Feliz no-cumpleaños, Britney

 

Que alguien como Britney cumpla años está lleno de connotaciones. Primero, que aún no ha muerto. Segundo, cada vez es menos adolescente (solo físicamente, mentalmente ya sabemos como se las gasta). Y tercero, uno se pregunta si lo celebra, si llora en su habitación, o si acaso es consciente de que es su cumpleaños. ¿No? ¿Somos los únicos que se hacen estas preguntas? Vaya.

También va llegando la hora de que Sean Preston y el otro hijo (¿cómo se llama? ¿Mistake? bueno, seguro que ella tampoco lo sabe) se hagan adolescentes y comienzen a dejarse morir en todos los clubs de moda de Los Ángeles. Incluso si han heredado el talento de sus padres (pausa para risas enlatadas) podrían ser una sensación pop comparable a Milli Vanilli. O también podrían sustituir a Justin Timberlake en la gira-comeback de *N Sync. Demasiado bueno para ser verdad.

Con motivo de su desgana total por salir de casa su exitoso comeback, se ha lanzado en todo el mundo The Singles Collection, con (casi) todos sus hits remasterizados (¿hola? ni que Britney grabara en vinilo). Este recopilatorio nos recuerda lo que aquí queremos celebrar: que la carrera de Britney está llena de los más perfectos himnos pop, probablemente compuestos por matemáticos, en los que no sobra ni un segundo de felicidad y frenesí musicales. Tampoco le sobra nada a este disco, que aunque sea muy innecesario y cualquiera puede hacérselo tirando de emule itunes, reaviva la leyenda de uno de los productos pop más lujosos de la industria. La locuela más adorable del mundo ha alcanzado un estatus de icono que le permite hacer lo que quiera (o no hacer nada) y seguir alimentando su propio mito. Esperemos que sus obituarios recuerden mencionar alguno de estos TEMAZOS.

 

3

El single que nadie sabe cómo pero ha arrasado en todo el mundo. Ya comentamos la canción en su momento, pero lo cierto es que tras nuestra semi-indiferencia inicial hemos bailado tanto, hemos sudado tanto y nos hemos apoyado en tantas paredes al ritmo de 3 que probablemente acabe siendo uno de los temas del año. Qué facilón es el pop y qué facilones somos nosotros. Además, hay que tener en cuenta (y esta es una ley universal) que TODO lo que hace Max Martin es magistral. Y punto.

 

Baby one more time

Larry Rudolph dijo que la intención de este single era que el público escuchara la canción y se enganchara, pero que luego vieran el video y dijeran “jo-der”. Dicho y hecho. Baby one more time es uno de los debuts más espectaculares de la historia del pop, al no dar tregua desde el primer y mítico acorde. Escribir una canción pegadiza es difícil, pero alcanzar semejante lugar en la cultura popular está reservado para unos pocos elegidos. Britney podría no haber grabado nada más en su vida y aun así pasar a la historia gracias a esta canción perfecta, sin fisuras y por supuesto con bajón final a piano previo a la explosión musical y hormonal del último estribillo. Si fuéramos a morir hoy mismo, Baby one more time sería la última canción que bailaríamos. Luego que pongan alguna de Christina Aguilera para compañar el sucidio.

 

Born to make you happy

¿Dónde demonios está Sometimes? En fin. Born to make you happy es la típica balada “soy adolescente, pero tengo sentimientos, vale?” que a nadie le importa en absoluto. En el video Brit duerme en una cama que parece una piscina, y sueña que tiene unas tetas enormes (en Kentwood el regalo de los 18 es un arma y unos implantes de pecho) y que baila (!) con una falda abierta por los lados, consciente de que si no se abre un poquito de piernas no la sacan en MTV. La canción está lastrada por un estribillo eterno que parece una estrofa. Y eso es un error imperdonable.

 

Oops… I did it again

Britney dice que esta canción es mejor que Baby one more time. Pues muy bien. Lo cierto es que no es ni mejor ni peor: es igual. Solo que Oops carece de la cadencia de aquella, y no hay coleteros-pompón por ningún lado. Así que punto para Baby one more time. Con un decorado de cartón piedra marvilloso y una peluca innecesaria, Britney se convierte en un extraterrestre super mono y abrazable, que solo necesita un poco de brillo en los labios para ser #1 en todo el mundo. La canción no está nada mal (la puerca de Jessica Simpson mataría por grabar algo así), pero Brit las tiene mucho mejores, y ese traje de látex es demasiado inquietante cuando eres menor de edad. No obstante, el puente ofrece uno de los momentos más gloriosos de la historia de la humanidad: el diálogo entre Max Martin (en el video convertido en un chulazo random ASTRONAUTA, como si tuviera cara de tener el graduado escolar) y Britney es una absoluta bizarrada sin precedentes que en realidad es un ejercicio de meta-ficción incomparable. El pedrusco que la vieja de Titanic tira al océano (inciso, véndelo y págale un peluquero a tu nieta, mona) es el regalo que el astronauta le da a la marciana de Britney. Ambas cosas suceden en la ficción, pero pertenecen a campos diferentes. Meta-ficción.

 

Stronger

El mejor tema aquel disco. Mucho más a tope que Oops, y mucho más melódica. Incluso el maravilloso recurso de Max Martin de rehacer el estribillo justo después del puente (esa costumbre necesita volver ya) está más conseguido que nunca en Stronger. El video empieza con la frase que Britney ha pronunciado más veces en su vida: “whatever”, toda una filosofía de vida que en este caso se aplica al descubrir que el chulazo le está engañando con la hermana guarra (y blanca) de Alicia Keys. Planos aéreos, mogollón de maquillaje, mucho viento y por dios, LA SILLA. Todo lo que Britney hace con ese mueble es magistral. Además, la letra tiene un homenaje a Baby one more time (“my loneliness ain’t killing me no more”), que es una de esas cosas que le dan a uno ganas de llorar.

¿No? Vaya, de nuevo somos solo nosotros.

Lucky

No está en la edición sencilla, pero da igual. Esta llamada de auxilio en forma de chicle-pop ha acabado por ser referencia en la carrera de Britney. Si la hubiera escrito ella (nunca es el caso) sería realmente emocionante cómo con tan solo 17 años ya suplicaba que la sacaran de la espantosa vida en la que estaba atrapada. Claro que Lucky gana un oscar, lo cual la aleja años luz de la vida real de Britney, cuya mejor intepretación sigue siendo el playback de la gira Circus. En el estribillo repite tres veces la palabra “cry”. Ay, Britney. En fin, si tuviera luces cantaría esta canción introduciéndola con “This is the story about a girl named Britney” y todos lloraríamos más que con el estribillo de Stronger. Si tuviera luces.

 

I’m a slave 4 u

El momento del cambio. Britney pasa total del mítico beat MaxMartin (ya sabéis, el prom-prom-prom) y se entrega a la electrónica del mismo modo que se entrega a la vida adulta. Como era de esperar, una estrella adolescente tan espectacular como Britney debía perder su inocencia delante de todo el mundo, y para ello se rodó una película (en la que perdía la virginidad) y se sexualizó explícitamente su imagen con un video fantástico en el que llevaba las bragas encima del pantalón. TENDENCIA. Los colores saturadísimos y el sudor en la cara de Britney erotizan un video en el que Britney cuenta cuán tentada se siente de explorar el mundo de los adultos, con todo lo que eso conlleva. Sonido nuevo, voz nueva (entonación cero) y coreografía nueva. I’m a slave 4 u marca un punto de inflexión a todos los niveles en la carrera de una chica que si bien desde el principio fue erotizada, ahora era ella quien te tocaba a ti antes que tú a ella. La liberación sexual nunca fue tan ambiciosa, y convertirse en una mujer diciendo “get it get it” y con una pitón enroscada al cuello es simplemente apoteósico. Britney convirtió su incipiente sexualidad en un arma de entretenimiento, y el mundo se escandalizó pero no podía dejar de mirar. Claro que no sabían lo que les esperaba.

 

I’m not a girl, not yet a woman

Ohhhhh. Esta es una canción que despierta las ganas de expresarse con emoticonos. :_). Otra que no está en el recopilatorio, aunque probablemente sea la mejor balada de Britney. Que Dido metiera mano en la composición es tan absurdo como genial, pero desconcierta mucho que lancen esta canción, enarbolando la inocencia y seguridad de la adolescencia justo después de haberse declarado nuestra esclava y haberse tirado a todos los asistentes de la fiesta. Seguro que la pobre Britney aún sigue buscando el momento para ser ella misma. Desde luego con esos pantalones de campana no hay forma de encontrarlo, y el cañón del colorado está demasiado lleno de turistas para ponerse dramática.

 

Me against the music

Pse.

Cabría esperar mucho más de una colaboración entre semejante par de estrellas. En cualquier caso los duetos en la cumbre suelen ser muy decepcionantes, y aunque Britney baile mejor que nunca (algo para lo que Madonna necesita un bastón), este video de persecución absurda no contribuyó a cimentar el mito de ninguna de las dos. Tampoco es que importe, porque el beso que se dieron en los VMAs (y que las malas lenguas dicen que inició la maldición de Britney) ya ha pasado a la historia del pop por derecho propio. Los que lo vivimos en directo podremos contarle a nuestros novios 20 años más jóvenes nietos que ocurrió de verdad, cuando esa imagen sea un icono popular que estampe bolsos y galerías de arte en todo el mundo.

 

Toxic

Esta canción es directamente increíble. Tiene sintetizadores, instrumentos reales, cuerdas, sexo y un rollo retro irresistible. No falta de nada. Bueno sí, un video en el que Britney se restriegue cubierta solo por diamantes. Toxic es probablemente la canción más popular de Brit, y su vigencia está demostrada cada fin de semana a golpe de cubata y peticiones al dj. Claro que con ese beat tan de tirarse al suelo cómo no va a ser amada por todos. Toxic podría ser la única canción del mundo y aun así merecería la pena vivir en él.

 

Everytime

Una canción maldita, porque Britney ya no puede cantarla ni subida a un paraguas gigante. Dedicada a Justin Timberlake (mientras él le dedica Cry me a river y Rehab, siempre hubo clases), Everytime es una pocholada total, que ella convirtió en un nuevo reclamo para contarnos lo infeliz que era. En este video llega a suicidarse. El mundo miró hacia otro lado y Britney no volvería a grabar una balada en su carrera. Aquí escribió algunas lineas, así que probablemente sea su canción más personal junto con Dear diary (…). Digámosle adiós al falsete de Britney, porque no va a volver a aparecer en el artículo. Adiós, falsete.

 

Gimme more

Si Eveytime está maldita, esta ya es un apocalipsis. Britney ni siquiera la canta en su gira, probablemente porque se mee encima cada vez que empiezan los acordes (“acordes”). Todo el mundo esperaba este comeback como si nada más importara, y Britney cada vez encajaba peor la presión en secreto. Secreto que fue evidenciado ante millones de personas en esa actuación que ya sabéis y que no existe en ningún rincón de la red. La figura de Britney fue destruída públicamente en 3 minutos, y como siempre, la persona no recibió atención alguna, siendo el personaje quien sufrió todo tipo de humillaciones por parte de los medios y el público. No obstante, este single dio lugar a dos fenómenos muy interesantes: a) Chris Crocker (la muerte convertida en adolescente, protagonista de ese video que justificaba la homofobia) y b) Gimme more fue un éxito en todo el mundo, por temazo y porque de repente el estatus de estrella de Britney era intocable. No importa lo que haga o no haga, ni si graba videos o no, ni siquiera si asiste al estudio de grabación. Todo lo que rodea a Britney se convierte en un fenómeno inmediato, situándola automáticamente por encima del resto de estrellas, que sí dependen de sí mismas para triunfar. Gimme more es una canción brillante, y ninguna actuación vergonzosa la alejaría del éxito al que estaba predestinada.

 

Piece of me

Otra canción que arrasó inesperadamente. Realmente es un temazo, a pesar de que Britney no entona una sola nota en toda la canción. Piece of me es un trabajo de producción impecable, con esa base de orgasmos gays y ese sonido tan básico como apabullante. Britney se pasea cagándose en todo el mundo sin un ápice de dramatismo, y en el video sale hecha una maruja que no se quita las gafas de sol ni para mear, literalmente.

 

Womanizer

Esta canción empieza con sirenas, lo cual quiere decir que es un acontecimiento y que tiene que gustarnos. Uno de los mejores temas de la carrera de Britney que sí consiguió que todos nos creyéramos que no está loca (sea verdad o no, lo que importa es lo que sale en los videos), y que además estaba muy buena y podía intentar bailar. En el video sale el tío más bueno de la videografía de Britney, e incluso hay cameo del viejo de Toxic. De nuevo hay lágrimas en nuestros ojos. Que Brit conduzca una limusina con un pie solo demuestra que ella está por encima de cualquier cosa, y que echarle un polvo al maromo es su absoluta prioridad. No intentéis hacerlo en casa.

 

Circus

Britney ya es plenamente consciente (“consciente”) de que su vida es un circo para uso y disfrute de todo el mundo menos ella. Pero al menos no se comporta como una payasa. Otra gran canción con un gran video, en el que destacan los planos de Britney vestida como en Lucky (vale, igual estamos desvariando, pero a estas alturas del artículo solo queremos coger el cd e irnos a un after), abriéndose de piernas (¡puede hacerlo! ALEGRÍA) y rodeada de chispas. Britney es una temeraria, a Michael Jackson le fue fatal el invento, pero todo sea por el entretenimiento y el alborozo de grabar una canción que repite por enésima vez la frase “let me see what you can do”. No Brit, preferimos mirarte a ti, y a nosotros jamás nos cabrían esos bañadores de lentejuelas.

 

If you seek Amy

Temazo temazo temazo más grande que la vida y que el ingenio del letrista. Vale que el estribillo no tenga sentido, pero lo importante no es si Amy bebe ron con red-bull, sino que alguien se folle a Britney esa noche. Esta canción resume cualquier noche de fiesta en nuestras vidas (“oye, has visto a mis amigos?” “no, se estarán fumando un piti fuera” “bueno, ¿quieres rollo?”). También demuestra por que el inglés es el idioma universal: si Chenoa grabara una canción con el mensaje encriptado “échame un polvo” (arcada) ni de coña lo bailaríamos tan a tope. Bueno, de hecho JAMÁS hemos bailado una canción de Chenoa. Es la diferencia entre los VMA y las fiestas del pueblo. En el video se aprovechan de la polémica y Brit se convierte en Bree Van de Kamp pero con expresiones faciales. Y de qué manera, porque la coreografía de las sillas es lo más parecido a una orgía que hemos visto en la MTV (aparte de los videos de raperos en los que efectivamente hay orgías). Si dice hasta Oh baby baby, ¿qué más se puede pedir? Tan solo que el la-la-la durase 7 minutos más.

 

Radar

Jamás un video y una canción han tenido menos que ver. Quizá la intención era hacer algo bizarro y sorprendente, pero solo consiguieron matar el potencial comercial de este temazo que aparentemente estará en todos los discos de Britney a partir de ahora. Es un poco la hermana sosa de Toxic, pero claro, ser la versión mala de semejante HIT es como echar un polvo con Jakob en vez de Edward Cullen: no es tan increíble pero oh-dios-mío-ponla-otra-vez. Bella es una puta. Y Britney también, por ser tan vaga de no bailar en la que podría haber sido la secuela visual de Toxic (¿alguien más se pregunta qué pasa con el motorista cuando caen al vacío? pues os lo decimos nosotros: es el novio de Toni Braxton en Un-break my heart, y también se hostia con la moto. Igual deberían retirarle la licencia), y sin embargo ponerse una pamela y fingir que se entera de lo que está pasando. Nunca te lo perdonaremos.

Quizá algún día Britney se retire de la música. Quizá asesine a todo su equipo. Quizá se deje a uno de sus hijos en la caja registradora del súper. O quizá siga dándolo todo hasta que el cuerpo aguante, que será poco, porque con 28 años no hay mucho meneo más que ofrecer. Ha llegado el momento de reinventarse, y ella lo tiene realmente jodido. Su carisma es directamente proporcional a su desequilibrio, pero hay que preguntarse hasta qué punto desea continuar con una carrera que la ha destruído irremediablemente.

Britney, si tú no disfrutas, nosotros sí, y mucho. Apiádate de nosotros, se lo debes al mundo del pop, a las barras libres y a los bares de carretera. Así que tómate un daiquiri, pasa total de hacer entrevistas que nos recuerdan que eres una lerda y sal de casa solo para grabar videos. Ah, y nunca nunca nunca cantes en directo. No importa, de verdad, tú sigue paseándote por el escenario y retírate cuando te salga del tampón, que con este recopilatorio ya tenemos felicidad asegurada de por vida.

6 comentarios to “Feliz no-cumpleaños, Britney”

  1. Britney siempre esta ahi…. y la das por sentado. pero cuando te pones a contar la cantidad de temazos que tiene la muy puta (xq vamos que les falto sometimes, u drive me crazy y ya.) te das cuenta el nivel de diva que tiene, digo si el mismisimo hecho de la presentacion 07 en los vmas la hizo mas diva, ya es mas diva que la difunta jackson.

    Por cierto que IMNAGNYAW se me hace la canción mas patetica de la historia, quiza entraba en Oops!… pero no me la pongas cuando en esas epocas destruyo la familia de su bailarin casado para que despues Justin la mandara al carajo (cosa que aun no supera y tiene que desahogar con Rihanna adoradora de satanas).

    Esperemos que haya Bitchney para rato, siempre y cuando no escriba, ni componga, ni se rape….

  2. Dedicado a Miley, Demi y Serena. Por si acaso…

  3. Anastacia_beaverhousen Says:

    A pesar de todo lo que me pueda gustar gaga , para mi britney es la reina del pop.

    Reina del pop, icono gay y loca como una cabra!

    Como no amarla! (L)

  4. gaga esta empezando ahora por dios, no se la puede ni comparar a britney

    Yo amo a britney me gusto el articulo muy divertido, y con un grado de malaje muy acertado jaja

    Enc ualquier caso, es como decimos, en 10 años, con 3 estando fuera del mercado, ha conseguido mucho muchsimo
    Si rihanna hubera tenido ese exito, esas ventas… seria el ser mas pedante del mundo (a no, que ya lo es…)

  5. Maravilloso artículo pero no os perdonaré jamás esa crítica tan poco entusiasta de Piece Of Me. Pero si es el mejor tema de su carrera!! (o casi)

  6. Excelente reseña.. entretenida y objetiva.. buen trabajo.
    No queda mucha mas que decir, si está loca o es tonta da lo mismo. La gente no se aburre de verla caer y pararse de nuevo; porque este personaje a sido de todo (niña buena, diabolicamente sexy, gorda y demente…) Es entretenimiento del bueno y parece que no nos vamos a aburrir nunca. Es impresionante como UNA sola personita tiene a todo el mundo consterando y pendiente. Es un icono y una leyenda sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: