Archivo para Autotune

Mariah Carey dispuesta a todo para ser la reina de Kiss FM

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 29 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

mariah

Escucha I wanna know what love is

 

Mariah Carey es una de las pocas vocalistas cuya voz es instantaneamente reconocible en todo el mundo. Hay quien canta mejor que ella, hay quien canta peor, y hay quien sí sabe distinguir la ropa que le sienta bien y la que no. Pero pocos han conseguido elevar su voz hasta formar parte de la cultura popular. Mariah es por derecho una de las mayores estrellas de los últimos 20 años.

Pero quizá por esa característica personalidad la diva apenas se molesta en innovar cuando hace una versión de otro cantante, táctica que le ha reportado sus mayores éxitos en Europa, donde las cosas nuevas nos incomodan. Con excepción de I’ll be there, sus versiones a menudo se limitan a remasterizar la base original y prestar sus susurros para la causa. Algo que los japoneses acertadamente denominaron karaoke.

Consciente de que ha descuidado Europa para recuperar su trono en USA con sus últimos dos discos, Mariah ha grabado un cover con originalidad cero: I wanna know what love is de Foreigner. Imaginamos que su discográfica le encargó una power ballad y al no ser capaz de componer una nueva, se agobió y encendió la tele para inspirarse. El recopilatorio The power of love le dio la solución: hacer una canción al estilo de Foreigner. Como tampoco le salió, pasó total de complicaciones y directamente versionó el original.

 

El resultado es una canción poco interesante, casi intrascendente, que además llega 15 años tarde. Vocalmente Mariah demuestra que sigue en plena forma, al menos retocada con autotune en el estudio. Los susurros son tiernos, no irritantes, y los belts son poderosos, transportándonos a esa década de los 90 de donde nunca debimos salir. La producción es solvente pero aburrida, al no proponer arreglos mínimamente originales o sorprendentes. La base de chasquido de dedos ya era hortera en 1994, no tiene ningún sentido recuperarla.

No obstante, todo lo que no sea 2009 crea una nostalgia desbocada en nosotros porque siempre preferimos vivir en el pasado (y más si el presente se llama Miley Cyrus). La batería es tan excesiva y viene tan poco a cuento que necesitamos amarla, pues lo hortera no tiene gracia si no es excesivo, y esa combinación es lo que hizo grande a Glitter (y a la foto que acompaña esta reseña). La canción es manida, casposa e innecesaria, pero al meterse en la máquina del tiempo Mariah también ha conseguido recuperar parte del brillo de su voz pasada. Los graves son sólidos, los belts son excesivos y el conjunto es hortera. Realmente la habíamos echado de menos.

El piano del principio es todo un acierto, porque toda canción con piano es una buena canción. Da gusto saber que aún hay gente en la industria estadounidense que sabe tocar instrumentos.

 

El rollo desfasado clásico de la canción alumbra esperanza sobre el nuevo disco de Mariah (producido enteramente por The dream, algo que nunca puede ser bueno). El videoclip será sin duda una sucesión de planos de Mariah cantado en un teatro vacío, que pasará a llenarse de fans con el cambio de tono final (mientras el ventilador que apunta a Mariah se pone a toda potencia, en la mejor tradición de Norma Duval). Sería más deseable que hubiea versionado algo más transgresor o sorprendente, pero las intenciones son tan buenas que no podemos ensañarnos. ¡Si hasta utiliza whistles sacados de Music Box para el estribillo final!

Al menos en cd Mariah puede seguir rompiendo cristales.

 

Te gustará si… tienes más de 30 años y te preguntas qué fue de aquella muchacha que cantaba Without you. No quieras saber lo que ha pasado entre medias.

Anuncios

Obsessed: vuelve la Sylvia Plath post-moderna

Posted in Divas with tags , , , , , , on 8 julio 2009 by vescomoeresunazorra

Mariah_Carey_-_Obsessed_(Official_Single_Cover)-786792

Escucha Obsessed

 

“Got you all fired up with your Napoleon complex / Seeing right through you like you’re bathing in Windex” (Estás todo emocionado con tu complejo de Napoleón / Eres transparente como si te bañaras en cristasol).

Mariah Carey es una de esas cantantes de las que no hace falta reírse porque ella sola ya es una parodia. No sabemos si se siente ingeniosa dedicándole una canción a Eminem en la que le acusa de drogadicto e impotente (como si no estuviera ya claro), pero lo que parece claro es que su objetivo es la polémica fácil. El videoclip de Obsessed se estrena la semana que viene, y la propia Mariah se viste de Eminem para acosarse a sí misma. Clase.

Imaginamos que además habrá cobrado dos nóminas.

 

La canción es un intento por parecer moderna a través de una base machacona y monótona. Olvidando que se hizo famosa rompiendo cristales a base de grititos, Mariah lanza un single plano, cantado sin ganas, y lo que es peor, USANDO AUTOTUNE. Su voz queda distorsionada por momentos, muy robótica y muy Cher. Probablemente ella piense que le ha salido solo. Ante estos recursos nos preguntamos hasta qué punto la presencia el propio artista en el proceso de grabación es necesaria. Si cada nota será retocada digitalmente para llegar donde la garganta no puede, ¿qué sentido tiene que haya un ser humano en primer lugar?

A Mariah en realidad le ha traicionado su propio talento. Estoy seguro que a ella le encantaría cantar peor, o ser más limitada, para así no tener que grabar aburridísimas baladas pop, y concentrarse solo en colaboraciones con raperos que morirán en un tiroteo antes de lanzarse el cd. Teniendo en cuenta que ya no le queda más ropa que quitarse, la única mujer capaz de ir a un funeral con escote y lentejuelas sigue renegando de su pasado musical y se deja manosear digitalmente por estrellas del hip-hop que no sabrían distinguir un piano de un violín. Obsessed la podría cantar cualquiera, y mientras Shontelle, Towanda y Bunifa bailen la canción en la disco no tendrán ni remota idea de que es Mariah la autora. Porque ya no importa.

 

Este tema vulgar y sin personalidad es el single presntación de Memoirs of an imperfect angel (en fin…), que se lanzará el 25 de agosto. Es la tercera parte de la trilogía de la emancipación de Mimi. Sin duda la canción será #1 en USA (ya es #4 en itunes), uno de los mercados musicales más tediosos, donde llevan comprando la misma canción 10 años. Esa parece ser la única ambición de Mariah Carey, quien está a punto de igualar el record de los Beatles de 20 #1’s. Cuando lo consiga, quizá decida volver a utilzar su voz para algo más que para gimotear sobre bases rítmicas que al fin y al cabo no dejarán que se la escuche.

 

Te gustará si… eres fan de Mariah Carey. Solo ellos son capaces de tragarse todas las bromas de mal gusto que Mari tiene a bien gastarles.