Archivo para peletería

Divas live 09 decreta el comienzo del fin del mundo

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , , on 22 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

miley

 

La siempre nostálgica (y por tanto hortera) VH1 dio en 1998 la gran oportunidad a verduleras de todo el mundo (Cuba incuida) para berrearse y quererse y hacerse peinados imposibles públicamente. Durante los 90 el pop estuvo marcado por voces femeninas que gritaban en todas sus canciones fuera o no necesario, y simbólicamente el 99 puso fin a su reinado al ver nacer a mamarrachas como Britney Spears o Jennifer Lopez, que ni sabían cantar ni les hacía ninguna falta.

Once años después el show se reinventa rindiéndose ante un puñado de chonis cuyo mayor logro, lejos de las ventas millonarias de sus abuelas artísticas, es arrasar cada año en los Teen Choice Awards.

 

En 1998 Mariah Carey celebraba su divorcio utilizando camisetas como si fueran vestidos. Su aportación al show fue un peinado mítico (dentro del cual suponemos que ya guardaba ansiolíticos) y una voz que estaba en su mejor momento. Celine Dion, tan fea como siempre, le debió robar el líssima de rowenta para cantar aquel bigger-than-life My heart will go on. Las otras participantes fueron Shania Twain, Gloria Estefan (que en realidad fue contratada para fregar el escenario pero acabó colándose en el setlist) y la homenajeada Aretha Franklin. El punto algido de la noche fue sin duda (You make me feel like a) Natural woman, un verdadero gallinero sin sentido que en realidad no dista del karaoke que se marcan la tía Toñi y la tía Herminia al final de todas las bodas. Mención aparte para el momento “tell it to my hand” de Mariah a Celine cuando la urraca canadiense pretendió eclipsar a gritos a Aretha. Minuto 1:24. Hay una razón por la que no podemos evitar amar a Mariah.

En 1999 la homenajeada fue Chaka Khan, a quien está claro que nadie conocía pues relegaron a un mísero bis al final, después de que Whitney Houston (que todos sabemos que no va a ningún sitio si no es la puta reina) cantara SEIS canciones. Estando Whitney por supuesto no nos interesa lo más mínimo el resto de coristas, aunque hay que mencionar a la grandísima Tina Turner, quien acompañada de Cher y Elton John (más diva que ninguna) dio una lección magistral al resto de zorras amateur. Las otras participantes fueron LeAnn Rimes (quien por cierto se acaba de separar de su marido, un bailarín que por supuesto es gay, y como siempre en estos casos la parda de LeAnn ha sido la última en enterarse), Faith Hill (a quien amamos incondicionalmente) y Brandy, la primera tortuga en conseguir ser #1 en Estados Unidos.

 

Después de aquella gala, llena de clásicos, talento y ego, la cosa empezó a decaer. En 2000 la homenajeada fue Diana Ross, que no pudo asistir y mandó a un transformista que la imitaba en Greenwich Village. También andaban por ahí Donna Summer, como si ella no mereciera su propio homenaje, Faith Hill (ved el video otra vez, por favor), Beyonce acompañada de dos indigentes y una Mariah Carey que decidió presentarse directamente desnuda. El problema es que Diana lo tomó como un reto y se puso el mismo vestido pero en plateado. Realmente no era necesario.

El concierto no funcionó y VH1 pasó total de retransmitirlo o lanzar un dvd. En cualquier caso Diana no dio los permisos para que sus actuaciones estuvieran incluídas, al considerar que no eran demasiado buenas (como si alguna vez hubiera cantado bien). Quizá no debió prohibir que ninguna de las divas cantara con ella durante la segunda mitad del concierto. Si no hay gallinero no hay show.

 

Las posteriores ediciones de Divas Live fueron una parodia. Aretha tuvo la poca vergüenza de cantar Chain of fools con BACKSTREET BOYS, aquella banda que estuvo a punto de destruir la música en 1999. Por si fuera poco, Celia Cruz, Marc Anthony, Nelly Furtado (pre-descubrimiento del maquillaje) y Kid Rock (!) lo dieron todo en el escenario, cuando lo más cerca de una diva que han estado fue cuando Nelly le vendió una tobillera de comercio justo a Madonna durante su etapa Ray of light.

A pesar de recuperar Divas de las de verdad, las pilló a todas echas unos zorros. A la pobre Whitney ni la pusieron en la portada, pero es que no podía estar más puesta (algo que le perdonamos en el 99, pero aquí ya no sabía cantar y estaba más muerta que viva), y seguro que dentro de la peluca llevaba todo tipo de cucharillas; hasta Bobby Brown actuó en 2003 (se conoce que hostiar a una diva te convierte en miembro del club, lo cual hace de Chiquetete el Tom Jones español); Jewel y Shakira se estrenaron como zorras del pop en 2002; y las zorras más baratas, las Pussycat Dolls, supusieron el golpe de gracia para un show que se había convertido en una pasarela de chonis, drogadictas, prostitutas y Cher.

 

Este año VH1 creó mucha espectación con el anuncio de la vuelta de Divas Live. Los ejecutivos de la cadena aún deben estar secándose las lágrimas de la risa tras anunciar que las estrellas serán Miley Cyrus, Adele, Jordin Sparks, Leona Lewis y Kelly Clarkson.

A nosotros no nos hace ninguna gracia.

Miley es el cáncer del pop actual, no solo no tiene talento sino que encima es estúpida. Eso no es culpa suya (al fin y al cabo tiene 12 años) sino de su padre, ese pedazo de redneck que es Billy Ray Cyrus y que suponemos que cuando se cansó de intentar aprender a leer decidió vivir a costa de prostituir a su hija. Si bien zorritas como Britney tenían tan poco talento como ella, al menos sus canciones eran himnos pop perfectos, y se molestaban en resultar carismáticas. Quién nos iba a decir que Miley nos iba a hacer sentir nostalgia de Britney.

Adele es una gorda que al menos no se molesta en aparentar ser divertida y locuela como Teté Delgado, sino que es aburrida como una sopa de pan. Encima ganó el grammy a artista revelación porque actuó en Saturday night live la semana en que se cerraba el plazo de votaciones, y a los académicos debió entrarles el agobio. No nos gustan nada los premios a gente fea inmerecidos.

Jordin Sparks es lo más random y aséptico del pop actual, Leona es una manta y Kelly Clarkson es lo más parecido a una cantante de orquesta de pueblo que tienen en USA. Con este panorama la nueva edición de Divas Live está abocada… al más rotundo éxito, porque encima estas cinco pavas son las cantantes más de moda en la actualidad.

 

No entendemos esta falta de pasión en el nuevo proyecto, incluso artistas tan vulgares como Rihanna, Lady Gaga o Katy Perry le darían al show más brillo y personalidad. Esperamos que se guarden un as en la manga y suelten a alguna diva que efectivamente sabía sepa cantar, como Whitney, Mariah o Demi Lovato. Incluso nos emocionaría si de repente cayera del techo una jaula con la puerca de Shakira dándolo todo.

Y cuando echamos de menos a Shakira es porque algo va mal.

Million dollar bill: hoy es día de fiesta en en mundo del pop

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , on 10 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

whitney_alicia

Escucha Million Dollar Bill

 

Agradecida y emocionada está Whitney por el temazo que la siempre aburrida Alicia Keys ha escrito para ella. Y no nos extaña. Después de nada menos que tres canciones filtradas cantando sobre lo duro que ha sido ser una drogadicta (no sé qué se esperaba, la verdad), Whitney tiene una nueva actitud en su single: fingir que nada ha pasado y sobre todo CANTAR con el buen gusto que siempre le ha caracterizado.

Nos temimos lo peor cuando nos enteramos de que el productor del single-comeback de Whitney sería Swizz Beats, un negro rapero al que por supuesto no somos capaces de distinguir, pero el resultado es un SMASH en toda regla, con una producción elegante y veraniega total. Además se trata de la primera canción pegadiza que Alicia Keys ha compuesto en su vida.

 

El primer minuto es simplemente insuperable: hay bajo, hay sample, hay grito y hay oh-oh’s. Magistral. El sonido es puro old school, recuperando un rollo disco 70s que ya estaba tardando en volver. Es fácil (casi inevitable) de bailar y sobre todo, y aquí está la clave del tema, te dice lo que tienes que hacer. Los mejores himnos pop DEBEN tener un “put your hands in the air” o un “say yeah” para que no nos bloqueemos en la pista de baile y nos lo den todo hecho. Y Million dollar bill tiene los dos!

Se trata de una de esas canciones que ponen de buen humor al instante, pero además no cae en lo chabacano (“I’ve been looking for a man to touch this place” aparte) sino que destila clase y mucho talento. Alicia Keys realmente se ha lucido con este hit, suponemos que cuando fracase estrepitosamente con el dueto con Alejandro Sanz que está a punto de lanzar (no nos lo estamos inventando) se arrepentirá de haber suplicado a Whitney que acepte Million Dollar Bill.

Pero será tarde, porque para entonces este single ya será un exitazo en todo el mundo. Si I look to you recuperaba la Whitney baladista por la que no pasan los años (a pesar de que la dentadura nueva le provoque una pronunciación algo inquietante), Million dollar bill será sin duda su recuperación definitiva para el mercado actual. La canción es TAN buena que pronosticamos que, a diferencia de otras pesadas ancladas en el hip-hop-trash, Whitney conseguirá un SMASH a nivel mundial, y es que Million dollar bill es demasiado irresistible.

 

Celebremos la existencia de esta canción y de este comeback del que sin duda hablarán los libros de historia. Million dollar bill es piscina, es azotea, es cóctel y ralla de cocaína cigarrillo. Realmente emociona ver que aún se pueden hacer canciones con tan buen gusto sin dejar de ser moderna y comercial. El pop siempre ha tendido hacia lo hortera pero algunos elegidos son capaces de crear hits tan pegadizos como elegantes. En este caso lo hortera viene con la portada, un claro plagio/homenaje/parodia de la del disco de Mariah Carey.

Pero eso son nimiedades, al final del día lo único que importa (en la vida y en este blog) es la música, y Million dollar bill es ya una de las canciones del año. No podía ser menos tratándose de una super-estrella caída y recuperada (o eso queremos creer) del calibre Whitney.

Cómo la habíamos echado de menos.

 

Te gustará sí… tienes más aspiraciones en la vida que la de sacarte el graduado escolar.

Whitney se pone la peluca de los domingos

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 15 julio 2009 by vescomoeresunazorra

whitney_cover_ilooktoyou_500x500

 

… Y esta vez no se la ha puesto del revés. La mujer que pasó de ser la negra que más les gustaba a los blancos a una de las figuras más controvertidas y ridiculizadas de la industria vuelve hecha toda una marquesona en la portada de su próximo álbum, I look to you. El tono 80s del conjunto y los pendientes de Jem chica pop ya nos han conquistado.

 

El disco se lanza el 1 de septiembre y ayer se presentó a los medios británicos en Londres. Como todos sabéis, se trata de la culminación profesional de la batalla que Whitney ha librado contra you-know-what durante años en su vida personal. Y a juzgar por las imágenes, ella es la única estrella que sigue conservando la clase y elegancia de antaño. Algo que no deja de ser paradójico teniendo en cuenta que también es la única que se ha revolcado por la basura abiertamente y sin ningún tipo de remilgos. Si finalmente el comeback se produce y las ventas acompañan, sin duda estaremos hablando del regreso más espectacular de la historia del pop. Natalie Cole volvió a pesar de su afición a la cocaína, Mariah se había vuelto loca, Madonna se convirtió en una cerda y Cher consiguió superar el ostracismo musical y las teletiendas a las que había quedado relegada. Pero Whitney ha tenido todos esos dramas y uno más: un marido que la dejó hecha unos zorros.

En este caso la música sí será a clave del comeback. I didn’t know my own strength, tema que se filtró hace unas semanas (y queno tenemos porque Sony music ha barrido TODOS los archivos existentes precisamente hoy, junto con los de Like I never left, el dúo con Akon que se filtró hace un año), tiene tantas buenas intenciones como pocas posibilidades de triunfar. Se trata de una balada clásica, que sin duda habría sido #10 en billboard en 1996, pero que está pasada de moda desde el primer estribillo.

Whitney necesita un hit mucho más incontestable para su regreso, pero a la vez revalidar el título de diva clásica y no dejarse llevar por modas (afortunadamente, Whitney lleva tantos años sin grabar que dudamos que sepa lo que es el autotune). Colaboraciones como las de Ryan Tedder (Bleeding love, Halo), Will.i.am (Black Eyed Peas), Alicia Keys, Ne-yo o R. Kelly conformarán un disco que aparentemente seguirá una vertiente clásica (gritona) y otra r&b (barriobajera). Hasta entonces la campaña de promoción se encargará de dejar claro que Whitney es una mujer nueva, combinando la imagen de pena con la de estrella indestructible.

 

Destruida sí que llego a estar, no nos engañemos, pero no hay nada que nos guste más que una diva arrepentida, duchada y con la peluca adecuada. Si las estrellas están para adorarlas y después regodearnos en su arrastre por el fango, Whitney Houston es sin duda la mayor oportunidad que el público tendrá para poner en práctica la infalible hipocresía de la que el pop tan a menudo se nutre.

Teóricamente Whitney debería volver a lo más alto. Lo que suceda después es otra historia.