Rihanna se caga viva en su nuevo vídeo

 

Y nosotros nos cagamos en ella. Todo empieza muy bien, muy dark y muy sucio (sobre todo su pelo, qué ASCO), pero enseguida empieza la sucesión de planos de Rihanna tocándose diferentes partes del cuerpo con la boca abierta. Tía, van a matarte, ¿en serio no puedes pensar en otra cosa? Además, con esas pintas todo el mundo pensará que el cadáver pertenece a una prostituta de origen rumano sin identificar, en lugar de a la mayor fábrica de temazos de 2008.

 

Los planos de cosas malrolleras se reducen a un tigre de Bengala y a un coche. Pues vaya. Igual se cree que así parece más profunda, pero poner cara de recién levantada no te hace más dramática. Mira que es torpe la cabrona.

Al principio parece que va a haber hasta argumento, pero nada más lejos: ella está en un manicomio (uno muy guay en el que le dejan entrar con tacones), muy a la última porque tiene un reproductor de esos supermodernos que también promociona Gaga en Bad Romance. ¿Dónde quedó el encanto de lo subliminal? Luego está con su novio esperando a que les sirvan un Nestea y jugando con un revólver, porque la canción va de eso. ASTUCIA. El tipo no puede tener más cara de loco, esta chica nunca aprenderá. Bastante lleno está el mundo de psicópatas que parecen adorables como para irse con uno que ya desde el principio grita homicidio. Ellá sabrá.

 

Mientras se revuelca por su celda, intenta que el trozo de estropajo que se ha puesto a modo de extesiones le cubra la cara, porque eso significa que sufre. Pero no lo consigue y se le queda ahí como tieso y sin vida. Por eso opta por intentar hacer comprender a los polis que está hecha unos zorros, y que su corazón (ie. sus tetas) está a mil por hora. Es curioso que en ninguno de los planos en los que está sentada sea capaz de cruzar las piernas, suponemos que fue a la escuela de señoritas de Ellen DeGeneres, pero lo compensa con un cuerpazo increíble y muchas ganas de tirarse al maromo, con o sin pistola de por medio. De hecho uno de los highlights es el momento en el que Nicolae contrae su bíceps y a ella le recorre un escalofrío en plan “¿eso que llevas ahí es una pistola o es que te alegras de…? ah, vale, es una pistola”.

El clímax comienza con ella dando pasitos de lerda ante un coche que se le acerca a toda velocidad (¿en ningún momento se te ocurre correr, Rihanna? claro que a quién se le ocurre llevarse los tacones del manicomio a un descampado), y presenciamos el gran momentazo del video: Rihanna muere de todas las formas posibles. Ver a una estrella del pop siendo asesinada es algo que ni a Lady Gaga se le ha ocurrido, así que hay que aplaudirla (no hace falta que aplaudáis de verdad).

 

Por lo demás, vapuleémosla. El video es un tostón y no hace justicia a una canción con tantas posibilidades. De hecho en el disparo final (ése que en la primera escucha nos dejó a todos con cara de ¿cuándo coño empieza la marcha?) no sucede NADA.

NADA, esa es una buena palabra para resumir tanto este vídeo como el futuro de Rihanna.

 

Una pena, estuviste muy cerca encanto.

Una respuesta to “Rihanna se caga viva en su nuevo vídeo”

  1. Jesús Says:

    Qué manía a Rihanna pero no puedo dejar de reírme xDDD. En fin, yo la amo y me gustó el video.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: