Enrique Iglesias y la puta triste

Hace tan sólo 24 horas habríamos preferido arrancarnos las pestañas a hablar de Enrique Iglesias. Que secretamente lloremos con Hero no es motivo suficiente para reconocerle ningún tipo de interés. No obstante, esta web es una mala zorra que se vende al mejor postor, y Enrique hoy es tendencia. Este tipo de cosas es lo que hace grande al mundo del pop: da igual que estés muriéndote de hambre, que no tengas talento o que te hayan desahuciado; de repente llega un anuncio o el vídeo de una boda o una actuación en X Factor y tu canción vuelve a serlo todo durante un par de días. Magia, es simplemente magia.

 

En este caso el detonante es una masturbación. Resulta que acaba de publicarse un vídeo censurado hace 9 años (ni que viviéramos en China) en el que Enrique suda entre las sábanas y tiene una alucinación muy de peli porno indie: una disertación sobre la soledad y sobre cómo no hay nada que una buena puta no pueda solucionar. En este caso el papel de prostituta lo interpreta Katy Perry, pero hay algo romántico en la historia, no sólo se trata de enrollarse en la bañera (fantástico plano por cierto). Enrique se empalma enamora de ella viéndola por la tele y decide irse a dar un baño de multitudes para aliviarse. Él llora, la puta llora, sus fans lloran. SAD EYES.

Pero finalmente se encuentra con la chica de la tele, ¿puede haber algo más bonito? Sí, que la polla de Enrique se convierte en una barra americana (dorada) a la que Katy se encarama en el que es sin duda uno de los momentazos pop del año.

 

Evidentemente toda esta salsa no se le ocurrió a Enrique, sino a David LaChapelle, un absoluto genio que ya ha creado tendencia (el vídeo de Bad romance es un claro ejemplo) con su fantástica saturación de colores y su tratamiento del erotismo supersucio pero a la vez tremendamente estilizado y glamourizado. Nadie como él embellece lo grotesco y en este caso ha conseguido que escuchemos entera la espantosa versión pachanga del tema de Bruce Springsteen. Que ya tiene mérito.

Suyos son por ejemplo iconos de la cultura pop como Loverboy (impagable), Dirrty o Everytime (pondríamos links pero os los sabéis de memoria), que dentro de las chorradas de la diva de turno, comparten una estética excesiva, esperpéntica y sobre todo superficial. LaChapelle es uno de esos artistas que consiguen pasarse por el forro las intenciones de las estrellas y siempre hacen un trabajo incisivo, sugerente y lleno de personalidad. Vamos, un mariquita con pretensiones que un día se fue al NYFA y acabó rediseñando la cultura pop. Su siguiente proyecto es Men in this town, el próximo vídeo de Shakira. Oh. Sí. Nena.

 

¡Viva David LaChapelle!

 

¡Viva Enrique Iglesias!

 

(Negaremos ante cualquier tribunal haber escrito la última frase)

4 comentarios to “Enrique Iglesias y la puta triste”

  1. …speechless… LaChapelle salva ALGO, pero poco.

    A quien coño se le ocurre versionar ésta canción….

    Que una vez se dirija la mano hacia su pene para autosatisfacerse es provocador, original y algo que no te esperas de Iglesias. 3 veces es de quinceañero.

    Demasiado gloss as usual.

  2. lejíagirl Says:

    No entiendo nada. ¿Es Katy Perry de verdad? ¿Ella no tenía los ojos azules? ¿Por qué en un momento del video las fans son chicanas y en el otro adolescentes rubias y pelirrojas? ¿Por qué una señora con síndrome de Down se está casando en el hotel con un joven de 18 años? ¿Eso no se considera abuso por ambas partes? ¿Esa bañera con pinchos que salen de ella se puede adquirir en IKEA? ¿Por qué si hace 9 años -en el 2000… madre mía, cómo pasa el tiempo- lo censuraron lo han sacado ahora de las bolas de naftalina? ¿Ya no es inmoral? ¿Sería inmoral si en vez de empalmarse con una Katy se empalmase con un Keith?
    Me voy a webgoblinear para acallar mis dudas.

  3. starlight Says:

    La respuesta a todas tus preguntas lejíagirl es que Enriquito es así…piensa que mezclando todas estas incongruencias se le va a ver cool y lo que pasa es que le queremos ver el rabo y nada más,pero él hace oidos sordos a nuestras súplicas y se coloca el calcetín en el paquete una y otra vez.Lo de la barra entre sus piernas es lo más! menudo Ordago se marca en wais!

  4. Pero quienes? Says:

    Vaya que son unas completas putas analfabetas.

    LaChapelle no es el de Bad Romance.

    Francis Lawrence es el de Bad Romance.

    A buscar, putas flojas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: