Archivo para 2009

Rihanna: ¿reina del pop o payasa con suerte?

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 15 octubre 2009 by vescomoeresunazorra

rihanna_chicken

 

Ya tardaba en aparecer en este blog un personaje tan jugoso como Rihanna. La que probablemente sea la mujer más estúpida en haber conseguido el #1 en USA (y Mariah tiene 18) se dedica estos días a recoger la ropa más zarrapastrosa que se encuentra en las tiendas para travestis de cara a su comeback, previsto para dentro de nada. Rihanna como todos sabéis lo fue TODO el año pasado gracias a un puñado de hits que si bien habrían arrasado en manos de cualquiera, ella supo rentabilizar hasta convertirse en estrella mundial. El problema es que a la pobre le llegó la clásica crisis de diva loca antes de lo previsto, y la somanta de hostias que le dio su novio Chris Brown mientras conducía (para que luego digan que los hombres no saben hacer varias cosas a la vez) fue el tema de moda en Chueca todo el mundo.

Lo primero que hizo Rihanna cuando salió del hospital (después de intentar volver con él) fue tatuarse dos pistolas en las tetas. Su madre debe estar super orgullosa.

A continuación, el silencio, hasta que hace poco lanzó un single ridículamente vulgar con Jay-Z (ese tipo tan feo que se acuesta con Beyoncé todas las noches dios sabe por qué), y ahora todo parece volver a la normalidad. Incluso el cretino de Chris volvió a lo más alto de las listas gracias a que dos maricones utilizaron Forever como sintonía nupcial y lo colgaron en youtube. Luego dicen que a los gays no les va lo duro.

La sociedad y el mundo de la prostitución parecen estar esperando a Rihanna con los brazos abiertos. Cómo son las cosas, Janet Jackson nunca se recuperó tras la faena que le hizo Justin al enseñar públicamente aquel pezón tan desagrable y sin embargo nadie parece recordar que Riri se hizo unas fotos con el movil enseñando el coño en todas sus dimensiones. Clase.

The wait is ova (está claro que la chica no ha dedicado este descanso para sacarse el graduado escolar) se lanzará el 23 de noviembre. Si Rihanna vuelve con temazos tan gloriosos como Umbrella o Don’t stop the music, bienvenida sea. Talento le falta por todos lados, tal y como demuestra aquella inolvidable interpretación de Hero en el salón de su casa. Si no, que acepte cuanto antes su destino de peluquera y nos deje a todos en paz. Hasta Whitney Houston le dijo que debía comportarse. Y cuando Whitney te tiene que dar consejos, es porque estás jodida.

 

¿Merece la pena que Rihanna vuelva o sería mejor que siga haciéndose piercings como si estuviéramos en 2003?

Anuncios

Leona Lewis está loca de contenta

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , on 11 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis 2

Escucha Happy

 

Leona vueve feliz y descoyuntada para revalidar el trono de “zorra que tiene los temazos por los que Mariah Carey mataría”, pero se equivoca al recurrir de nuevo a la pesada de Ryan Tedder. El lider de One republic (esa banda que se cree indie pero que se dejó violar por Timbaland para sonar en algún sitio que no sea Radio 3) tiene la poca vergüenza de volver a colarnos la misma canción. Y van cuatro. Happy samplea el beat de Halo, la única canción Tedder que realmente lo ha crujido demostrando que Beyoncé es más lista que todas estas iletradas juntas.

Pero lo que es aún peor es que Ryan no solo se plagia a sí mismo sino que fusila uno de los temazos de la historia del pop, Nothing compares to you de Sinead O’Connor. Prince debe estar que trina con el asunto, y suponemos que ha dejado de depilarse las cejas del disgusto. Ya, ya lo sabemos, nosotros tampoco sabíamos quién era Prince, pero buscando en wikipedia nos hemos enterado que se trata de una mujer que lo fue todo en los 80 y que se parece mucho a Rihanna. La diferencia es que el único que dio de hostias a Prince fue su propio ego, y ahora malvive de los royalties que recibe de M80.

 

Volviendo a la yegua del r&b, Happy resulta decepcionante por ser poco original, pero si nos rendimos ante la grandiosidad de Oops I did it again a pesar de tener un título tan ridículo y de ser igual que Baby one more time, sería cínico despreciar esta baladita sin pretensiones con la que Leona arrasará en todos los realities musicales de Europa. Este tema de superación personal puede llegar a enganchar y somos muy conscientes de nuestra debilidad. Al fin y al cabo Leona es un poco esa amiga pesada con la que nunca quedamos pero a veces damos coba en el msn para enterarnos de sus miserias. Nunca será nadie, pero no hay que juzgar a la gente por escucharla.

Además, dentro de su tedio la canción está bien resuelta, y repite mucho la palabra Happy, que es la única forma de llegar a un buen clímax (algo que debería aprender a hacer Whitney). Es de esperar que su nuevo disco Echo (de nuevo repite el nombre de un célebre animal, después de Spirit), tenga menos fillers que su primer trabajo, aunque con muchachas tan tontas uno nunca sabe qué esperar.

Al fin y al cabo lo que cantan todas estas perdedoras son siempre descartes de Beyoncé.

 

Te gustará si… te acaba de dejar tu novio porque has engordado demasiado.

Robbie Williams grabó su nuevo single mientras hacía la cena

Posted in Chulazos with tags , , , , , , , , , , , , , , on 4 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

robbie

Escucha Bodies

 

Robbie Williams vuelve por fin después de aquella broma de mal gusto llamada Rudebox. Con un sonido clásico, utilizando instrumentos (ALEGRÍA) y especialmente las cuerdas que tanto le caracterizan (pausa para reivindicar Supreme), Robbie pretende animar el cotarro de la música actual, que está tan aburrido que permite a panolis como Miley Cyrus ser la zorra de moda.

La canción suena muy a Robbie, sobre todo al de Escapology (podría perfectamente ser un descarte de aquel disco), quizá demasiado pues no innova en absoluto y se aferra a su sonido 2004, pero casi mejor, porque cuando intentó ponerse moderna se volvió loco, perdió el control sobre las pastillas de éxtasis y le fue fatal. La letra habla de religión, de fracasos personales, de su familia… vamos, lo de siempre, y la producción aunque también sea algo repetitiva está muy cuidada y realmente se agradecen canciones tan elaboradas hoy en día.

Parece que en su regreso Robbie apuesta por el sonido modesto de sus singles menores, no se trata de un SMASH del calibre de Rock DJ o Feel, pero indudablemente suena 100% Robbie Williams, y realmente no pensábamos que alguien tan garrulo como él había conseguido un sonido caractérisco al que poder volver en un momento dado. Pero lo ha hecho, y eso merece mucho respeto. Bodies es tan agradable de escuchar como olvidable, pero marca un buen punto de partida para allanar el terreno hacia cosas que sigan la misma linea, pero sean mucho, mucho mejores.

Esperamos en cualquier caso que la madurez que desprende tanto la canción como el artwork del disco no signifique que hemos perdido al cabronazo sin vergüenza del que todas nos enamoramos cuando escribió una página en la historia del pop al arrancarse la piel rodeado de patinadoras.

Bienvenido, Robbie. Ahora sé bueno, tómate un gin tonic y sal a darlo TODO.

 

Te gustará si… en 1994 eras más del sector Gary Barlow que del de Robbie Williams.

Mariah Carey dispuesta a todo para ser la reina de Kiss FM

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 29 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

mariah

Escucha I wanna know what love is

 

Mariah Carey es una de las pocas vocalistas cuya voz es instantaneamente reconocible en todo el mundo. Hay quien canta mejor que ella, hay quien canta peor, y hay quien sí sabe distinguir la ropa que le sienta bien y la que no. Pero pocos han conseguido elevar su voz hasta formar parte de la cultura popular. Mariah es por derecho una de las mayores estrellas de los últimos 20 años.

Pero quizá por esa característica personalidad la diva apenas se molesta en innovar cuando hace una versión de otro cantante, táctica que le ha reportado sus mayores éxitos en Europa, donde las cosas nuevas nos incomodan. Con excepción de I’ll be there, sus versiones a menudo se limitan a remasterizar la base original y prestar sus susurros para la causa. Algo que los japoneses acertadamente denominaron karaoke.

Consciente de que ha descuidado Europa para recuperar su trono en USA con sus últimos dos discos, Mariah ha grabado un cover con originalidad cero: I wanna know what love is de Foreigner. Imaginamos que su discográfica le encargó una power ballad y al no ser capaz de componer una nueva, se agobió y encendió la tele para inspirarse. El recopilatorio The power of love le dio la solución: hacer una canción al estilo de Foreigner. Como tampoco le salió, pasó total de complicaciones y directamente versionó el original.

 

El resultado es una canción poco interesante, casi intrascendente, que además llega 15 años tarde. Vocalmente Mariah demuestra que sigue en plena forma, al menos retocada con autotune en el estudio. Los susurros son tiernos, no irritantes, y los belts son poderosos, transportándonos a esa década de los 90 de donde nunca debimos salir. La producción es solvente pero aburrida, al no proponer arreglos mínimamente originales o sorprendentes. La base de chasquido de dedos ya era hortera en 1994, no tiene ningún sentido recuperarla.

No obstante, todo lo que no sea 2009 crea una nostalgia desbocada en nosotros porque siempre preferimos vivir en el pasado (y más si el presente se llama Miley Cyrus). La batería es tan excesiva y viene tan poco a cuento que necesitamos amarla, pues lo hortera no tiene gracia si no es excesivo, y esa combinación es lo que hizo grande a Glitter (y a la foto que acompaña esta reseña). La canción es manida, casposa e innecesaria, pero al meterse en la máquina del tiempo Mariah también ha conseguido recuperar parte del brillo de su voz pasada. Los graves son sólidos, los belts son excesivos y el conjunto es hortera. Realmente la habíamos echado de menos.

El piano del principio es todo un acierto, porque toda canción con piano es una buena canción. Da gusto saber que aún hay gente en la industria estadounidense que sabe tocar instrumentos.

 

El rollo desfasado clásico de la canción alumbra esperanza sobre el nuevo disco de Mariah (producido enteramente por The dream, algo que nunca puede ser bueno). El videoclip será sin duda una sucesión de planos de Mariah cantado en un teatro vacío, que pasará a llenarse de fans con el cambio de tono final (mientras el ventilador que apunta a Mariah se pone a toda potencia, en la mejor tradición de Norma Duval). Sería más deseable que hubiea versionado algo más transgresor o sorprendente, pero las intenciones son tan buenas que no podemos ensañarnos. ¡Si hasta utiliza whistles sacados de Music Box para el estribillo final!

Al menos en cd Mariah puede seguir rompiendo cristales.

 

Te gustará si… tienes más de 30 años y te preguntas qué fue de aquella muchacha que cantaba Without you. No quieras saber lo que ha pasado entre medias.

Leona Lewis cabalga hacia el éxito

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis

Escucha Don’t let me down

 

Hace poco más de un año Leona Lewis lo fue TODO con una canción que Mariah Carey habría matado por tener. Bleeding love es sin duda una de las pocas mejores baladas de los 2000, y demostró no solo que una acelga puede ser #1 en USA, sino que no es necesario ser una ramera para conseguir el éxito. Su espectacular y merecido triunfo (fue la canción más exitosa de 2008 en todo el mundo) demostró que aún hay esperanza para las baladas y para las melodías desencadenadas entre el gran público. Leona además puso en práctica una de las campañas promocionales más inteligentes que se recuerdan al rodar dos videoclips, uno centrado en sus ojos verdes y su pelo rubio (UK) y otro que acentuaba su piel morena (USA). Magistral.

La canción además puso en lo más alto de la industria a Ryan Tedder, que aún no ha acabado de contar los dólares que ganó gracias a ella y a Apologize, cantada por él mismo con su banda One Republic. La depredadora de Beyonce en seguida olió el filón y le obligó a hacerle una canción igual (Halo), aunque para ello tuviera que plagiarse a sí mismo una vez más y dejar en ridículo a Kelly Clarkson con Already Gone (polémica que le ha costado a Kelly la cancelación de toda la promo de su último disco, lo que suponemos que quiere decir que ya no será portada del periódico local de Milwaukee).

Las cuatro canciones que hemos mencionado son exactamente iguales, y Tedder no parece tener la intención de producir nada mínimamente diferente. Allá él. Es posible que cuando termine de contar el dinero (porque se le haya acabado) espabile y haga algo nuevo.

 

El caso es que Leona estuvo promocionando Bleeding love durante dos años, y aunque sacara tres singles de lo más random posteriormente (entre ellos una versión bien cantada de Run, de Snow Patrol) el tremendo éxito de su primer single la eclipsó cual Whigfield. Tampoco es que sea difícil, Leona es un ser humano intrascendente a pesar de su indudable talento vocal. Se echa de menos algo de personalidad, dramatismo, exceso y por supuesto horterismo en sus interpretaciones. Aún no ha dado un concierto entero y tiene que demostrar que vale más que su single, algo que podría volverse en su contra. De momento pertenece al grupo de cantantes (fundado por Rihanna) que son tan buenas como las canciones que les hacen, y dependen totalmente del productor de moda. Quizá por eso entre las tres nominaciones a los grammy que recibió no estuvo Best new artist, siendo su puesto ocupado por los Jonas Brothers con su tercer disco.

Pues bien, Leona vuelve este año a pesar de que el politono de Bleeding love aún está despegando en la siempre vanguardista España. Sacar discos en menos de dos años es una ordinariez, pero en su defensa hay que decir que Spirit (titulado igual que aquella película protagonizada por un caballo, qué cosas) salió en 2007 en UK, así que no nos podemos imaginar hasta dónde están de Bleeding love en aquel país.

El lanzamiento del disco irá acompañado de un autobiografía (!) que aburrirá a lectores de todo el mundo. Realmente nos cuesta imaginar que puede haber de interesante en la vida de un mujer que siempre está dormida. Probablemente la mayor aventura de su vida fue cuando se fue al centro de Londres sin el abono transportes.

 

El primer tema que se ha filtrado de su segundo disco (no necesariamente single presentación) es Don’t let me down. Está producida por Timbaland y acreditada como un featuring de Justin Timberlake, al que por más que intentamos no oimos por ningún lado. Parece claro que Leona no duda en utilizar el nombre de Justin para que alguien le haga caso (como Madonna).

El sonido de la canción demuestra que Timbaland no hace canciones en serio sino en serie, y Don’t let me down llega 3 años tarde (como Madonna) a la moda del beat machacón. La verdad es que tiene un rollo pop que es muy agradable, por momentos acústico (aunque todos sabemos que no hay instrumentos reales por ningún lado), y nos inspira playa, vestido blanco y crines al viento. El problema es que la melodía una vez más queda neutralizada por la innecesaria base r&b.

La emoción en la voz de Leona es nula, aunque ya contábamos con eso. Si bien no esperamos que la muchacha revolucione el mundo del pop, decepciona y cansa bastante que le hayan endosado haya recurrido a productores tan predecibles como Timbaland. En realidad no nos extraña que Leona cante con tan pocas ganas, porque nunca las ha tenido, pero es que la canción podría ser intercambiable con cualquier tema r&b de los últimos 4 años. Y ya va siendo hora de que el público se rebele ante el tedio al que Timbaland nos ha condenado.

 

Así que recorad, NO mandéis Leona a 343.

 

Te gustará si… conoces alguna canción de Leona Lewis aparte de Bleeding love.

Mika, ¿puede el pop ser demasiado tontorrón?

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 20 julio 2009 by vescomoeresunazorra

MIKA_WeAreGolden_big

Escucha We are golden

 

Mika compuso (y arrasó con) uno de los himnos pop más perfectos de los últimos años, Grace Kelly, en 2006. Conseguir semejante repercusión con un single debut marca inevitablemente el resto de tu carrera, a pesar de que para muchos Relax o Lollipop eran aún mejores que aquella. A nosotros solo nos gusta Grace Kelly, la princesa y la canción, pero nos encanta demasiado como para no prestar atención al regreso del mariquita más encantador del pop (ahora que George Michael se ha hecho porrero).

We are golden sigue en la linea de pop intrascendente e instantáneo de su disco anterior, y mantiene las influencias de Queen y del dance ochentero. La canción recuerda quizá a Give it up de Steve Miller Band, y se basa mucho en el estribillo (que ya debe estar siendo estudiado por los abogados de Belinda Carlisle), al que se le nota demasiado que aspira a ser himno veraniego (o sintonía de anuncio de estrella damm). El tema evoca guarrillas rubias jugando al volley-ball y garrulos cantando borrachos mientras las miran (insisto, los publicistas de estrella damm tienen que tener los derechos ya).

La fórmula puede parecer perfecta y Mika sigue alternando susurros con grititos, pero quizá se echa de menos la frescura y dinamismo de sus primeros singles. También repite el artwork de colorines y vuelve a trabajar con niños (cuidado, Mika). Le daremos una oportunidad a su disco y esperamos que haya canciones que se olviden de la presión por repetir el éxito y Mika vuelva a sonar tan especial y catchy como hace dos años. No hace tanto de aquello… quizá ese sea el problema.

 

Te gustará si… eres uno de esos gays a los que les gusta disfrutar de las cosas pequeñas de la vida.