Archivo para leyenda

El mundo gira en torno a un videoclip

Posted in Divas with tags , , , , , , , on 10 marzo 2010 by vescomoeresunazorra

 

…Que todavía no se ha estrenado. Y a estas alturas quizá nunca lo haga y se convierta en una leyenda urbana. El video de Telephone ha tenido ya cuatro fechas oficiales y de momento será el VIERNES de madrugada cuando se estrene en Vevo-youtube. La expectación no puede ser mayor, que si es mejor que Bad romance (el video más visto de la historia de youtube), que si dura 12 minutos, que si la post-producción está siendo carísima… Y encima no dejan de retrasarlo, en una clara estrategia comercial que está surtiendo un efecto increíble: todo el mundo está hablando de Telephone.

La propia Stephie se sorprendió cuando los fans apostados en su hotel (actividad a la que podríamos dedicar toda nuestra vida) gritaban “Telephone or die!”. ¿No querías ser famosa? Ahora te aguantas. Danos lo que queremos o entraremos en una espiral de autodestrucción y videos virales de Christina Aguilera hasta morir.

Claro que esa expectación podría jugar en su contra, y si finalmente el video no es una puta obra maestra todos nos sentiremos decepcionados. Pero si por algo se ha caracterizado Lady Gaga (y su equipo Haus of Gaga, una verdadera apisonadora comercial) es por no fallar nunca. Nunca jamás. La espera es insufrible y no podemos aguantar más para ver cómo Stephanie Germanotta cambia la historia del pop una vez más.

Esta zorra nos está malacostumbrando.

Sigue leyendo

Anuncios

En busca de la mejor canción de Michael Jackson

Posted in Uncategorized with tags , , on 14 diciembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Aprovecharse de las muertes ajenas es una vulgaridad, pero obviar a una estrella como Michael Jackson es de miserables. No todos los días se muere alguien con semejante estatus de leyenda, y Michael ya es sin duda el icono musical de esta generación, como lo fueron Elvis o Lennon en su momento. Todo apunta a que la siguiente generación tendrá la muerte de Miley Cyrus como referente cultural. Para que luego digan que el mundo no se está yendo al garete.

La capacidad de Michael para ofrecer canciones que más que música se convirtieran en parte de la cultura popular es impresionante. Los temazos se cuentan por docenas en su discografía, y su impacto e influencia en el pop son tan inmensos que aún no podemos analizarlos realmente, porque Michael está en todas partes, en todos los cantantes y en todos los hits.

Obviando las aburridísimas bromas sobre pedofilia (no porque esté muerto, sino porque son desagradables y están pasadas de moda), hagamos un repaso por las 10 mejores canciones de esta super-estrella, la más grande del mundo y también la más trágica. Vivimos una ola de revival, como si la gente hubiera olvidado lo increíble que era su música y ahora fingiera haber sido fan toda la vida. Incluso nuestras madres dicen cosas como “pero qué guapo era de joven” o “si es que la prensa le jodió la vida”. Si ninguna muerte es mala (excepto la de Pinochet y la de Björk), al menos la de Michael ha servido para ponerle en el lugar que le corresponde de una vez por todas.

Esta es la segunda parte de la sección (sí, tenemos secciones, y monográficos, como Documentos TV) “En busca de la mejor canción”, porque Michael es demasiado grande y porque no hay novedades musicales de las que hablar. Es lo menos que podemos hacer por alguien que con seis discos creó más temazos increíbles que ningún otro artista en toda su vida. La encuesta de Madonna la ganó Like a prayer, por cierto, y si algún día hacemos una de Christina Aguilera por favor, mandadnos un virus a vescomoeresunazorra@gmail.com. Habremos tocado fondo y nos lo mereceremos.

 

Billie Jean

Michael tardó dos meses tan solo en componer el bajo de esta canción, pero claro, ese bajo pasaría a la historia. Esta anécdota es muy representativa de la capacidad de trabajo de semejante genio. A pesar de que la letra es algo chorras (muy de telefilm de sobremesa) Billie Jean es una pieza musical tan grandiosa que no puede haber nadie en el mundo a quien no le parezca una pasada. Si la canción ya es demasiado buena para ser verdad, Michael la acompañó con el moonwalk, demostrando que él siempre, siempre iría más allá de los demás. No se trataba de ser una estrella del pop, sino un icono cultural.

 

She’s out of my life

Puede que sea una canción menor pero “menor” cuando se trata de Michael sigue significando “más grande que la vida”. She’s out of my life sirve para reivindicar la a menudo olvidada capacidad vocal de Jacko, quien tenía un registro realmente amplio y siempre cantaba con más emoción que técnica. A partir una melodía bien simple (que no simplona) Michael consigue una balada preciosista de lo más emocionante. Si bien nadie entendió el show business tan bien como él, este tema cantado casi acapella solo necesita de su letra para conseguir ser espectacular, solo que de otro modo.

 

Beat it

Es curioso como Michael se sentía atraído por describir la masculinidad/misoginia de su tiempo en algunas de sus canciones, como si fuera Ernest Hemingway pero sin pegar a sus mujeres en la vida real. Beat it es una canción tremendamente irónica sobre la necesidad de ser el líder de la manada y de estar rodeado de cachorras. Si algún día somos estrellas del pop (todo se andará) Beat it será uno de los highlights en nuestros shows, porque pocos riffs de guitarra dan tantas ganas de agarrarse el paquete y poner cara de mala hostia como la de Beat it. Michael quería a Eddie Van Halen para este tema y no dejó de ofrecerle más y más pasta hasta conseguir su colaboración. Y es que Michael fue grande por una cuestión de actitud: no tiene sentido hacerlo bien cuando puedes hacerlo increíble. Precisamente lo que les falla a todas las estrellas actuales.

 

Thriller

No hay absolutamente nada que podamos decir sobre Thriller que no haya sido comentado mil veces. Sin duda una de las canciones más famosas de la historia, que definió en concepto de videoclip y que de hecho es mejor que la mayoría de películas que hemos visto en nuestra vida. Nadie puede escapar a la influencia de esta canción, y nadie puede evitar bailarla. A pesar de su ambición, estamos seguros que ni el propio Michael era consciente de la espectacularidad del impacto de este tema, cuya dimensión sigue sin ser superada casi 30 años después. Esa es la diferencia entre ser un cantante y ser una leyenda.

 

Bad

Otra canción sobre lo guay que es ser un hombre con cojones. El sintetizador y la instrumentación real nunca funcionaron tan bien. Bad es una de esas canciones que hace sentir el rey del mambo hasta al bibliotecario que vive con el cadáver de su madre en el sótano. Alabar las coreografías de Michael Jackson es como insultar a Shakira (redundante), pero es que en el video de Bad Michael consigue mezclar West side story con un concurso de ver quién la tiene más larga, y nos hace sentir poco ridículos por haber creído que sabíamos bailar cuando levantábamos los brazos hasta puestos hasta las cejas de ron con fanta en la discoteca más vulgar de la ciudad.

 

I just can’t stop loving you

Esta canción se compuso para que la cantara con Whitney Houston, pero al final la acabó haciendo una tal Siedah Whatever. No puede importarnos menos, solo queremos escuchar el estribillo una y otra vez, para el cual las estrofas nos van preparando, casi creando ansiedad ante la llegada de la explosión del amor, de los instrumentos y de los mecheros en alto. Aquí no hay lugar para las rupturas, la nostalgia o la agresividad. I just can’t stop loving you es una canción sobre el amor sin concesiones, el de “paso total de hacer otra cosa que llevarte las zapatillas al sofá”, ese que no existe en la vida real pero sí en temazos de abrazarte a los desconocidos como este. Es tan bueno que podríamos creer que el amor existe. Si lo que no consiga Michael…

 

The way you make me feel

Esta canción lleva el concepto “feel-good song” a otro nivel, porque no solo puedes levantar las manos y dar palmas, sino también mover la pelvis. Así que puedes ser feliz y ligar al mismo tiempo. Es como si inventaran un pastel de pizza barbacoa: demasiado bueno para ser verdad. El ritmo de este tema es fantástico, y encima tiene vientos y un montón de arreglos que entran y salen de la base sin molestar la historia que Michael quiere contar, ese sentimiento de “acabo de conocerte y creo que te quiero” que tan bien conocen las lesbianas. En realidad esta canción es ideal para el momento de la relación en el que estás enamorado como una quinceañera pero el sexo sigue siendo la hostia. Como para no levantar las manos.

Man in the mirror

Uno no puede repetir palabras cuando escribe artículos, pero en serio ¿cómo cojones puede ser tan increíble esta canción? Es una pregunta retórica.Empieza con chasquidos de dedos y va avanzando poco a poco, pero es que no se detiene hasta la explosión final, que no puede ser más de domingo por la mañana en una iglesia de Nueva Orleans. Hay canciones que tienen un estribillo bueno, otras en las que lo mejor es el puente, pero Man in the mirror podría dividirse en trocitos y crear cinco nuevas canciones que seguirían siendo las mejores del mundo. Esta fue la canción que el pueblo (esa manda de garrulos que a veces tiene buen acierto) eligió para homenajear a Michael tras su muerte, colocándola en el #1 de todas las listas que existen. No nos extraña.

 

Smooth criminal

Mira que son feos los trajes de chaqueta blancos y mira que es grande esta canción. Con una melodía muy nostálgica en realidad, Michael consigue la que probablemente sea la base más famosa del mundo. El tipo era tan bueno que nadie puede bailar Smooth criminal sin parecer imbécil, solo él. La melodía y la base van a su bola total (y aun así funcionan perfectamente) que intentar mover el culo con esta canción es demasiado estresante y solo puede acabar en mareos y humillaciones públicas. Claro que a ver quién es el listo que levanta la pierna con tanta alegría sin quedarse estéril. Este tema además es una buena oportunidad para recordar que hay muy pocos vocalistas con un falsete tan potente. ¡AU!

 

Heal the world

Hay mucha gente que no se acuerda de los pobres si no se lo recuerda alguna estrella del pop (no es nuestro caso, siempre damos dinero a la gente que pide en el metro aunque JAMÁS a los que tocan los timbales: si quieren porros que trabajen para conseguirlos), y Michael tenía la obligación moral de ser el filántropo más grande, porque era la estrella más grande. We are the world era fantástica (Cyndi, vuelve!), pero Heal the world es más pequeñita, más modesta y más “no te lo estoy pidiendo, te lo estoy imponiendo”, que es lo que el primer mundo (evidentemente no incluímos España) necesita. “There are people dying”, a eso se le llama ir al grano, un poquito de manipulación emocional nunca viene mal, y si ya al al principio empieza a hablar un niño rodeado de otros llorando solo podemos agobiarnos, coger todo nuestro dinero y mandárselo a alguna ONG gritando “haz que pare! haz que pare!”. Misión cumplida, Michael. Y tremenda canción de paso.

Mierda mierda mierda ya hemos llegado a 10. Quizá el próximo especial sea sobre Leona Lewis, al fin y al cabo ella solo tiene dos canciones buenas, y no tendremos que agobiarnos tanto para seleccionar. Con gente tan increíble como Madonna o Michael uno coge cualquier puñado de canciones al azar y ya tiene apañado el ranking (más con Michael que con Madonna, las cosas como son). Por mucho que nos acostumbremos a su música no podemos ser conscientes del todo de la grandeza de Michael, porque es infinita.

Lo que también es infinito es el universo, un lugar que sería mucho más horrible y sin sentido de no ser por estas diez canciones. Así que manos al paquete y al ratón para votar la mejor. Si os soltáis el paquete y decidís escribir para sugerir otra canciones al menos no dejéis de dar grititos. Nadie como Michael para fliparse en tu habitación.

En busca de la mejor canción de Madonna

Posted in Divas with tags , , , , , , , , on 19 noviembre 2009 by vescomoeresunazorra

 

Madonna no está en su mejor momento. Aunque se niegue a abdicar, Lady Gaga está a punto de arrancarle a hostias el cetro de Reina del Pop. De repente hasta parece guay atacarla, pero no debemos olvidar que la de Madonna es una de las carreras más espectaculares de la industria de la música (recordad: Hard Candy no existió). No vamos a decir nada que no esté más que manido (prohibido decir la palabra “reinvención”), simplemente haremos un repaso por las mejores canciones de Maddie hasta elegir solo una, por muy difícil que resulte. La decisión no ha sido fácil, y la votación ha estado llena de tirones de pelo hostias como panes. Pero nos gustan los retos, y nos gusta vivir al límite. Y nos gusta Madonna.

Al empezar la selección, había una serie de absolutos ICONOS que simplemente no se podían quedar fuera. Enseguida hemos llegado a 10, lo cual dice mucho de la mastodónica dimensión de la obra de Madonna. Dado que lo que hace eterna a una canción es su éxito (pop viene de popular), avisamos que no hay caras b, ni descartes, ni reprises de Evita. Se trata de 10 temazos mundialmente conocidos de los cuales adjuntamos link aunque sabemos que os conocéis hasta el último gemido, pero es necesario volver a hacer justicia a la prostituta más famosa del mundo. Y de paso, os marcáis un guateque por todo lo alto, como hemos hecho nosotros mientras lo escribíamos.

 

Que empiece a correr el ron.

 

Like a virgin. Esta canción introdujo el concepto de ironía en el mundo del pop: la única forma de saber si estás enamorada es si se te regenera la virginidad. Y todo esto cantado por una muchacha con permanente aspecto de recién violada. ¿Puede haber algo más romántico? Madonna en su momento fue incomprendida y nadie supo ver su sensibilidad, pero Like a virgin sigue muy viva en nuestros corazones y en nuestras caderas. A pesar de ser vocalmente vergonzosa, el ritmo y la filosofía siguen estando vigentes hoy en día. Porque todos nos hemos sentido alguna vez “shiny and new” como un coche nuevo que ya está que arde, y esta canción nos ha dado una mala excusa para bailar como strippers. Eternamente agradecidos.

 

Vogue. Y hablando de bailar, Vogue resume TODO lo que serían los 90: frivolidad, mitomanía, chasquido de dedos, hombres que bailan como mujeres y pose, mucha pose. Esta canción es el tipo de acontecimiento musical que Lady Gaga quizá nunca grabe, al condensar susurros, gemidos, onomatopeyas, órdenes (la canción está toda escrita en imperativo) y una coreografía atemporal. Puede que nadie se la sepa del todo, pero Vogue ha sido la razón esencial por la que los mariquitas de todo el mundo van a la discoteca con abanicos.

 

Material girl. Madonna reniega de esta canción, lo cual demuestra que es estúpida. Según ella (y no nos sorprendería nada que estas declaraciones fueran de la etapa Ray of light) Material girl fue escrita desde un punto de vista irónico… y la gente se la tomó en serio. Tanto que empezaron a llamarla así, lo cual a ella por supuesto la indigna mucho y por eso se cambió el sobrenombre por “Ambición rubia”, que es mucho más profundo. Pero Material girl va más allá de la propia Madonna, por el ritmo, por los grititos, por la voz de lolita guarrona (cuando estaba a punto de cumplir 30) y por el hecho de que cuando parece que la canción va a acabar, te sorprende con un epílogo que podría durar horas (desgraciadamente no es así). Materia-al!

 

Secret. Elección controvertida (la clara candidata era Ray of light, para que nos vamos a engañar), porque de esta canción no se acuerda nadie excepto Marta Sánchez. Madonna descubrió el wonderbra y se volvió loca (al menos de este modo se puso sujetador), haciendo el ridículo de flirtear con el r&b porque en aquel momento Janet era Dios. El problema es que Maddie es como el amigo gracioso de todas las pandillas, si se pone seria todo el mundo pasa de ella. No obstante, Secret es una gran canción con muchos matices, que intenta contar una historia e incluso sonar old-school. Este rollo tan melancólico es inédito en Madonna, y de hecho ella está como un pulpo en un garaje, pero como siempre supo esclavizar a los mejores músicos del momento para que le hicieran lo que ella quería (probablemente dentro y fuera del estudio). El resultado es un disco espantoso con un fantástico single presentación. Muy bien Madonna, pero no vuelvas a hacerlo más.

 

Deeper & deeper. Hay una fina línea entre ser sensual y dar asco. Madonna se meó en esa línea durante su etapa Erotica. Puede que los dientes de oro sean lo más entre la comunidad gitana, pero si eres una super-estrella no puedes parecer un delincuente juvenil. Madonna perdió un poco el norte, y se puso a cantar sobre los consejos que le dieron sus padres en un video en el que se restriega con mogollón de gente. Eso no es ser una zorra, es estar enferma. Lo que pasa es que la base de la canción es demasiado alucinante y hace una autorreferencia a Vogue. Somos todo tuyos, Madonna.

 

Like a prayer. GOSPEL. DRAMA. TETAS. Like a prayer resume todo por lo que deseamos que Madonna sea nuestra madre. A pesar de parecer compuesta por José Mª Cano, esta canción redefine el concepto de subidón, de manos al cielo y de cantar con cara de pena en una discoteca atestada de tíos sin camiseta. Todos nos quedamos rubios cuando vimos el video de pequeños, pero mezclar a un chulazo con un camisón de satén y con el Ku-Kux-Klan merece la mayor de las ovaciones. Grande.

 

Frozen. Esta canción es un poco coñazo, no nos engañemos, pero fue TAN grande que Madonna tuviera la poca vergüenza de volver hecha una mística que hay que rendirse ante ella. Cuando parecía estar acabada, descubrió a un DJ malviviendo en un garito indie y cumplió todos sus sueños. La producción, en su momento realmente innovadora, está llena de detalles, muy elaborada y muy elegante. Incluso Madonna aprendió a cantar tras Evita (para luego volver a olvidarlo). Una pena que acabara tarifando con William Orbitt, pero al menos Ray of light seguirá siendo legendario, como el disco más conceptual, adulto y ambicioso de la carrera de Madonna. Y uno de los mejores de los 90. En ese momento comprendimos que ella nunca estaría acabada, porque sus fans tragarían con todo. Las velas de incienso y los tatuajes de henna de la Bravo se convirtieron en nuestra ley, y hoy en día aún nos ponemos Skin cuando creemos que somos demasiado complejos para que alguien nos entienda.

 

Holiday. Por aquel entonces Madonna y Cyndi Lauper eran las dueñas del cotarro (¿no habría sido maravilloso vivir en esa época?) y competían en ver cuál de las dos llevaba más complementos. El video tiene el mismo concepto que Single ladies, pero es más rollo clase de aerobic de extrarradio, más sin pies ni cabeza y más anarquía. La canción es demasiado buenrollera para no incluirla y Madonna se acostó con Narada Michael Walden para que se la produjera. LEYENDA.

 

Hung up. Esta canción es ciertamente vulgarzota y acabamos hasta el chirri de ella, pero sirvió para probar una serie de reglas incorrompibles: 1. Madonna se abre de piernas sin levantar una ceja. 2. Ella consigue absolutamente todo lo que quiere (ABBA se negaba a darle el sample de Gimme gimme gimme, pero ella sabía que sin él la canción no valía ni para el catálogo de Vale Music). 3. Aunque estés bailando sola SIEMPRE debes llevar tacones. 4. Los japoneses no son aburridos, es que nadie les pone la música adecuada. 5. Si no tienes tiempo para limpiar el espejo, no pasa nada, tú sigue bailando. 6. Las negras de Londres son igual de chonis que las de Nueva York. 7. Si acabas el videoclip en una discoteca, la felicidad está asegurada. 8. Ningún gay del mundo soportará que sus amigos se sepan mejor una coreografía que él mismo, aunque para superarles tenga que dejar la carrera y pasarse el día ensayando. 9. Si al final te caes rendida por el peso de la edad, pon cara sensual y finge que no ha pasado nada.

 

La isla bonita. La que probablemente sea la peor letra de todos los tiempos ha conseguido hacerse un huequito en nuestros iPods. La isla bonita tiene un rollo tan entrañable, tan casposo y tan sacrílego que hay que amarla. Se supone que hay más palabras en español aparte de “la isla bonita”, pero a ver quién es el listo que las entiende. En el video Madonna se enamora de un gitano, que se supone que es San Pedro (!) y luego se viste de flamenca, porque ella creía que todo el mundo en España iba vestido así (declaraciones reales de 1996). Pues no, Madonna. Y te sorprendería saber que también tenemos carreteras asfaltadas. El caso es que esta canción nos permite poner en práctica los pasos de flamenco que hemos ido aprendiendo en las bodas de nuestras primas. Una vez más, te lo debemos todo.

 

Después de muchas caipirinhas deliberaciones, hemos llegado a la conclusión de que por sonido, por icono, por elegancia, por absurdez y por tetas en cono la mejor canción de Madonna (y por tanto de la historia del pop) es:

 

 

VOGUE

Strike a pose

 

(y vota en la encuesta)