Archivo para diosa

En busca de la mejor canción de Madonna

Posted in Divas with tags , , , , , , , , on 19 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Madonna no está en su mejor momento. Aunque se niegue a abdicar, Lady Gaga está a punto de arrancarle a hostias el cetro de Reina del Pop. De repente hasta parece guay atacarla, pero no debemos olvidar que la de Madonna es una de las carreras más espectaculares de la industria de la música (recordad: Hard Candy no existió). No vamos a decir nada que no esté más que manido (prohibido decir la palabra “reinvención”), simplemente haremos un repaso por las mejores canciones de Maddie hasta elegir solo una, por muy difícil que resulte. La decisión no ha sido fácil, y la votación ha estado llena de tirones de pelo hostias como panes. Pero nos gustan los retos, y nos gusta vivir al límite. Y nos gusta Madonna.

Al empezar la selección, había una serie de absolutos ICONOS que simplemente no se podían quedar fuera. Enseguida hemos llegado a 10, lo cual dice mucho de la mastodónica dimensión de la obra de Madonna. Dado que lo que hace eterna a una canción es su éxito (pop viene de popular), avisamos que no hay caras b, ni descartes, ni reprises de Evita. Se trata de 10 temazos mundialmente conocidos de los cuales adjuntamos link aunque sabemos que os conocéis hasta el último gemido, pero es necesario volver a hacer justicia a la prostituta más famosa del mundo. Y de paso, os marcáis un guateque por todo lo alto, como hemos hecho nosotros mientras lo escribíamos.

 

Que empiece a correr el ron.

 

Like a virgin. Esta canción introdujo el concepto de ironía en el mundo del pop: la única forma de saber si estás enamorada es si se te regenera la virginidad. Y todo esto cantado por una muchacha con permanente aspecto de recién violada. ¿Puede haber algo más romántico? Madonna en su momento fue incomprendida y nadie supo ver su sensibilidad, pero Like a virgin sigue muy viva en nuestros corazones y en nuestras caderas. A pesar de ser vocalmente vergonzosa, el ritmo y la filosofía siguen estando vigentes hoy en día. Porque todos nos hemos sentido alguna vez “shiny and new” como un coche nuevo que ya está que arde, y esta canción nos ha dado una mala excusa para bailar como strippers. Eternamente agradecidos.

 

Vogue. Y hablando de bailar, Vogue resume TODO lo que serían los 90: frivolidad, mitomanía, chasquido de dedos, hombres que bailan como mujeres y pose, mucha pose. Esta canción es el tipo de acontecimiento musical que Lady Gaga quizá nunca grabe, al condensar susurros, gemidos, onomatopeyas, órdenes (la canción está toda escrita en imperativo) y una coreografía atemporal. Puede que nadie se la sepa del todo, pero Vogue ha sido la razón esencial por la que los mariquitas de todo el mundo van a la discoteca con abanicos.

 

Material girl. Madonna reniega de esta canción, lo cual demuestra que es estúpida. Según ella (y no nos sorprendería nada que estas declaraciones fueran de la etapa Ray of light) Material girl fue escrita desde un punto de vista irónico… y la gente se la tomó en serio. Tanto que empezaron a llamarla así, lo cual a ella por supuesto la indigna mucho y por eso se cambió el sobrenombre por “Ambición rubia”, que es mucho más profundo. Pero Material girl va más allá de la propia Madonna, por el ritmo, por los grititos, por la voz de lolita guarrona (cuando estaba a punto de cumplir 30) y por el hecho de que cuando parece que la canción va a acabar, te sorprende con un epílogo que podría durar horas (desgraciadamente no es así). Materia-al!

 

Secret. Elección controvertida (la clara candidata era Ray of light, para que nos vamos a engañar), porque de esta canción no se acuerda nadie excepto Marta Sánchez. Madonna descubrió el wonderbra y se volvió loca (al menos de este modo se puso sujetador), haciendo el ridículo de flirtear con el r&b porque en aquel momento Janet era Dios. El problema es que Maddie es como el amigo gracioso de todas las pandillas, si se pone seria todo el mundo pasa de ella. No obstante, Secret es una gran canción con muchos matices, que intenta contar una historia e incluso sonar old-school. Este rollo tan melancólico es inédito en Madonna, y de hecho ella está como un pulpo en un garaje, pero como siempre supo esclavizar a los mejores músicos del momento para que le hicieran lo que ella quería (probablemente dentro y fuera del estudio). El resultado es un disco espantoso con un fantástico single presentación. Muy bien Madonna, pero no vuelvas a hacerlo más.

 

Deeper & deeper. Hay una fina línea entre ser sensual y dar asco. Madonna se meó en esa línea durante su etapa Erotica. Puede que los dientes de oro sean lo más entre la comunidad gitana, pero si eres una super-estrella no puedes parecer un delincuente juvenil. Madonna perdió un poco el norte, y se puso a cantar sobre los consejos que le dieron sus padres en un video en el que se restriega con mogollón de gente. Eso no es ser una zorra, es estar enferma. Lo que pasa es que la base de la canción es demasiado alucinante y hace una autorreferencia a Vogue. Somos todo tuyos, Madonna.

 

Like a prayer. GOSPEL. DRAMA. TETAS. Like a prayer resume todo por lo que deseamos que Madonna sea nuestra madre. A pesar de parecer compuesta por José Mª Cano, esta canción redefine el concepto de subidón, de manos al cielo y de cantar con cara de pena en una discoteca atestada de tíos sin camiseta. Todos nos quedamos rubios cuando vimos el video de pequeños, pero mezclar a un chulazo con un camisón de satén y con el Ku-Kux-Klan merece la mayor de las ovaciones. Grande.

 

Frozen. Esta canción es un poco coñazo, no nos engañemos, pero fue TAN grande que Madonna tuviera la poca vergüenza de volver hecha una mística que hay que rendirse ante ella. Cuando parecía estar acabada, descubrió a un DJ malviviendo en un garito indie y cumplió todos sus sueños. La producción, en su momento realmente innovadora, está llena de detalles, muy elaborada y muy elegante. Incluso Madonna aprendió a cantar tras Evita (para luego volver a olvidarlo). Una pena que acabara tarifando con William Orbitt, pero al menos Ray of light seguirá siendo legendario, como el disco más conceptual, adulto y ambicioso de la carrera de Madonna. Y uno de los mejores de los 90. En ese momento comprendimos que ella nunca estaría acabada, porque sus fans tragarían con todo. Las velas de incienso y los tatuajes de henna de la Bravo se convirtieron en nuestra ley, y hoy en día aún nos ponemos Skin cuando creemos que somos demasiado complejos para que alguien nos entienda.

 

Holiday. Por aquel entonces Madonna y Cyndi Lauper eran las dueñas del cotarro (¿no habría sido maravilloso vivir en esa época?) y competían en ver cuál de las dos llevaba más complementos. El video tiene el mismo concepto que Single ladies, pero es más rollo clase de aerobic de extrarradio, más sin pies ni cabeza y más anarquía. La canción es demasiado buenrollera para no incluirla y Madonna se acostó con Narada Michael Walden para que se la produjera. LEYENDA.

 

Hung up. Esta canción es ciertamente vulgarzota y acabamos hasta el chirri de ella, pero sirvió para probar una serie de reglas incorrompibles: 1. Madonna se abre de piernas sin levantar una ceja. 2. Ella consigue absolutamente todo lo que quiere (ABBA se negaba a darle el sample de Gimme gimme gimme, pero ella sabía que sin él la canción no valía ni para el catálogo de Vale Music). 3. Aunque estés bailando sola SIEMPRE debes llevar tacones. 4. Los japoneses no son aburridos, es que nadie les pone la música adecuada. 5. Si no tienes tiempo para limpiar el espejo, no pasa nada, tú sigue bailando. 6. Las negras de Londres son igual de chonis que las de Nueva York. 7. Si acabas el videoclip en una discoteca, la felicidad está asegurada. 8. Ningún gay del mundo soportará que sus amigos se sepan mejor una coreografía que él mismo, aunque para superarles tenga que dejar la carrera y pasarse el día ensayando. 9. Si al final te caes rendida por el peso de la edad, pon cara sensual y finge que no ha pasado nada.

 

La isla bonita. La que probablemente sea la peor letra de todos los tiempos ha conseguido hacerse un huequito en nuestros iPods. La isla bonita tiene un rollo tan entrañable, tan casposo y tan sacrílego que hay que amarla. Se supone que hay más palabras en español aparte de “la isla bonita”, pero a ver quién es el listo que las entiende. En el video Madonna se enamora de un gitano, que se supone que es San Pedro (!) y luego se viste de flamenca, porque ella creía que todo el mundo en España iba vestido así (declaraciones reales de 1996). Pues no, Madonna. Y te sorprendería saber que también tenemos carreteras asfaltadas. El caso es que esta canción nos permite poner en práctica los pasos de flamenco que hemos ido aprendiendo en las bodas de nuestras primas. Una vez más, te lo debemos todo.

 

Después de muchas caipirinhas deliberaciones, hemos llegado a la conclusión de que por sonido, por icono, por elegancia, por absurdez y por tetas en cono la mejor canción de Madonna (y por tanto de la historia del pop) es:

 

 

VOGUE

Strike a pose

 

(y vota en la encuesta)

 

Anuncios

Lady Gaga hace historia en 5 minutos

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , on 10 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Es realmente difícil de comentar. Todo lo que sucede durante la reproducción del video de Bad Romance es puro exceso, belleza y horror, minimalismo y exageración. Lady Gaga de nuevo confía en los artistas europeos del momento para no promocionar, sino ELEVAR su nuevo single a la categoría de “experiencia que hace que se te caigan las pelotas”.

Por muy repetido que esté (y sobre todo en este blog) Gaga no tiene igual, ni en el pasado ni en el presente. Porque siempre va más allá, y siempre tiene un nuevo look aún más espantoso que el anterior. El video está tan lleno de contrastes que la experiencia resulta realmente desconcertante: es tan erótico como sórdido, entretenido como dramático, y tan sugerente como desagradable. Mientras tanto, ella lo da absolutamente TODO, consciente de su posición en la historia de la humanidad del pop. Si la estética es apabullante, Stephanie Germanotta consigue ser el centro del circo, con su actitud de animal escénico insaciable.

 

Hay zombies punk, hay terror, hay tacones y encima hay coreografías. Con Showgirls como claro referente (y si no, lo decimos nosotros, Nomi Malone está en cada paso de ese baile), Gaga nos presenta un infierno sexual absolutamente pulcro pero podrido. Un bad romance pero de verdad, de los que destruyen. Ella es consumida y consume, a través de una acumulación de imágenes enfermizas rodeadas de halógenos de tanatorio, pero aun así deliciosmente glamourosas. No da tregua, cuando crees que se va a acabar aparece con unos tacones nuevos, divina y monstruosa, metralla en las tetas, apoteosis. Mención especial merecen los planos en los que Gaga se convierte en Amy Winehouse (4:25) y en Roser (3:47). Y encima hay coreografía.

 

Y atención a la versión definitiva de Alejandro, lanzada hoy en itunes, con una producción mucho más sofisticada que la que se filtró hace una semanas. No es que sea la mayor estrella del momento, es que es la única. Realmente impresionante, por concepto, por inquietante y por ser la stripper más fabulosa de la historia. El lujo, el sexo y la destrucción nunca habían sido tan amigos.

 

Algún día todo esto será estudiado en galerías de arte.

Hasta entonces, larga vida a la Reina.

 

Dos canciones nuevas de Lady Gaga: porque la vida puede ser maravillosa

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 octubre 2009 by vescomoeresunazorra

gaga_005

Escucha Alejandro

Escucha No way (No shout)

La muy cabrona no solo se deja la piel (literalmente, seguro) cada vez que actúa sino que además no deja de componer. A la espera de que se filtren los 8 temas nuevos de The fame monster, han aparecido de la nada dos canciones que nada tienen que ver con esa re-edición. Por cierto que las portadas son simplemente fantásticas: tanto la “menina trans” como la “niña de The ring“. Nos parece inconcebible que exista alguien en el mundo que no vaya a comprárselo. Celebremos su talento con dos momentos cumbre en nuestras vidas recientes: uno y dos.

Alejandro es un claro homenaje a Abba, tanto en la letra como en las intenciones. Una canción techno-pop intrascendente en la que Lady Gaga cumple el sueño de Ricky Martin: hacer un estribillo lleno de nombres de hombres latinos. Además da un paso más en la carrera de cualquier estrella del pop, porque dice palabras en español y también dice “ale ale ale”.

Suena un poco a plagio del primer disco de Ace of base (en concreto Wheel of fortune), lo cual solo engrandece a Gaga, porque si hay que robar ideas solo merece la pena hacerlo con Ace of base. Ella dice que compuso sus nuevos temas viendo desfiles de moda de Europa del este, y está claro que Alejandro fue compuesta viendo algo con muchas hombreras y jerséis estampados con caras de mujer con los labios rojos.

No way es igualmente eurodance. Gaga sabe dónde está el buen material y pasa de raperos y armas de fuego: todo lo que sucedió en Europa entre 1991 y 1999 fue simplemente magistral (la caída del muro de Berlín solo era el comienzo), así que estamos encantados de que la cantante de moda comprenda que ese sonido debe ser recuperado cuanto antes y que 2 Unlimited se merecían un comeback mucho más que Whitney.

La canción recuerda un poco a Quicksand (el tema que Lady Gaga compuso para Britney), por ese sonido preciosista que Tatu elevó a la categoría de arte con Not gonna get us. No way habría sido #1 en toda Europa en 1996, época en la que el dance se tomaba super en serio a sí mismo y hacía letras políticas llenas de onomatopeyas e indicaciones de cuándo dar las palmas. Gaga además le pone pianito y repite “no way”, con lo cual nosotros estamos vendidos ya. Además, incluye una frase tremendamente folclórica de la que hay que ser fan: “this is my house and I won’t allow this disrespect”. Ma-gis-tral.

Dí que sí Stephanie, Bebe intentó decir lo mismo y le salió un churro que solo sirvió para bailarlo en todas la orquestas de pueblo. Ansiamos tus nuevas canciones, y mientras tanto seguiremos fascinándonos ante el enome mérito que tiene haber llegado tan lejos siendo tan fea. Porque el pasado siempre vuelve. Pero no sufras, porque todo el mundo sabe que las que van de excéntricas es porque en realidad son superfeas, y ahora tienes dinero de sobra para comprarte todo tipo de pelucas y máscaras. Y si no arráncale lo pelos a Shakira, nosotros estamos contigo a muerte.

Te gustarán si… crees que Whigfield es la verdadera reina del pop.

Whitney se va de fiesta con los amigos de su hija

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , on 17 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Al igual que Madonna, Whitney pretende que olvidemos que tiene 50 años al rodearse en su nuevo videoclip de mogollón de jovenzuelos de 20. La diferencia es que Whitney no se acuesta con ellos (en público). El video está ambientado en los 60, que es cuando Whitney tenía 20 años, en la parte de atrás de la tintorería Tamara. Nada puede salir mal con este planteamiento, ni siquiera cuando Whitney entra por la apestosa cocina con su abrigo de pieles. Esa escena por cierto está claramente recreada por ordenador, porque Whitney no se mezcla con el servicio jamás, excepto para pedirle un poco de pasta prestada.

El video tiene mucho ritmo, mucho colorido y muy poco sentido, lo que equivale a un absoluto SMASH. Aposté por esta canción en su momento y lo mantengo, al igual que boicoteé el single de la pesada de Mariah Carey y acerté. Esperamos que se filtre un making-of con Whitney recogiendo los billetes del video para comprase un abrigo de pieles (o un paquete de tabaco). Whitney se pone hasta tres vestidos y tres pelucas para esperar a su chulazo, que nunca llega (la historia de nuestra vida, hija). Casi mejor, porque me temo que si el tipo apareciera tendría 16 años, y sería realmente embarazoso. El caso es que la cabrona de Whitney sí que parece tener 20 años, lo cual demuestra que cuando eres una DIVA ni todo el crack del mundo puede detenerte. El otro día Whit le dijo a Oprah que ella era más de nevaditos, pero no me lo creo porque estropean mucho la piel, y ella está maravillosa. Ahí hubo cucharilla.

 

El otro video de Whitney, I look to you, es más cutre sobrio. Con una peluca muy Concha Velasco y sentada en una balda de hormigón (no es una broma), Whitney nos recuerda que no es una diva más, sino que es una diva a la que su marido escupió en la cara. Y eso no solo te deja un poco loca sino que te curte, y te da estatus. El drama y la superación personal han sido los protagonistas de este comeback, que ha llevado a Whitney a ser #1 en todo el mundo (probablemente en España sea #20 o algo así), y presumiblemente a que pongan El guardaespaldas, de François Truffaut, en televisión española este finde.

“¡Mi guardaespaldas! ¡han dado a mi guardaespaldas!”

Por favor qué ganas de llorar.