Adam Lambert, el niño que se convirtió en diva

 

 

 

En América no se habla de otra cosa. Adam Lambert actuó en los American Music Awards y se dedicó a restregarse con sus bailarines (de las bailarinas pasaba más, si acaso les robaba la laca de uñas), momento paquete-cara y bocadehombre-bocadehombre incluídos. Por supuesto, y tal y como Adam esperaba, esos planos fueron censurados de la gala cuando se emitió en la costa oeste tres horas más tarde. El resultado es el previsible: victimismo, conservadurismo, peleas de gatas y sobre todo, la presencia de Lambert en todos los telediarios del país.

La provocación es algo tan necesario como gratuíto, pero Adam sabe que su personaje suscitará controversia y ha decidido explotarlo. Como se puede ver en su primer video tiene actitud de sobra, y tal y como indica el título del single y el álbum (For your entertainment), Adam tiene sus intenciones muy claras. Lo que no está muy claro es en qué estaba pensando cuando lanzó la portada, que aún no hemos decidido si es lo mejor o lo peor que nos ha pasado en lo que va de año. Jem chica pop sigue más viva que nunca.

 

La canción es bastante chunga, y lo único que mola está plagiado de aquel temazo que era Black & Gold de Sam Sparro (otro mariquita con pretensiones, aunque más grimoso). No obstante, permitidnos la frivolidad de decir que tras ver el video todo ha cambiado. Adam aparece dándolo todo en una fiesta que tiene lugar bajo tierra (donde como todos sabemos uno se corre las mejores juergas), y se contonea como si llevara toda la vida haciéndolo. Con un escandaloso exceso de rimel en los ojos, Adam mira a la cámara con cara de “mi madre dejó de hablarme cuando me pinté las uñas de negro, pero mira que partidazo le estoy sacando”. Mucha, mucha actitud.

 

La fiesta tiene mucho rollo Tokio Hotel Matrix, porque a Adam le sienta muy bien el negro, y todo el mundo parece estar a punto de ponerse a follar de un momento a otro. No sucede. Adam empieza a contarnos las ganas locas que tiene de entretenernos, de ser un showman y de enseñarnos que tiene un bastón como las estrellas de verdad (imprescindible). Tampoco puede faltar una lámpara de araña, porque Adam está en todo, y tiene hasta un trono. Intercala un plano de Kelly Rowland (0:52) y zas!, aparece la serpiente. Solo falta un tío escupiendo fuego y alguien metido en una jaula para que el video sea la obra definitiva del erotismo musical y nos conquiste por completo. De momento va por buen camino, aunque Adam mire la serpiente con cara de “¡quitámela quitámela quitámela!”. Una hombrera de pinchos por aquí, un baile espasmódico por allá y de repente el garito se ha convertido en un vivero.

La pista de baile se ha llenado de ficus (a falta de presupuesto para una selva de verdad) y Adam se pasea con la mirada perdida en la nada y buscando lo mismo que tú. Mucha guarra suelta pero al final encuentra lo que buscaba (2:03): un negro con ganas de hacer buenas migas. Fascinante también resulta el plano cargado de simbología cristiana (ya decimos que no falta de nada), con esas dos muchachas tan tentadoras (2:25). Seguid intentándolo chicas.

Hacia el final del video todo empieza a emborronarse (“alguien me ha echado algo en la copa”), y ¿qué hace Adam? Pues qué va a hacer, ponerse a gritar como una cerda, como mandan las leyes de las fiestas subterráneas. Al final no se enrolla con nadie pero consigue algo mucho mejor: subirse al escenario y conseguir que todo el mundo en la fiesta se dé cuenta de lo mucho que molan sus guantes con los dedos cortados.

 

Y está claro que ese siempre ha sido su sueño. Adam (que ya tiene 27 años) ha tenido tiempo de sobra desde que era un niño introvertido y sensible que solo escuchaba a Celine Dion para adquirir esa actitud de estrella y esa ambición desmedida que solo tienen unos pocos. Los años le convertido en un rey del glam que demostrando mucho conocimiento sobre la industria, ha conseguido traducir la polémica en unas ventas fantásticas durante la primera semana, superando incluso a Rated R (que cuesta 99 centavos y ni por esas).

Los años también le han dado un físico de “puedo hacer todo lo que estás pensando” y una voz espectacular que aunque podría funcionarle en el heavy, ha decidido poner al servicio del pop más instantaneo y superficial.

Gracias, Adam. Tú sí que sabes.

 

Te gustará si… crees que Sam Sparro es el prota de Piratas del Caribe.

 

6 comentarios to “Adam Lambert, el niño que se convirtió en diva”

  1. tiene un poco de cada una de las divas del 2009 lo cual resulta, cuanto menos, un poco patético, en mi opinión claro… con el vozarrón que tiene este chico y lo mal que lo está aprovechando… a este lo vamos a olvidar más rápido que “3”

  2. A mi me gusta esta chicaaa

  3. Mashonda Says:

    David Zueras, eres tú?

  4. Anastacia_beaverhousen Says:

    Coño tio ya entendimos que eres gay no te esfuerzes tanto que desde american idol ya todos lo pensabamos.

    Con lo genial que hubiera estado que se reuniera on los exqueen e hicieran algo de verdad bueno no como esta cancion.

  5. La imagen que está adoptando es… extraña, a mi modo de ver lambert sigue siendo un zigoto de diva. Ni todo el rimmel del mundo puede darle una imagen que no parezca un reciclaje mas bien cutre remixeado de toda diva actual con una mas que repulsiva dosis del cantante de tokyo hotel.
    Elige mejor la proxima vez Lambert!!!!. (la proxima vez lo vemos con peluca rubio platino)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: