Archivo para Janet Jackson

American Music Awards: una jaula de grillos

Posted in Chulazos, Divas, Payasas, Pseudoheteros with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 23 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

Como es costumbre, no pueden importarnos menos los galardones de una gala en la que Michael Jackson ganó Best pop y Best r&b con un disco recopilatorio, y sobre todo en la que una maceta como Taylor Swift puede ser la protagonista de la noche.

Pero estas galas eternas siempre ofrecen actuaciones que, por ridículas o gloriosas, repetimos una y otra vez en youtube para sentirnos como si nos hubieran invitado a asistir. Así que pongámonos nuestras mejores galas, ensayemos nuestra cara de perdedores y vamos a aplaudir todo lo que podamos a la impresionante

Jay-Z & Alicia Keys – Empire state of mind

Sin duda una de las canciones del año y con mucho potencial además de convertirse en clásico, a pesar de su desaprovechadísimo videoclip (matar a gente como Hype Williams no debería estar considerado un delito). Con una intro del New York New york de Sinatra esta actuación ya quedó llena de clase y elegancia… hasta que Alicia Keys se levantó del piano. Jay-Z no podía moverse bien con el traje, y estaba como con ganas de irse a casa, pero ella no podía estar más a tope, a pesar de su propio peinado. Si obviamos que Alicia anda como un fontanero y que la emoción del momento provocó algún que otro gallo, Empire state of mind fue sin duda uno de los momentos más emocionantes de la gala y levantó a todo el público.

Rihanna – Wait your turn/Hard

Es curioso como algunas actuaciones tenían intro y otras no. En la suya (quizá grabada para la ocasión) Rihanna salía convertida en un maniquí que iban moldeando para prepararla para salir a escena. Supongo que ese mismo científico loco fue quién le aconsejó que saliera vestida como el Pingüino de Batman vuelve. Empezar con una canción tan desagradable como Wait your turn arruinó la performance, pero vamos, que si no ya estaba la voz de Rihanna para asesinar cualquier atisbo de espectáculo.

No entendemos las críticas al uso del playback, si gracias a él nos evitamos momentos tan bochornosos como el de esta actuación. Janet y J.Lo metieron el cd directamente y nos dejaron extasiados, creyendo firmemente que las estrellas del pop no respiran.

 

Whitney Houston – I didn’t know my own strength

En serio, ¿quién le coloca las pelucas a Whitney? ¿Stevie Wonder? Cuando la enfocaron entre el público estaba peinada (y riéndose de Shakira, por cierto), pero cuando salió a cantar parecía que acababa de caerse por las escaleras. La actuación fue decente, las ha tenido mejores y mucho, mucho peores. El problema es que Whitney pasa total de la melodía de las canciones, y decide ponerse a hablar, para convertirse en una arrabalera durante el tramo final. Lo que es cantar, poco. Eso es como si pides una pizza y el repartidor decide alicatarte el baño. “Gracias, pero eres pizzero”. Pues lo mismo con Whitney.

El vestido no podía ser más 1996, muy Titanic todo, y el premio que le compró Clive Davis le otorgaron es muy bonito (Internacional artist award) si no fuera porque entre el selecto grupo de galardonados está Beyonce, que tiene como un tercio de carrera que los otros cinco ganadores. Matthew Knowles no da tregua.

 

Jennifer Lopez – Louboutins

Ni una actuación tan decente y llena de explosiones de luz y color como la que ofreció anoche J.Lo consigue salvarnos del tedio y el aburrimiento extremos por una simple razón: la canción es un coñazo enorme y más mala que Josu Ternera. Jenny cielo, el rollito Million Dollar Baby nunca fue sorprendente ni desafiante y nos repele bastante porque hasta la fecha no somos fervientes seguidores de María del Monte. Que a Hilary Swank le diesen el Oscar (algo inaudito, ya que es la primera mujer que consigue dos Oscar haciendo de tortillera de suburbio en las dos películas. Queen Latifah debe de estar revolviéndose en su pocilga) sólo confirma algo que ya todos sabíamos de antemano (y si no que se lo digan a Reese Witherspoon): con cara de lerda y una pizca de tontería, colocas un Oscar en tu estantería. Niquelado.

Sólo rescatamos un instante para la posteridad de la performance de Jen: el HOSTIAZO que se mete en el minuto 3:00 después de subir por las espaldas de sus chulazos acompañantes y creerse Almudena Cid en un intento de triple salto mortal. El resto, más que olvidable, inexistente.

Black Eyed Peas – Meet me halfway/Boom boom pow

¿Es La Veneno? ¿Es Yola Berrocal con una nueva prótesis mamaria? ¿Es Kirstey Alley después de correr un triatlón? ¿O quizá el alto de Los Morancos con una peluca de los chinos? Pues ninguno de ellos. Es un travelo random al que pillaron vendiendo basuco en Sunset Boulevard Fergie, la otrora cantante de Wild Orchid y actualmente la única cara ¿bonita? de los Black Eyed Peas.

Fergie siempre supo que lo suyo eran las medias de rejilla e ir disfrazada de conejita de Playboy. Siempre fue consciente de cuál era su destino en este negocio y anoche en la entrega de los American Music Awards por fin se desnudó ante el mundo (nunca mejor dicho), se paseó por el escenario como quién se pasea por Rodeo Drive con 25 dólares en el bolsillo y se puso a graznar como un urogallo en época de apareamiento. La canción es bastante cuca, así que no entendimos por qué demonios Travelergie se puso a vociferar como si fuese la Callas vendiendo patatas en un mercadillo ambulante. Un HORROR. Siendo francos, el resto de componentes del grupo nos la pela bastante (otro gallo cantaría si Usher o Rafa Mora estuviesen entre sus filas): parecen un chiste de negros, indios y ecuatorianos. Y como los chistes de esa clase, no nos hacen ni la menor gracia. Así que pasaremos bastante de su cara anodina y a otra cosa, butterfly.

Janet Jackson – Control/What have you done for me lately/Miss you much/If/Together again/Make me

JANET IS BACK!! O sea, “back” a la Ruber Internacional una vez más. Si en el vídeo de Make me que publicamos la semana pasada ya advertimos que la imposibilidad que tenía Janet para gesticular era producto del bisturí y la anestesia local, en la actuación de anoche nos quedó claro que Janet regresó a la clínica para que le pinchasen todo el botox que quedaba en los contenedores de basura. Y el del resto de clínicas de la capital madrileña. Y el del resto de clínicas de todo el mundo. Ni el rostro de Tita Cervera brilla tanto como brillaba anoche el careto de Janet mientras las pasaba putas bailando durante ¡7 minutos! cinco de sus más grandes temazos: Control, What have you done for me lately, Miss you much, If y la inolvidable Together again, en la que pasó de cualquier tipo de coreografía y se puso a dar botes como una ravera más un domingo por la mañana. Le faltó el botellín de agua, que Janet ya no está para estos trotes.

También bailó (Janet no canta, para los neófitos en el universo del POP) Make me, pero en ese momento nos fuimos a por un piscolabis, así que no sabemos si se resbaló por el sudor o enfocaron por quincuagésima vez a su hermano Jermaine vestido, como no, de Michael. Llueven millones del cielo, ¿eh Jermie? Por otra parte, no entendimos muy bien de qué iba vestida Janet: ¿de duende verde ayudante de Santa Claus? ¿de higo chumbo? ¿de ensalada César? Janet, un despropósito tu indumentaria. Para la próxima llama a Miss Tina Knowles, ella sí que sabe lo que es ir elegante y de punto en blanco.

Lady Gaga – Bad romance/Speechless

Hay momentos en la vida en los que, apoltronado en tu cama de 2×2 mientras escuchas cualquier canción de Ani DiFranco, tu mente viaja hacia otros lugares más idílicos y sugerentes, diminutos paraísos que arrojan luz, color y, en definitiva, SENSACIONES POP que nos hacen creer que para ser como Madonna sólo necesitamos dos cosas: ilusión y chuparla de puta madre esfuerzo.

Y es entonces cuando abrimos los ojos repentinamente, nos incorporamos en la cama, sacamos el cd de Ani del Hi-Fi (y lo tiramos a la basura) y, para ser sinceras con nosotras mismas, metemos The Fame Monster a tanto volumen que los viandantes se quedan locos de la peineta y llaman al timbre preguntando si pueden subir a menear el coxis con semajantes ritmos celestiales. La disco-party ha comenzado.

Pues bueno, GaGa anoche no se acordó de cuando era un pomelo con 20 kg de más que se echaba tanto eyeliner para que la gente no reparase en ese puerro que tenía (y tiene) como nariz. Se olvidó de la ilusión y el esfuerzo y nos brindó con BAD ROMANCE una actuación bastante un poco pasable. Nos faltó más fuego (el protagonista de la 2ª parte de la performance), echamos de menos más bailarines (¿dónde estaban los chulazos?), no le vimos la cara de loca (marca de la casa. Lady GaGa es a nivel mundial lo que Mónica Naranjo a nivel local: una histriónica que pone cara de “todavía me faltan tres letras para acabar de pagar mi pisito de Fuenlabrada” cuando la canción sube de tonalidad y es hora de pegar chillidos como una cerda el día de Nochebuena), el outfit era HORROROSO, propio de Nomi cuando todavía relamía barras de acero en el Cheetah’s… en fin, que nos temimos lo peor: GaGa se había desinflado. Y en los tiempos que corren o LO DAS TODO encima de un escenario (si es imprescindible que estalle una bomba atómica en el plató…HAZLO) o si te he visto no me acuerdo.

Qué lista es la jodía. Se dijo para sí misma maricones, vais a mojar más los boxers de lycra que cuando visteis Flashdance por vez primera y todas queríais ser la chica con el pelo vaginoforme, tetas aplastadas y mallas más negras que el tizón… y lo cumplió. Cuando Bad Romance llegó a su fin, GaGa sintió que el espíritu de La Negra se apoderaba de ella y, ni corta ni perezosa, se puso a romper los cristales del habitáculo donde le aguardaba su piano de cola como si de un escaparate de Prada se tratase. Y le prendió fuego a la tapa. Y se puso a tocar muy en su recién adquirido papel de Eltona LaJohnna. Y cuando ya el fuego estaba a punto de zozobrar al piano (y a GaGa misma, la pobre tuvo que comedirse a la hora de ponerse laca, si no aquello hubiese parecido Bola de Dragón), va y la muy desvergonzada se pone a romper botellas de Johnny Walker contra el teclado a sabiendas de que más de un cristalito se le iba a meter en la entrepierna, que la tenía abierta como el canal de Suez. Y quedó como una DIOSA. Una vez más, nos dejó con la boca abierta, la baba colgando, las bragas inundadas y las manos en el reproductor de cd’s: cualquier momento del día es idóneo para escuchar The Fame Monster.

Janet sigue intentando volver a ser alguien

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , on 21 noviembre 2009 by nosoyningunazorra

 

Janetita vuelve a las andadas tras pasar por el quirófano y recuperar ese tipazo que acostumbra a perder cuando la cosa se pone chunga (todos sabemos por qué… Michael is family). Y qué mejor forma de seguir costeándose las lipos y los banana splits que con un recopilatorio que resuma sus ya más de 27 años en el candelero y que sólo incluya una canción inédita que trascienda tanto como el nuevo disco de Roser. Janet entiende de business, eso está claro. O quizá no.

De lo que no cabe duda es de que no se puede salir más PIVÓN en su nuevo vídeo, correspondiente al primer single del ya citado grandes éxitos que planea lanzar este mes. Make me, como hemos comentado, sigue la estela de canciones que sueles escuchar cuando embadurnas tu cuerpo de purpurina te pones reguapa para salir los sábados por la noche, ergo, no está mal, pero no es ni de lejos el TEMAZO que esperábamos y que podría perfectamente haber sacado, ya que tiempo no le ha faltado. Además, es un poco estresante. Janet, entendemos que sea dura la pérdida de un ser querido (coño, es Michael Jackson y es su hermano!), pero el chollo se acaba rápido… y si no que se lo digan a los responsables de ‘This is it’, porque el hostiazo ha sido más que preocupante. Farrah Fawcett debe de estar partiéndose la caja allá arriba mientras se fuma un porrito de chaouen a su salud y le tira el humo a la cara a Michael (para acto seguido Michael aplastarla con un: Farrah who? GRANDE MICHAEL).

 

Pero bueno, no nos desviemos del tema en cuestión. Janet está BUENA, eso es innegable (y ella se lo repite una y otra vez en cada postoperatorio). En el vídeo de Make me nos viene con un look muy La Señora, luego se pone farruca y se recoge el pelazo hacia atrás, muy en su papel de zorrón viejo Toñi Salazar, se cuelga unos pendientacos de cuatro borlas, hombreras super Sasha y finalmente, se pone tontorrona y compadece a J.Lo y su desgracia sempiterna, por lo que le dedica un pequeño homenaje con lo que parece ser un fragmento de la coreografía de Get right. Destacamos los chulazos que la acompañan: Janet sabe elegir y seleccionó ‘a dedo’ lo mejorcito de cada antro cuando visitó el Gaixample hace unos meses. Y por cuatro duros le bailaron un breikindans que ella, obviamente, se quedó pálida (sí, hemos sido malos) de la embriagadora emoción.

Y sigue con los homenajes: que si ahora meto un “don’t stop ‘til you get enough it up” (y más de una se quedará encallada al sofá creyendo que Michael ha resucitado en un intento divino y se ha dejado el sueldo de un mes en la colección de Jimmy Choo en H&M), que si me autoplagio un poquito y reproduzco en su totalidad la estética de Scream, que si ahora pongo morros de feladora y le hago un guiño a mi hermana La Toya… Janet tiene para todos.

 

Bueno, para todos menos para sus seguidores. A ver si a la decimonovena va la vencida, Janet.

Nosotros siempre te esperaremos con los brazos abiertos (o con una carpa de circo, según cómo nos azote tu vaivén corporal).

Adiós a la vieja Ciara, ¡bienvenida sea la nueva!

Posted in Divas with tags , , , , , , , , on 10 agosto 2009 by nosoyningunazorra

janet

Si tuviéramos que quedarnos con alguna de las petardas que el Pop nos ha brindado a lo largo de los últimos 30 años (sin contar a Cyndi Lauper Madonna), sin duda ésa sería la hermanísima, la siempre sonriente recogedora de algodón de Encino, la María Abradelo de Indiana, la presunta madre de Kristinia DeBarge y una de las precursoras en llevar las llaves de casa en cada oreja (CLASSY)…es decir, Janet Damita Jo Jackson, hermana de Tito, La Toya, Jackie, Rebbie, Randy, Jermaine, Marlon y un tal Michael Jackson.

¿Razones para creer en ella y desear con cada milímetro de nuestras caderas un COMEBACK en toda regla? Las hay, porque ya estamos cansados de bailar a ritmo de Ciara, Ashanti o Keri Hilson (algo teníamos que hacer dada la “retirada” de la vedette de Gary) y Lady GaGa es blanca…y eso le quita gracia al asunto, ya que siempre hemos creído en la superación y perseverancia de la raza negra a lo largo de la Historia (y qué coño, ya tenemos a Madonna para desatarnos mientras nos maquillamos en el tocador). Aunque resulta paradójico que mencionemos esto cuando el hermano de Janet PASÓ TOTAL de su melanina y su culo negro y quiso volverse albina. Cosas de casa.

Janet lo fue todo en la segunda mitad de los 80, cuando se desprendió de la malasombra de su padre y decidió emprender su carrera por su cuenta (y quitarse ese cardado tan Mayra Gómez-Kemp que la hacía envejecer 30 años). Sacó un par de discos con Jimmy Jam y Terry Lewis que cambiaron las reglas del r&b y le metieron una tralla que ni Björk en Pluto. Luego en los 90 se quitó el wonderbra, se enfundó unos pantalones vaqueros más ajustados que los que utiliza Mariah y se soltó la melena à-la-Rebeca Pous. Vamos, que se volvió una guarra de mucho cuidado, aunque del tipo de pendones que prefieren llevarse al chulazo de turno a casa y hacerlo en la cama. Para hacerlo en el baño de la disco de moda ya estaba su hermana La Toya. Menuda era ella.

¿Y luego qué? Pues lo que suele pasarle a todas las divas del pop: que si no encuentro el rumbo, que si nada de lo que está a mi alrededor me importa, que si el tinte me está dejando las raíces muertas…un DRAMA. Así que utilizó el estudio de grabación como terapia psicológica y sacó el que es su mejor disco hasta la fecha: The Velvet Rope (dicho por críticos y por el 99% de fans…el 1 % restante somos nosotros que preferimos Rhythm Nation 1814. Con ese título tan CHIC es imposible no amarlo por encima de todos). Luego vino All For You y empezó su desplome, de magnitudes catastróficas. Tan dramática fue la situación que incluso artistas de la talla de Mary Mary consiguieron vender más discos que ella con la mitad de promoción.

Pero todo este mal de ojo (jojojo) que está sufriendo Janet tuvo un agravante que mancilló su imagen (nos tememos que para siempre) en la tierra del KFC: el escándalo de la Superbowl. Janetita salió al ruedo junto a Justin Timberlake a darse unos bailoteos, pero cuando ya todo el público comenzaba a aburrirse y atiborrarse de Doritos sucedió: Justin tiró del minúsculo trozo de cuero que cubría la ubre derecha de Janet y ésta quedó al descubierto*. HORROR! A partir de ese instante las canciones de Janet fueron censuradas en las radios, todo el mundo pasó de su cara, los niños le tiraban Popsicles a la cabeza y Concha Velasco le restregaba el Tena Lady en la cara. Janet estaba en peligro de muerte, pero siguió lanzando discos y, como era de esperar, fracasó más que Lumidee.

Ahora Janet ha retomado el rodaje de su última película (sí, la Janet también es actriz, como Marta Sánchez) después del mal trago sufrido por la muerte de su hermano Michael, a la vez que asegura que también tendremos nuevo disco el año que viene. Apostamos toda la discografía de Georgie Dann a que habrá alguna tonadilla dedicada a su hermano y que el proyecto incluirá palabras como Light, Survive o Baby en los títulos. Pero es lo que deseamos: un trabajo oscuro, intimista y personal (no, no hablamos de Materia Prima). Así que…¿qué tal si volvemos con Jimmy Jam y Terry Lewis?

*No creemos que sea necesario aclarar si fue o no un montaje…demasiado obvio.