Archivo para Ghetto

Nuestras negras favoritas vuelven para darlo todo

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 17 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

negra

Escucha Make me, de Janet

Escucha Yesterday, de Toni Braxton

Escucha I hate love, de Toni Braxton

Escucha Doesn’t mean anything, de Alicia Keys

 

No falla. Con el invierno llega la ropa elegante, las películas con con personajes que hablan mogollón y las divas apuran sus últimas existencias de botox para tratar de ganarse unos millones de dólares y así pagar la hipoteca de sus mansiones en Atlanta (mientras aseguran que siguen siendo de ghetto). Ahora que la puta ama (Whitney) ha dicho que la fiesta puede empezar, no hay quien pare a sus cachorras.

Todo suena a ya escuchado, todas las canciones son sumas perfectas de otros temas que fueron éxito, o mejor aún, que eran cojonudos pero que nadie conoce. Eso lo sabemos y no nos importa, pondremos cara de “wow, ¡no he oído nada como esto en mi vida!” y gritaremos, chasquearemos los dedos y moveremos el cuello como la primera vez (que probablemente fue viendo Cosas de casa).

 

Make me de Latoya Janet Jackson apareció el día después de que ella actuara en los VMAs rindiendo homenaje a su hermano. Ejem. Se trata de un regalo a los fans (un regalo a los fans habría sido no grabar sus últimos tres discos) y una promesa de que volverá a tope el año que viene. Es una buena idea, realmente, ya que su única competencia será Rihanna y Christina Aguilera, dos zorras que tardan tanto en maquillarse que Janet podrá perfectamente adelantárseles y salir al escenario antes.

La canción es decente, un poco 80s-ciberpunk, un poco Rhythm Nation, un poco Michael Jackson. Ejem. Janet dice que regresará a los orígenes en su nuevo disco, que es lo que dicen todas después de hostiarse en las listas por creerse modernas. Nosotros somos muy old school a pesar de no haber pisado Harlmen en nuestra vida, así que la apoyamos incondicionalmente. A ver si con todo el drama mediático y todos los jerséys de cuello vuelto que se ha puesto a la gente se le olvida lo de el montaje para distraer la atención sobre el juicio de su hermano la Superbowl y podemos amar a Janet tranquilamente.

Te gustará si… te parece que Million dollar bill necesita un remix de Daft Punk, o simplemente necesitas unos tiritos antes de que llegue el single de Michael.

 

La siguiente es Toni Braxton, una ¿mujer? que lo fue TODO entre 1993 y 1997 (la única etapa musical que realmente importa) pero que desde entonces lo único que ha hecho es participar en Dancing with the stars. Y ni siquiera ganó. El caso es de después de que Toni alguien filtrara medio disco en la red, hay single oficial, Yesterday, un plagio de Halo que no es que sea plagio de “tiene un rollo parecido a…”, sino que es plagio de “Beyoncé va a DESTRUIR a esta zorra en los tribunales”. Poco destacable.

Otro tema de Toni que ha salido es I hate love, muy bonita y muy poco original. Otra de esas canciones que a Ne-yo le sobran y le gusta regalar a cambio de joyas y abrigos de pieles favores sexuales, porque él es un macho. I hate love podría perfectamente ser un descarte de Secrets, y con eso nos conformamos.

Te gustará si… estás leyendo esto en 1996 (vas a fliparlo con el porvenir de Shakira, por cierto)

 

Y nos conformamos porque en realidad no nos acordamos de ninguna de esas canciones, o mejor dicho, de ninguna otra canción en el mundo desde que escuchamos Doesn’t mean anything. Alicia Keys pone en marcha la termomix y mete un poquito de No one, un poco de Because of you y la misma letra que If I ain’t got you y en 4 minutitos tiene listo un temazo preparado para arrasar estas navidades en los ipods de las perdedoras a las que su novio ha dejado por estrechas.

La cabrona de Alicia puede que se pase la vida durmiendo, pero cuando se autoplagia compone no hay quien le tosa. La canción es preciosa, muy simple pero muy de ir a cámara lenta y encender luces con el estribillo final. Sin duda es uno de los singles del año. El otro, Million dollar bill, también está compuesto por ella, lo cual la confirma como la Lennon/McCartney (¿cuál era cuál?) de nuestros días. La muy puta aguarda el lanzamiento de su disco desde el #1, gracias a su colaboración con Jay-Z y Lil Mama (musa de este blog), Empire state of mind, canción que al estar involucrada Alicia tiene CLASE, no como toda la puta mierda rap, que debería estar prohibida.

Te gustará si… tienes sentimientos.

Anuncios

Divas live 09 decreta el comienzo del fin del mundo

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , , on 22 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

miley

 

La siempre nostálgica (y por tanto hortera) VH1 dio en 1998 la gran oportunidad a verduleras de todo el mundo (Cuba incuida) para berrearse y quererse y hacerse peinados imposibles públicamente. Durante los 90 el pop estuvo marcado por voces femeninas que gritaban en todas sus canciones fuera o no necesario, y simbólicamente el 99 puso fin a su reinado al ver nacer a mamarrachas como Britney Spears o Jennifer Lopez, que ni sabían cantar ni les hacía ninguna falta.

Once años después el show se reinventa rindiéndose ante un puñado de chonis cuyo mayor logro, lejos de las ventas millonarias de sus abuelas artísticas, es arrasar cada año en los Teen Choice Awards.

 

En 1998 Mariah Carey celebraba su divorcio utilizando camisetas como si fueran vestidos. Su aportación al show fue un peinado mítico (dentro del cual suponemos que ya guardaba ansiolíticos) y una voz que estaba en su mejor momento. Celine Dion, tan fea como siempre, le debió robar el líssima de rowenta para cantar aquel bigger-than-life My heart will go on. Las otras participantes fueron Shania Twain, Gloria Estefan (que en realidad fue contratada para fregar el escenario pero acabó colándose en el setlist) y la homenajeada Aretha Franklin. El punto algido de la noche fue sin duda (You make me feel like a) Natural woman, un verdadero gallinero sin sentido que en realidad no dista del karaoke que se marcan la tía Toñi y la tía Herminia al final de todas las bodas. Mención aparte para el momento “tell it to my hand” de Mariah a Celine cuando la urraca canadiense pretendió eclipsar a gritos a Aretha. Minuto 1:24. Hay una razón por la que no podemos evitar amar a Mariah.

En 1999 la homenajeada fue Chaka Khan, a quien está claro que nadie conocía pues relegaron a un mísero bis al final, después de que Whitney Houston (que todos sabemos que no va a ningún sitio si no es la puta reina) cantara SEIS canciones. Estando Whitney por supuesto no nos interesa lo más mínimo el resto de coristas, aunque hay que mencionar a la grandísima Tina Turner, quien acompañada de Cher y Elton John (más diva que ninguna) dio una lección magistral al resto de zorras amateur. Las otras participantes fueron LeAnn Rimes (quien por cierto se acaba de separar de su marido, un bailarín que por supuesto es gay, y como siempre en estos casos la parda de LeAnn ha sido la última en enterarse), Faith Hill (a quien amamos incondicionalmente) y Brandy, la primera tortuga en conseguir ser #1 en Estados Unidos.

 

Después de aquella gala, llena de clásicos, talento y ego, la cosa empezó a decaer. En 2000 la homenajeada fue Diana Ross, que no pudo asistir y mandó a un transformista que la imitaba en Greenwich Village. También andaban por ahí Donna Summer, como si ella no mereciera su propio homenaje, Faith Hill (ved el video otra vez, por favor), Beyonce acompañada de dos indigentes y una Mariah Carey que decidió presentarse directamente desnuda. El problema es que Diana lo tomó como un reto y se puso el mismo vestido pero en plateado. Realmente no era necesario.

El concierto no funcionó y VH1 pasó total de retransmitirlo o lanzar un dvd. En cualquier caso Diana no dio los permisos para que sus actuaciones estuvieran incluídas, al considerar que no eran demasiado buenas (como si alguna vez hubiera cantado bien). Quizá no debió prohibir que ninguna de las divas cantara con ella durante la segunda mitad del concierto. Si no hay gallinero no hay show.

 

Las posteriores ediciones de Divas Live fueron una parodia. Aretha tuvo la poca vergüenza de cantar Chain of fools con BACKSTREET BOYS, aquella banda que estuvo a punto de destruir la música en 1999. Por si fuera poco, Celia Cruz, Marc Anthony, Nelly Furtado (pre-descubrimiento del maquillaje) y Kid Rock (!) lo dieron todo en el escenario, cuando lo más cerca de una diva que han estado fue cuando Nelly le vendió una tobillera de comercio justo a Madonna durante su etapa Ray of light.

A pesar de recuperar Divas de las de verdad, las pilló a todas echas unos zorros. A la pobre Whitney ni la pusieron en la portada, pero es que no podía estar más puesta (algo que le perdonamos en el 99, pero aquí ya no sabía cantar y estaba más muerta que viva), y seguro que dentro de la peluca llevaba todo tipo de cucharillas; hasta Bobby Brown actuó en 2003 (se conoce que hostiar a una diva te convierte en miembro del club, lo cual hace de Chiquetete el Tom Jones español); Jewel y Shakira se estrenaron como zorras del pop en 2002; y las zorras más baratas, las Pussycat Dolls, supusieron el golpe de gracia para un show que se había convertido en una pasarela de chonis, drogadictas, prostitutas y Cher.

 

Este año VH1 creó mucha espectación con el anuncio de la vuelta de Divas Live. Los ejecutivos de la cadena aún deben estar secándose las lágrimas de la risa tras anunciar que las estrellas serán Miley Cyrus, Adele, Jordin Sparks, Leona Lewis y Kelly Clarkson.

A nosotros no nos hace ninguna gracia.

Miley es el cáncer del pop actual, no solo no tiene talento sino que encima es estúpida. Eso no es culpa suya (al fin y al cabo tiene 12 años) sino de su padre, ese pedazo de redneck que es Billy Ray Cyrus y que suponemos que cuando se cansó de intentar aprender a leer decidió vivir a costa de prostituir a su hija. Si bien zorritas como Britney tenían tan poco talento como ella, al menos sus canciones eran himnos pop perfectos, y se molestaban en resultar carismáticas. Quién nos iba a decir que Miley nos iba a hacer sentir nostalgia de Britney.

Adele es una gorda que al menos no se molesta en aparentar ser divertida y locuela como Teté Delgado, sino que es aburrida como una sopa de pan. Encima ganó el grammy a artista revelación porque actuó en Saturday night live la semana en que se cerraba el plazo de votaciones, y a los académicos debió entrarles el agobio. No nos gustan nada los premios a gente fea inmerecidos.

Jordin Sparks es lo más random y aséptico del pop actual, Leona es una manta y Kelly Clarkson es lo más parecido a una cantante de orquesta de pueblo que tienen en USA. Con este panorama la nueva edición de Divas Live está abocada… al más rotundo éxito, porque encima estas cinco pavas son las cantantes más de moda en la actualidad.

 

No entendemos esta falta de pasión en el nuevo proyecto, incluso artistas tan vulgares como Rihanna, Lady Gaga o Katy Perry le darían al show más brillo y personalidad. Esperamos que se guarden un as en la manga y suelten a alguna diva que efectivamente sabía sepa cantar, como Whitney, Mariah o Demi Lovato. Incluso nos emocionaría si de repente cayera del techo una jaula con la puerca de Shakira dándolo todo.

Y cuando echamos de menos a Shakira es porque algo va mal.

Whitney se pone la peluca de los domingos

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 15 julio 2009 by vescomoeresunazorra

whitney_cover_ilooktoyou_500x500

 

… Y esta vez no se la ha puesto del revés. La mujer que pasó de ser la negra que más les gustaba a los blancos a una de las figuras más controvertidas y ridiculizadas de la industria vuelve hecha toda una marquesona en la portada de su próximo álbum, I look to you. El tono 80s del conjunto y los pendientes de Jem chica pop ya nos han conquistado.

 

El disco se lanza el 1 de septiembre y ayer se presentó a los medios británicos en Londres. Como todos sabéis, se trata de la culminación profesional de la batalla que Whitney ha librado contra you-know-what durante años en su vida personal. Y a juzgar por las imágenes, ella es la única estrella que sigue conservando la clase y elegancia de antaño. Algo que no deja de ser paradójico teniendo en cuenta que también es la única que se ha revolcado por la basura abiertamente y sin ningún tipo de remilgos. Si finalmente el comeback se produce y las ventas acompañan, sin duda estaremos hablando del regreso más espectacular de la historia del pop. Natalie Cole volvió a pesar de su afición a la cocaína, Mariah se había vuelto loca, Madonna se convirtió en una cerda y Cher consiguió superar el ostracismo musical y las teletiendas a las que había quedado relegada. Pero Whitney ha tenido todos esos dramas y uno más: un marido que la dejó hecha unos zorros.

En este caso la música sí será a clave del comeback. I didn’t know my own strength, tema que se filtró hace unas semanas (y queno tenemos porque Sony music ha barrido TODOS los archivos existentes precisamente hoy, junto con los de Like I never left, el dúo con Akon que se filtró hace un año), tiene tantas buenas intenciones como pocas posibilidades de triunfar. Se trata de una balada clásica, que sin duda habría sido #10 en billboard en 1996, pero que está pasada de moda desde el primer estribillo.

Whitney necesita un hit mucho más incontestable para su regreso, pero a la vez revalidar el título de diva clásica y no dejarse llevar por modas (afortunadamente, Whitney lleva tantos años sin grabar que dudamos que sepa lo que es el autotune). Colaboraciones como las de Ryan Tedder (Bleeding love, Halo), Will.i.am (Black Eyed Peas), Alicia Keys, Ne-yo o R. Kelly conformarán un disco que aparentemente seguirá una vertiente clásica (gritona) y otra r&b (barriobajera). Hasta entonces la campaña de promoción se encargará de dejar claro que Whitney es una mujer nueva, combinando la imagen de pena con la de estrella indestructible.

 

Destruida sí que llego a estar, no nos engañemos, pero no hay nada que nos guste más que una diva arrepentida, duchada y con la peluca adecuada. Si las estrellas están para adorarlas y después regodearnos en su arrastre por el fango, Whitney Houston es sin duda la mayor oportunidad que el público tendrá para poner en práctica la infalible hipocresía de la que el pop tan a menudo se nutre.

Teóricamente Whitney debería volver a lo más alto. Lo que suceda después es otra historia.

Capuccino Maxie

Posted in Chulazos with tags , , , , , on 8 julio 2009 by chatarrera

maxwell_1

Escucha Pretty Wings

 

Los labios más deliciosos del neo-soul estadounidense vuelven después de 8 años…y de qué manera. Pretty Wings es el single de presentación de BLACKsummers’night, el primer disco de una trilogía compuesta por el álbum ya mencionado y por blackSUMMERS’night (2010) y blacksummers’NIGHT (2011). No bromeamos.

BLACKsummers’night contiene sólo 9 canciones. Tampoco es cachondeo.

 

Maxwell es de ese tipo de negros hombres que te hacen replantearte cuestiones éticolegales como la clonación humana, la violación o incluso el secuestro. Si tuviésemos que dejar de comer y dedicarnos exclusivamente a la ingesta de fluidos corporales, uno de nuestros candidatos sería Maxwell (junto a Usher y John Legend). Y no sólo por la fama que precede a los miembros de raza negra (jijiji), sino porque no conocemos otras tres voces capaces de provocarnos tal grado de excitación sensorial como las de Max, Ush y Johnnie.

Dejando de lado a los dos últimos, Maxwell es el papá crooner negro por excelencia. Consiguió la fama allá por el 96 (cuando Rebeca lo era todo en España con su “duro de pelar, duro de pelar, yo siempre en caaasaaa”) con un disco extremadamente soul y un pelo afro que hizo temblar (y caer) los sostenes (y las bragas) de centenares de yuppies negras de estados como Tennessee, Mississippi o el Bronx (no creemos que sea necesario que expliquemos por qué consideramos al Bronx un estado aparte).

Luego siguió con la misma tónica de discos neo-soul y en el 2001 espetó un “adiós caris, nos veremos pronto! Besos Shaniqua!”…regresando ahora después de 8 años. Nos comunican que Shaniqua se cansó de esperar y se pasó al crack…ahora se hace llamar Whitney.

Pretty Wings es la típica canción soul elegantona, increíblemente sexy, terriblemente preciosa y maravillosamente cantada. Lo tiene todo…para pasar desapercibida. De hecho consiguió ser #62 en las listas americanas, aunque algo mejor le fue en la lista especializada en r&b (#6) y la petó en la lista especializada en temazos para yuppies negros de más de 30 años, donde fue #1. Pero eso no sirve Maxie cielo, es como si yo me armo de valor y saco un maxisingle titulado “Seguiré por ti”…apuesto a que sería #2 en la lista de ventas de mi barriada, siendo el #1 alguien como Sandra Polop o Vicente Seguí. Classy total.

No obstante, Maxie ha vuelto muy fierce. Ha decidido erradicar por siempre ese coño que tenía por cabeza totalmente DON’T y vuelve con un estilo mucho más maduro, más clásico…y más suga daddy!!! Os hemos dejado el enlace del vídeo arriba para que os pajeéis con Maxie escuchéis Pretty Wings y os teletransportéis a un mundo de camisas de lino, frascos de Thierry Mugler y muchos, muchos boxers de lycra. No nos deis las gracias, it’s all for you, como diría miss Janet.

También os dejamos el enlace para que os bajéis el disco (aunque sinceramente dudamos que le deis al link…pero es que el disco de Legendtina todavía no se ha filtrado, pesadas!).

 

Te gustará si…te llamas Rolonda, tienes 34 años y trabajas en la boutique de LeToya Luckett como dependienta random…ah, y tienes que ser negra obviamente. Pero no muy negra, nos conformamos con que tu tono de piel discurra entre el color del café con leche y el capuccino (quítale la crema, anda).

El pasado siempre vuelve

Posted in Chulazos, Divas, Pseudoheteros with tags , , , , , , on 8 julio 2009 by vescomoeresunazorra

 

mariah1

 

Durante el último par de años se ha producido un vacío existencial en el mundo del pop, durante el cual nuestras estrellas de toda la vida estaban de vacaciones (o en la clínica de desintoxicación). El público se vio obligado a abrazar los compulsivos beats de Timbaland como nueva esperanza para el ¿pop? y la industria respondió de la única forma que sabe: soltando una nueva hornada de zorritas a las que debíamos adorar.

El problema es que, si bien Rihanna, Katy Perry o Lady Gaga se han beneficiado de que su única competencia fuera una Jessica Simpson demasiado ocupada en abrillantar su rifle (probablemente con alitas de pollo), su talento aún está por demostrar. Ninguna ha sabido llenar el vacío que las divas en paro dejaron cuando decidieron volverse locas todas a la vez. A pesar de contar con un puñado de hits incontestables (principalmente gracias a una producción de lujo y al sofisticado mundo de los politonos), su solvencia sobre el escenario es cuanto menos risible, y el pop empieza a necesitar artistas mayores de 20 años que sepan agarrar el micrófono para algo más que para tirarse encima de una tarta.

En contra de los que aseguraban que el caniche de Leona Lewis sería la heredera de las grandes divas soul de los 90, este año parece suponer la gran oportunidad para que aquellas encantadoras desequilibradas vuelvan a berrear sobre los escenarios de medio mundo (España excluida suponemos) como si no hubiera un mañana.

Mientras la pesada de Kelly Clarkson se pone ciega con los cheques gourmet que le dan en J records y Jennifer Hudson no tiene el coño pa ruidos, las viejunas del pop se matan a liftings para parecer más jóvenes que aquellas, y preparan sus pregrabados para actuar en Oprah como si aún fuera 1996.

 

La primera en romper el hielo ha sido Mariah Carey, que en realidad nunca acaba de irse y ya se ha puesto profunda (aunque por supuesto también semi-desnuda) con el lanzamiento de Memoirs of an imperfect angel. Su enemiga íntima, Whitney Houston apura sus últimos tiritos mientras peina sus pelucas y se pregunta por qué demonios se empeñan en que vuelva, con lo a gusto que está ella recibiendo los royalties de las emisiones de El guardaespaldas en tele 5. Shakira, esa putita a la que una vez llamaron la Alanis latina, vuelve más cardada que nunca también en septiembre, y Nelly Furtado, que no es latina pero se quiere apuntar al carro y graba en español mientras utiliza sus cds de Folklore como posavasos (¿acaso no lo hacemos todos?). Para los aficionados más clásicos la tirana de Barbra Streisand ha mangoneado a Diana Krall para que le produzca un disco de versiones, suponemos que Barbra ha debido fichar por Vale Music.

Christina Aguilera, la prostituta del soul, ahora se ha puesto electrónica y promete vocoder por doquier como si Believe nunca hubiera existido, creyéndose super innovadora además. Desde el ghetto la coñazo de Alicia Keys planea regreso, además de Mary J. Blige (que se ha quedado en paro desde la desintoxicación de Whitney), y Toni Braxton (o la diva con sorpresa). Otras mini-estrellas del r&b a las que no respetamos pero tenemos cariño como a nuestras primas tontas también intentarán que alguien las haga caso más allá de la peluquería de su barrio (donde trabajan): Brandy, Monica o Letoya intentarán mover el cuello con más o menos fortuna aunque sospechamos que se verán sepultadas por los nombres que acabamos de dar. LeToya para quien no la conozca es nuestra tercera ex- Destiny’s Child favorita, después de Beyoncé y LaTavia Robertson, y a pesar de los intentos de boicot por parte de la familia Knowles la chica consiguió un hit en la radio local de su condado, Torn.

En cuanto a los hombres también se espera el nuevo lanzamiento de Usher, que es el único hombre que nos interesa en la música (y en el mundo). Bueno y R. Kelly, aunque sospechamos que al tener más de 14 años no le interesaremos demasiado. Jay-Z también tiene un nuevo proyecto, en caso de que os importe. A nosotros no.

 

Todos estos lanzamientos, acompañados de la dromedaria de Leona Lewis, son impacientemente esperados por nosotros, y los iremos despedazando en cuanto se filtren ilegalmente. Estamos deseando ignorar a mamarrachas del calibre de Keri Hilson, Duffy o Mariah M.I.A. (la única artista capaz de oler mal a través de la pantalla de la tele), y reconciliarnos con esos artistas a los que les debemos tantas horas de diversión ridículamente pop.

Así que no, no pensamos hablar de Bob Dylan.