero a Alicia Keys se le ha ocurrido que su estribillo tiene potencial para atraer a ese público al que escuchar rap solo le provoca ganas de guardar la cartera en un lugar seguro. La frase “¿dónde puedo conseguir esta canción sin el rapero?” es un clásico, y estamos hartos de tener que escuchar los temas enteros llenos de ladridos cuando lo que queremos es que llegue el puente y la diva se gane su sueldo. Alicia lo sabe bien y ha despachado a Jay Z de la ecuación con un par de acordes de piano y mucha cara dura.

 

Otra posibilidad es que Beyoncé temiera que Alicia le haya cogido el gustillo a robar maridos (su fama de destrozahogares le está empezando a pasar factura profesional) y le ha prohibido a Jay Z que se acerque a esa mosquita muerta, que como todo el mundo sabe son las peores. Claro que Beyoncé y Alicia van a grabar un dúo en las próximas semanas, por lo que habrá que estar atentos a las retorcidas artimañas que Bee utiliza para humillar a Alicia. Probablemente baste con ponerla a caminar a su lado. Lo cual nos lleva a otra reflexión: ¿os acordáis cuando hacer un dúo con Beyoncé era emocionante? Ahora tenemos uno cada semana, y se le están agotando los artistas. Es un poco como la guarra del insti, que por muy buena que esté llega un momento en que ya no tiene mérito hacer nada con ella. Los fans de Rihanna Las malas lenguas dicen que Beyoncé no soporta que Rihanna vaya a ser la artista con más  hits en billboard durante esta década, por lo que ha extorsionado a todos los artistas del momento para que graben con ella y así arañar algún que otro top 10 a última hora.

 

Pero de lo que aquí estamos hablando es de la segunda parte de Empire state of mind, que utiliza el estribillo y el puente y añade un par de estrofas (¿cuántas canciones compone al día Alicia Keys?) y por supuesto es preciosa. Aun así, y a pesar de que se hayan respondido nuestras plegarias, nos quedamos con la versión de Jay Z.

Aquella tiene un espíritu mucho más auténtico, muy de acabar de llegar a la ciudad y mirar a las luces con cara de paleto mientras te roban la mochila. Por supuesto buena parte de eso es gracias a la aportación de Alicia, pero el ritmo de Jay Z no puede ser más elegantón, entonces elegir entre las dos es como elegir entre una pizza margarita y una hawaiana: puede que una esté dentro de otra, pero si puedes tener las dos mucho mejor.

Al fin y al cabo, es Jay Z quien consigue lo mismo que Sinatra (ya, nosotros también hemos tenido que buscarlo en la wikipedia): que nos emocionemos con una canción sobre una ciudad en la que no hemos estado en la vida. Ese es el poder de la música. Y de nuestra estupidez.

 

Te gustará si… crees que la diva r&b definitiva es Enya.

 

Adam Lambert, el niño que se convirtió en diva

Posted in Divas with tags , , , , , , , on 26 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

 

 

En América no se habla de otra cosa. Adam Lambert actuó en los American Music Awards y se dedicó a restregarse con sus bailarines (de las bailarinas pasaba más, si acaso les robaba la laca de uñas), momento paquete-cara y bocadehombre-bocadehombre incluídos. Por supuesto, y tal y como Adam esperaba, esos planos fueron censurados de la gala cuando se emitió en la costa oeste tres horas más tarde. El resultado es el previsible: victimismo, conservadurismo, peleas de gatas y sobre todo, la presencia de Lambert en todos los telediarios del país.

La provocación es algo tan necesario como gratuíto, pero Adam sabe que su personaje suscitará controversia y ha decidido explotarlo. Como se puede ver en su primer video tiene actitud de sobra, y tal y como indica el título del single y el álbum (For your entertainment), Adam tiene sus intenciones muy claras. Lo que no está muy claro es en qué estaba pensando cuando lanzó la portada, que aún no hemos decidido si es lo mejor o lo peor que nos ha pasado en lo que va de año. Jem chica pop sigue más viva que nunca.

 

La canción es bastante chunga, y lo único que mola está plagiado de aquel temazo que era Black & Gold de Sam Sparro (otro mariquita con pretensiones, aunque más grimoso). No obstante, permitidnos la frivolidad de decir que tras ver el video todo ha cambiado. Adam aparece dándolo todo en una fiesta que tiene lugar bajo tierra (donde como todos sabemos uno se corre las mejores juergas), y se contonea como si llevara toda la vida haciéndolo. Con un escandaloso exceso de rimel en los ojos, Adam mira a la cámara con cara de “mi madre dejó de hablarme cuando me pinté las uñas de negro, pero mira que partidazo le estoy sacando”. Mucha, mucha actitud.

 

La fiesta tiene mucho rollo Tokio Hotel Matrix, porque a Adam le sienta muy bien el negro, y todo el mundo parece estar a punto de ponerse a follar de un momento a otro. No sucede. Adam empieza a contarnos las ganas locas que tiene de entretenernos, de ser un showman y de enseñarnos que tiene un bastón como las estrellas de verdad (imprescindible). Tampoco puede faltar una lámpara de araña, porque Adam está en todo, y tiene hasta un trono. Intercala un plano de Kelly Rowland (0:52) y zas!, aparece la serpiente. Solo falta un tío escupiendo fuego y alguien metido en una jaula para que el video sea la obra definitiva del erotismo musical y nos conquiste por completo. De momento va por buen camino, aunque Adam mire la serpiente con cara de “¡quitámela quitámela quitámela!”. Una hombrera de pinchos por aquí, un baile espasmódico por allá y de repente el garito se ha convertido en un vivero.

La pista de baile se ha llenado de ficus (a falta de presupuesto para una selva de verdad) y Adam se pasea con la mirada perdida en la nada y buscando lo mismo que tú. Mucha guarra suelta pero al final encuentra lo que buscaba (2:03): un negro con ganas de hacer buenas migas. Fascinante también resulta el plano cargado de simbología cristiana (ya decimos que no falta de nada), con esas dos muchachas tan tentadoras (2:25). Seguid intentándolo chicas.

Hacia el final del video todo empieza a emborronarse (“alguien me ha echado algo en la copa”), y ¿qué hace Adam? Pues qué va a hacer, ponerse a gritar como una cerda, como mandan las leyes de las fiestas subterráneas. Al final no se enrolla con nadie pero consigue algo mucho mejor: subirse al escenario y conseguir que todo el mundo en la fiesta se dé cuenta de lo mucho que molan sus guantes con los dedos cortados.

 

Y está claro que ese siempre ha sido su sueño. Adam (que ya tiene 27 años) ha tenido tiempo de sobra desde que era un niño introvertido y sensible que solo escuchaba a Celine Dion para adquirir esa actitud de estrella y esa ambición desmedida que solo tienen unos pocos. Los años le convertido en un rey del glam que demostrando mucho conocimiento sobre la industria, ha conseguido traducir la polémica en unas ventas fantásticas durante la primera semana, superando incluso a Rated R (que cuesta 99 centavos y ni por esas).

Los años también le han dado un físico de “puedo hacer todo lo que estás pensando” y una voz espectacular que aunque podría funcionarle en el heavy, ha decidido poner al servicio del pop más instantaneo y superficial.

Gracias, Adam. Tú sí que sabes.

 

Te gustará si… crees que Sam Sparro es el prota de Piratas del Caribe.

 

Kelis descubre Ibiza en pleno invierno

Posted in Pseudoheteros with tags , , , , , , , , , on 24 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Escucha Acapella

 

Imaginad que Donna Summer tuviera 20 años, versionara el Slow de Kylie y se pusiera hasta arriba de pastillas. El resultado es esta canción destinada a ser la banda sonora de todas nuestras borracheras veraniegas. Y eso que David Guetta no debe tener tiempo para contar los dólares que ha ganado produciendo dos de las canciones del año (I gotta feeling y When love takes over), pero él sigue trabajando mientras necesite drogas el dance siga viviendo esta segunda edad de oro dejando el r&b relegado a vehículo de lucimiento de chonis sin talento.

No es que Kelis sea el adalid del buen gusto y la sofisticación, pero en este tipo de canciones el intérprete es lo de menos, porque las remezclas serán lo que nos salga por las orejas durante el verano y todos sabemos que en ellas solo se oye un ritmo machacón sin sentido como si de un concierto de Madonna se tratase.

Kelis también parece muy dispuesta a trabajar, a pesar de estar sableándole 44 000 dólares mensuales a Nas por el hijo que tuvieron juntos. El juez obvió el incidente que Kelis sufrió en las Bahamas cuando fue detenida erroneamnte por ejercer la prostitución. Ya ves tú qué cosas tienen los policías. A pesar de no ser nadie en la industria, la muchacha merece pasar  la historia por aquella GRANDIOSA frase (“my milkshake is better than yours”) que repetía hasta la saciedad en su único mayor hit, Milkshake.

 

Y de repeticiones sin fin también va Acapella, una canción cuasi-bakalao con una base de lo más rallante y que hace una compleja e innovadora alegoría entre música y amor. Pero vamos, la letra es lo de menos, porque cuando este bucle electrónico arrase será gracias al sonido “ponme otra copa, que voy bien” que tanta falta hace en las discotecas de todo el mundo. Todos merecemos una segunda oportunidad, hasta alguien tan molesto a la vista como Kelis.

 

Y a mí ponme otra copa, que voy bien.

 

Jenny la tacones hace un video para epilépticos

Posted in Payasas with tags , , , , , , on 23 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

 

La desgraciada de Jennifer Lopez no da pie con bola. Su nuevo video presenta una canción que no va a incluirse en su disco, por mala y por tediosa. Es lo que se llama un buzz single, es decir, una canción que la discográfica filtra haciéndola pasar por ilegal pero que espanta tantísimo a los fans que se apresuran a lanzar otra (Louboutins, igual de mala en este caso).

Lo peor de escribir sobre Jlo es tener que escuchar sus canciones una y otra vez, pero la profesión va por dentro y de hecho hemos aprendido un montón de cosas sobre cómo NO hacer un videoclip si no quieres que parezca que lo has grabado borracho como proyecto de fin de carrera de comunicación audiovisual.

 

– Nunca te pongas una peluca de psicópata si quieres parecer sexy.

– Los primeros planos de una boca no deben protagonizar la mitad del video.

– Un detallito dorado nunca viene mal, pero convertirte en un joyero es hortera y los brazaletes no deben ocupar todo el antebrazo.

– Poner a un rapero feo que diga “ay qué rica” es realmente incómodo.

– Si no eres Sasha Fierce, el leopardo está prohibido.

– Los cuerpos en sombra a contraluz no se llevan desde 1992. Y ya eran horribles entonces.

– Convencer al rapero de que salga en el video a cambio de proporcionarle prostitutas alrededor es un gasto de presupuesto innecesario.

– Las sábanas con manos solo están permitidas en las parodias.

– Arrastrarse por el suelo es bastante cutre, pero si ese suelo es de parqué mereces la muerte.

– No dejes que tu asistenta aparezca en el video, obviará su celulitis y se pondrá unas mallas con el peor estampado de la historia, además de tocarse el chocho creyéndose sensual.

 

Lo más fascinante de todo es que el director es Jonas Åkerlund, el genio que estuvo detrás de Ray of light y Paparazzi. En este rodaje debió dejar la cámara encendida mientras se iba a tomar un cubata, porque no hay nada que justifique semejante estupidez.

Compensemos los 4 minutos que acabamos de perder y que ya nunca recuperaremos:

 

 

 

Mucho mejor.

 

American Music Awards: una jaula de grillos

Posted in Chulazos, Divas, Payasas, Pseudoheteros with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 23 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

Como es costumbre, no pueden importarnos menos los galardones de una gala en la que Michael Jackson ganó Best pop y Best r&b con un disco recopilatorio, y sobre todo en la que una maceta como Taylor Swift puede ser la protagonista de la noche.

Pero estas galas eternas siempre ofrecen actuaciones que, por ridículas o gloriosas, repetimos una y otra vez en youtube para sentirnos como si nos hubieran invitado a asistir. Así que pongámonos nuestras mejores galas, ensayemos nuestra cara de perdedores y vamos a aplaudir todo lo que podamos a la impresionante

Jay-Z & Alicia Keys – Empire state of mind

Sin duda una de las canciones del año y con mucho potencial además de convertirse en clásico, a pesar de su desaprovechadísimo videoclip (matar a gente como Hype Williams no debería estar considerado un delito). Con una intro del New York New york de Sinatra esta actuación ya quedó llena de clase y elegancia… hasta que Alicia Keys se levantó del piano. Jay-Z no podía moverse bien con el traje, y estaba como con ganas de irse a casa, pero ella no podía estar más a tope, a pesar de su propio peinado. Si obviamos que Alicia anda como un fontanero y que la emoción del momento provocó algún que otro gallo, Empire state of mind fue sin duda uno de los momentos más emocionantes de la gala y levantó a todo el público.

Rihanna – Wait your turn/Hard

Es curioso como algunas actuaciones tenían intro y otras no. En la suya (quizá grabada para la ocasión) Rihanna salía convertida en un maniquí que iban moldeando para prepararla para salir a escena. Supongo que ese mismo científico loco fue quién le aconsejó que saliera vestida como el Pingüino de Batman vuelve. Empezar con una canción tan desagradable como Wait your turn arruinó la performance, pero vamos, que si no ya estaba la voz de Rihanna para asesinar cualquier atisbo de espectáculo.

No entendemos las críticas al uso del playback, si gracias a él nos evitamos momentos tan bochornosos como el de esta actuación. Janet y J.Lo metieron el cd directamente y nos dejaron extasiados, creyendo firmemente que las estrellas del pop no respiran.

 

Whitney Houston – I didn’t know my own strength

En serio, ¿quién le coloca las pelucas a Whitney? ¿Stevie Wonder? Cuando la enfocaron entre el público estaba peinada (y riéndose de Shakira, por cierto), pero cuando salió a cantar parecía que acababa de caerse por las escaleras. La actuación fue decente, las ha tenido mejores y mucho, mucho peores. El problema es que Whitney pasa total de la melodía de las canciones, y decide ponerse a hablar, para convertirse en una arrabalera durante el tramo final. Lo que es cantar, poco. Eso es como si pides una pizza y el repartidor decide alicatarte el baño. “Gracias, pero eres pizzero”. Pues lo mismo con Whitney.

El vestido no podía ser más 1996, muy Titanic todo, y el premio que le compró Clive Davis le otorgaron es muy bonito (Internacional artist award) si no fuera porque entre el selecto grupo de galardonados está Beyonce, que tiene como un tercio de carrera que los otros cinco ganadores. Matthew Knowles no da tregua.

 

Jennifer Lopez – Louboutins

Ni una actuación tan decente y llena de explosiones de luz y color como la que ofreció anoche J.Lo consigue salvarnos del tedio y el aburrimiento extremos por una simple razón: la canción es un coñazo enorme y más mala que Josu Ternera. Jenny cielo, el rollito Million Dollar Baby nunca fue sorprendente ni desafiante y nos repele bastante porque hasta la fecha no somos fervientes seguidores de María del Monte. Que a Hilary Swank le diesen el Oscar (algo inaudito, ya que es la primera mujer que consigue dos Oscar haciendo de tortillera de suburbio en las dos películas. Queen Latifah debe de estar revolviéndose en su pocilga) sólo confirma algo que ya todos sabíamos de antemano (y si no que se lo digan a Reese Witherspoon): con cara de lerda y una pizca de tontería, colocas un Oscar en tu estantería. Niquelado.

Sólo rescatamos un instante para la posteridad de la performance de Jen: el HOSTIAZO que se mete en el minuto 3:00 después de subir por las espaldas de sus chulazos acompañantes y creerse Almudena Cid en un intento de triple salto mortal. El resto, más que olvidable, inexistente.

Black Eyed Peas – Meet me halfway/Boom boom pow

¿Es La Veneno? ¿Es Yola Berrocal con una nueva prótesis mamaria? ¿Es Kirstey Alley después de correr un triatlón? ¿O quizá el alto de Los Morancos con una peluca de los chinos? Pues ninguno de ellos. Es un travelo random al que pillaron vendiendo basuco en Sunset Boulevard Fergie, la otrora cantante de Wild Orchid y actualmente la única cara ¿bonita? de los Black Eyed Peas.

Fergie siempre supo que lo suyo eran las medias de rejilla e ir disfrazada de conejita de Playboy. Siempre fue consciente de cuál era su destino en este negocio y anoche en la entrega de los American Music Awards por fin se desnudó ante el mundo (nunca mejor dicho), se paseó por el escenario como quién se pasea por Rodeo Drive con 25 dólares en el bolsillo y se puso a graznar como un urogallo en época de apareamiento. La canción es bastante cuca, así que no entendimos por qué demonios Travelergie se puso a vociferar como si fuese la Callas vendiendo patatas en un mercadillo ambulante. Un HORROR. Siendo francos, el resto de componentes del grupo nos la pela bastante (otro gallo cantaría si Usher o Rafa Mora estuviesen entre sus filas): parecen un chiste de negros, indios y ecuatorianos. Y como los chistes de esa clase, no nos hacen ni la menor gracia. Así que pasaremos bastante de su cara anodina y a otra cosa, butterfly.

Janet Jackson – Control/What have you done for me lately/Miss you much/If/Together again/Make me

JANET IS BACK!! O sea, “back” a la Ruber Internacional una vez más. Si en el vídeo de Make me que publicamos la semana pasada ya advertimos que la imposibilidad que tenía Janet para gesticular era producto del bisturí y la anestesia local, en la actuación de anoche nos quedó claro que Janet regresó a la clínica para que le pinchasen todo el botox que quedaba en los contenedores de basura. Y el del resto de clínicas de la capital madrileña. Y el del resto de clínicas de todo el mundo. Ni el rostro de Tita Cervera brilla tanto como brillaba anoche el careto de Janet mientras las pasaba putas bailando durante ¡7 minutos! cinco de sus más grandes temazos: Control, What have you done for me lately, Miss you much, If y la inolvidable Together again, en la que pasó de cualquier tipo de coreografía y se puso a dar botes como una ravera más un domingo por la mañana. Le faltó el botellín de agua, que Janet ya no está para estos trotes.

También bailó (Janet no canta, para los neófitos en el universo del POP) Make me, pero en ese momento nos fuimos a por un piscolabis, así que no sabemos si se resbaló por el sudor o enfocaron por quincuagésima vez a su hermano Jermaine vestido, como no, de Michael. Llueven millones del cielo, ¿eh Jermie? Por otra parte, no entendimos muy bien de qué iba vestida Janet: ¿de duende verde ayudante de Santa Claus? ¿de higo chumbo? ¿de ensalada César? Janet, un despropósito tu indumentaria. Para la próxima llama a Miss Tina Knowles, ella sí que sabe lo que es ir elegante y de punto en blanco.

Lady Gaga – Bad romance/Speechless

Hay momentos en la vida en los que, apoltronado en tu cama de 2×2 mientras escuchas cualquier canción de Ani DiFranco, tu mente viaja hacia otros lugares más idílicos y sugerentes, diminutos paraísos que arrojan luz, color y, en definitiva, SENSACIONES POP que nos hacen creer que para ser como Madonna sólo necesitamos dos cosas: ilusión y chuparla de puta madre esfuerzo.

Y es entonces cuando abrimos los ojos repentinamente, nos incorporamos en la cama, sacamos el cd de Ani del Hi-Fi (y lo tiramos a la basura) y, para ser sinceras con nosotras mismas, metemos The Fame Monster a tanto volumen que los viandantes se quedan locos de la peineta y llaman al timbre preguntando si pueden subir a menear el coxis con semajantes ritmos celestiales. La disco-party ha comenzado.

Pues bueno, GaGa anoche no se acordó de cuando era un pomelo con 20 kg de más que se echaba tanto eyeliner para que la gente no reparase en ese puerro que tenía (y tiene) como nariz. Se olvidó de la ilusión y el esfuerzo y nos brindó con BAD ROMANCE una actuación bastante un poco pasable. Nos faltó más fuego (el protagonista de la 2ª parte de la performance), echamos de menos más bailarines (¿dónde estaban los chulazos?), no le vimos la cara de loca (marca de la casa. Lady GaGa es a nivel mundial lo que Mónica Naranjo a nivel local: una histriónica que pone cara de “todavía me faltan tres letras para acabar de pagar mi pisito de Fuenlabrada” cuando la canción sube de tonalidad y es hora de pegar chillidos como una cerda el día de Nochebuena), el outfit era HORROROSO, propio de Nomi cuando todavía relamía barras de acero en el Cheetah’s… en fin, que nos temimos lo peor: GaGa se había desinflado. Y en los tiempos que corren o LO DAS TODO encima de un escenario (si es imprescindible que estalle una bomba atómica en el plató…HAZLO) o si te he visto no me acuerdo.

Qué lista es la jodía. Se dijo para sí misma maricones, vais a mojar más los boxers de lycra que cuando visteis Flashdance por vez primera y todas queríais ser la chica con el pelo vaginoforme, tetas aplastadas y mallas más negras que el tizón… y lo cumplió. Cuando Bad Romance llegó a su fin, GaGa sintió que el espíritu de La Negra se apoderaba de ella y, ni corta ni perezosa, se puso a romper los cristales del habitáculo donde le aguardaba su piano de cola como si de un escaparate de Prada se tratase. Y le prendió fuego a la tapa. Y se puso a tocar muy en su recién adquirido papel de Eltona LaJohnna. Y cuando ya el fuego estaba a punto de zozobrar al piano (y a GaGa misma, la pobre tuvo que comedirse a la hora de ponerse laca, si no aquello hubiese parecido Bola de Dragón), va y la muy desvergonzada se pone a romper botellas de Johnny Walker contra el teclado a sabiendas de que más de un cristalito se le iba a meter en la entrepierna, que la tenía abierta como el canal de Suez. Y quedó como una DIOSA. Una vez más, nos dejó con la boca abierta, la baba colgando, las bragas inundadas y las manos en el reproductor de cd’s: cualquier momento del día es idóneo para escuchar The Fame Monster.

Janet sigue intentando volver a ser alguien

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , on 21 noviembre 2009 by nosoyningunazorra

 

Janetita vuelve a las andadas tras pasar por el quirófano y recuperar ese tipazo que acostumbra a perder cuando la cosa se pone chunga (todos sabemos por qué… Michael is family). Y qué mejor forma de seguir costeándose las lipos y los banana splits que con un recopilatorio que resuma sus ya más de 27 años en el candelero y que sólo incluya una canción inédita que trascienda tanto como el nuevo disco de Roser. Janet entiende de business, eso está claro. O quizá no.

De lo que no cabe duda es de que no se puede salir más PIVÓN en su nuevo vídeo, correspondiente al primer single del ya citado grandes éxitos que planea lanzar este mes. Make me, como hemos comentado, sigue la estela de canciones que sueles escuchar cuando embadurnas tu cuerpo de purpurina te pones reguapa para salir los sábados por la noche, ergo, no está mal, pero no es ni de lejos el TEMAZO que esperábamos y que podría perfectamente haber sacado, ya que tiempo no le ha faltado. Además, es un poco estresante. Janet, entendemos que sea dura la pérdida de un ser querido (coño, es Michael Jackson y es su hermano!), pero el chollo se acaba rápido… y si no que se lo digan a los responsables de ‘This is it’, porque el hostiazo ha sido más que preocupante. Farrah Fawcett debe de estar partiéndose la caja allá arriba mientras se fuma un porrito de chaouen a su salud y le tira el humo a la cara a Michael (para acto seguido Michael aplastarla con un: Farrah who? GRANDE MICHAEL).

 

Pero bueno, no nos desviemos del tema en cuestión. Janet está BUENA, eso es innegable (y ella se lo repite una y otra vez en cada postoperatorio). En el vídeo de Make me nos viene con un look muy La Señora, luego se pone farruca y se recoge el pelazo hacia atrás, muy en su papel de zorrón viejo Toñi Salazar, se cuelga unos pendientacos de cuatro borlas, hombreras super Sasha y finalmente, se pone tontorrona y compadece a J.Lo y su desgracia sempiterna, por lo que le dedica un pequeño homenaje con lo que parece ser un fragmento de la coreografía de Get right. Destacamos los chulazos que la acompañan: Janet sabe elegir y seleccionó ‘a dedo’ lo mejorcito de cada antro cuando visitó el Gaixample hace unos meses. Y por cuatro duros le bailaron un breikindans que ella, obviamente, se quedó pálida (sí, hemos sido malos) de la embriagadora emoción.

Y sigue con los homenajes: que si ahora meto un “don’t stop ‘til you get enough it up” (y más de una se quedará encallada al sofá creyendo que Michael ha resucitado en un intento divino y se ha dejado el sueldo de un mes en la colección de Jimmy Choo en H&M), que si me autoplagio un poquito y reproduzco en su totalidad la estética de Scream, que si ahora pongo morros de feladora y le hago un guiño a mi hermana La Toya… Janet tiene para todos.

 

Bueno, para todos menos para sus seguidores. A ver si a la decimonovena va la vencida, Janet.

Nosotros siempre te esperaremos con los brazos abiertos (o con una carpa de circo, según cómo nos azote tu vaivén corporal).