Archivo para peluca

GaGui y la máquina del tiempo

Posted in Divas with tags , , , , , , , on 19 octubre 2009 by nosoyningunazorra

badromance

Escucha la versión definitiva de Bad Romance

Lo tenemos. El que será el MONSTER HIT de la temporada otoño-invierno 2009-2010 (con permiso de lo nuevo de la petarda de Rihanna) acaba de estrenarse en radios hace apenas unas horas y no podemos sentirnos más 1999. Ya habíamos escuchado la demo del tema, y de hecho esta versión final no difiere demasiado respecto a la versión inacabada: algunos grititos más, más rock-and-roll edge, más “oh-oh-ah-ah” que aseguran hoy en día un top 10 en cualquier lista de éxitos norteamericana, más coletillas francogermanas (qué multicultural eres Estefanía!) y una base un pelín más machacona. Todo perfectamente ideado para corrernos vivas sin límite alguno en la pista de baile. Y es que Dios, la canción es un temazo increíble.

Bueno, vale, quizá esto ya lo bailamos hace 10 años, pero como proclamamos en la entrada anterior, los 90 vuelven (o ya han vuelto, después del bombazo que acaba de lanzar la GaGui) y estamos encantados de que una de las impulsoras (por no decir la única) de esta retrospección musical, y esperamos que también “tricotextil”, sea la vedette de Yonkers que viene con sorpresa incluída.

Y si la canción es algo más grande que la Capilla Sixtina, ¿cómo os habéis quedado con la portada del single? Sí, es como si Francis Bacon se hubiese dedicado a la fotografía, es todo muy impactante a la par que folclórico con esos volantes tan “Sevilla tiene un color especial” y se agradece no verle por una vez el careto a GaGui. El videoclip se rodó ayer, por lo que en aproximadamente 2 semanas os colgaremos (no en exclusiva) la nueva “ida de olla” audiovisual de la nueva reina del pop. “Porque ha conseguido estar en lo más alto a pesar de ser fea, ¿sabes?”, me decía el otro día una amiga de esas envidiosas que convirtieron la depilación de cejas en su modus vivendi. ¿Y no será por qué se lo curra mogollón? Pues sí amiga, pues sí.

Te gustará si… lloras cada vez que echan Believe de Cher en la MTV.

Beyoncé es Dios

Posted in Divas with tags , , , , , , on 13 julio 2009 by vescomoeresunazorra

beyonce_sasha-fierce1

 

No hay más apelativos posibles con los que referirnos a la negra más zumbona del pop. Su versatilidad, solvencia y, sobre todo, su ambición desmedida hacen de Beyoncé la única merecedora de la corona de reina del pop. I am… Sasha Fierce ha confirmado por un lado que como buena diva la chica tiene múltiple personalidad (esperemos que una de esas personalidades no sea un poco locuela y le dé por creerse invisible como a la de Mariah Carey en 2001), y por otro que su estatus de estrella es mundial.

Mientras otros artistas se concentran en el mercado norteamericano, donde saben que cualquier basura hip-hopera será #1, Beyonce no es capaz de poner límites a su invasión y se embarca en tours mundiales que revitalizan su nivel de superestrella. Su conocimiento de la industria es total, no en vano lleva 11 años grabando discos multiplatino (todos sabemos que sus compañeras en Destiny’s Child eran, como ella las definió acertadamente en una ocasión, sus coristas), y sabe que el secreto del éxito es la saturación, el trabajo constante, y, en menor medida, las buenas canciones. En este último grupo no se incluye Ice-cream truck, descarte recientemente filtrado de I am… Sasha Fierce, digno en realidad de cualquier ¿disco? de Kelly Rowland. Nosotros os lo ponemos por si acaso tenéis mucho tiempo libre.

 

Su último disco es el mejor de su carrera, y tiene tantas canciones que hemos perdido la cuenta. Afortunadamente ella se está encargando de lanzar como single todos y cada uno de los cortes, porque por eliminación alguno tiene que triunfar. Single ladies (put a ring on it) es el gran hit de esta etapa, consiguiendo ser un fenómeno musical gracias a su videoclip. Si bien el concepto de tres bailarinas bailando acrobáticamente no es nuevo (el genio de Bob Fosse lo inventó en lo 70), Beyoncé reinventa la coreografía para las nuevas generaciones, y la jugada no ha podido salirle mejor. Parodias, homenajes, caidas, Obama… la repercusión mundial del videoclip ha convertido sin duda al single, pegajoso como un chicle, en la canción del año. Pero como decimos ella va más allá, y se reserva tres, TRES singles que satisfagan las demandas del público más tradicional, If I were a boy, Halo y Broken-hearted girl. En este último Beyoncé tiene la poca vergüenza de censurar la cara del (suponemos) chulazo, porque por si hubiera alguna duda todo gira en torno a ella.

Paralela a la imagen de diva clásica (y aburrida, no nos engañemos), Beyoncé propone a la guarra de Sasha Fierce como alternativa urban y deliciosamente vulgar. Junto al ya mencionado Single ladies, Sasha nos ha conquistado con otros tres singles: Diva (o cómo ser una choni navajera y no avergonzarse), Ego (o cómo dedicarle una canción al rabo de tu novio y no avergonzarse) y el último estreno, Sweet dreams (o cómo volver a repetir la fórmula de las tres bailarinas por cuarta vez y seguir sin avergonzarse). Como vemos Sasha no entiende de pudor ni de medidas, y satura tranquilamente el mercado a la espera de que alguna de sus canciones sea #1. Esa es la secreta ambición que tienen todas las estrellas en realidad, pero Sasha se olvida de falsas humildades y es plenamente consciente de que no hay nadie como ella.

Y la verdad, teniendo en cuenta que mientras otras han grabado un par de canciones sin ganas en el estudio Beyoncé ha grabado 7 videoclips (además de varias intros para la es-pec-ta-cu-lar gira I am que nosotros tuvimos el placer de ver en Madrid), nadie tiene el derecho a negarle a la chica que, efectivamente, es una artista única en el panorama actual. Por eso queremos que ella y solo ella sea la reina del pop oficial, porque canta como Whitney, baila como Janet y es una show-woman como solo Madonna ha conseguido serlo. La innegable calidad de su voz (probablemente la más potente y versátil de la actualidad), no descuida el uso de lentejuelas, postizos, ciber-brazaletes y estética plástica y sobrecargada, dando como resultado un personaje de carisma irresistible. Beyoncé es por tanto la diva absoluta, tan solvente que asusta y que parece haber sido creada científiamente en los laboratorios de Sony Music.

 

La inventora del término bootylicious (aceptado en el diccionario, y en el de verdad, no solo en el nuestro) ha comprendido que a pesar de sus coqueteos con el hip-hop, el pop es el único género que finalmente llegará a las masas, y su último disco resulta ser más heredero del dance setentero y los sintetizadores de los 80 que del tedioso hip-hop actual. Por ello y a la espera de que lance otros 6 singles de su último disco, alabamos sin dudar la comercialidad e inteligencia que desprende I am… Sasha Fierce, deseando a la vez que en sus siguiente proyecto la diva se anime con esas influencias más puramente soul que siempre nos derriten.

Hasta entonces os animamos a disfrutar de los anodinos tonos pastel de sus videos, de su pelo (sin duda merecedor de una tercera personalidad, y de sus (en el fondo) vulgares movimientos. Ella es Dios, y no pararemos hasta convocar un concilio en Córcega para que la Iglesia se dé cuenta de que una negra con la sombra de ojos siempre equivocada es exactamente lo que necesitan para volver a reconquistar a su público. Porque nunca el exceso fue tan divertido, y nunca la piel de leopardo escondió tanto talento.