Archivo para rinoplastia

El top-less vuelve a ser tendencia

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 29 mayo 2010 by vescomoeresunazorra

 

Ante el aterrador panorama musical actual, lleno de canciones clónicas y de rubias iletradas, el regreso de Katy Perry debe ser celebrado con confeti, caipiriñas y cocaína por doquier. Nadie como ella ha sabido comprender lo facilón que es el público gay pop, con canciones inmediatas, efectivas y definitorias de una filosofía de vida en la que la barra libre es la ley.

Además de ser guapísima, Katy es una diva limpia, que no se maquilla con una metralleta y que cuida la estética de sus videos y sus apariciones. Si bien tiende a ser un poco la payasa de la fiesta (papel tradicionalmente reservado a las feas), los cuatro singles que lanzó del irregular One of the boys estuvieron entre lo mejor de lo mejor de 2008. Nuestra actitud ante Katy es indudable: completamente a favor.

Dado que es mucho más fácil amarla que criticarla gratuitamente (como hacemos con todas las demás), sabíamos que Katy no decepcionaría en su reaparición, al olor del verano y la depilación integral. Y dado que quien le ha preparado el single no es ni más ni menos que Max Martin (responsable del 60% de los temazos de la última década), solo podíamos esperar pura felicidad concentrada en 3 minutos.

Y no nos hemos equivocado

Sigue leyendo

Mariah demuestra que sigue estando loca

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

mariah butterfly

                       1997                                                   2009

 

Solo eso explica que se preste a compararse consigo misma 12 años después. Con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, Memoirs of an imperfect angel (no me lo he inventado), la Ana Obregón americana se ha hecho fotos recreando etapas del pasado, cuando sabía cantar. La de Butterfly es sin duda la más sangrante, la que ya te hace replantearte si reirte o sentir lástima. Es muy loable que Mari se tome con humor su madurez (física, porque mentalmente sigue teniendo 13 años), pero da la impresión de que Mariah es un poco esa amiga super lerda a la que siempre engañan en todas las fiestas para que se ponga ropa tres tallas más pequeña, o le tiran gazpacho encima, o le dan una dirección falsa.

 

El caso es que la nueva foto es demasiado comentable:

a) No es que se haya operado las tetas, es que se ha operado todo lo que ha podido.

b) Recortarse el top para que parezca que vas más desnuda es una ordinariez.

c) El lunar se va moviendo con los años y aumenta de tamaño. Cuidado, Mariah, tomar el sol durante 8 meses al año no puede ser bueno.

d) El photoshop se confirma como una de las cosas más desagradables que ha inventado el ser humano, corregir imperfecciones tiene sentido, ¿pero por qué insisten en descolocarle la cara?

e) El lunar de debajo del ombligo está un palmo por encima de los pantalones en la de 2009, lo cual significa que acualmente lleva los pantalones a la altura del coño, y si se descuida le asoma el bigotito.

f) Sospechamos que la cadenita de la cintura es la misma, y que probablemente no se la ha quitado en estos doce años. Va siendo hora de deshacerse de ella, Mariah, porque está gritando libertad. No me quiero imaginar cómo estaba la cadena en la etapa Glitter.

 

Cosas como estas solo hacen más maravillosa a Mariah, pero también confirman que es una mamarracha sin remedio. La eterna diatriba que se nos presenta cada noche antes de acostarnos. ¿Mariah es tan lo peor que se convierte en lo mejor? ¿O simplemente es lo peor a secas?

¡Vota en la encuesta!

 

Divas live 09 decreta el comienzo del fin del mundo

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , , on 22 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

miley

 

La siempre nostálgica (y por tanto hortera) VH1 dio en 1998 la gran oportunidad a verduleras de todo el mundo (Cuba incuida) para berrearse y quererse y hacerse peinados imposibles públicamente. Durante los 90 el pop estuvo marcado por voces femeninas que gritaban en todas sus canciones fuera o no necesario, y simbólicamente el 99 puso fin a su reinado al ver nacer a mamarrachas como Britney Spears o Jennifer Lopez, que ni sabían cantar ni les hacía ninguna falta.

Once años después el show se reinventa rindiéndose ante un puñado de chonis cuyo mayor logro, lejos de las ventas millonarias de sus abuelas artísticas, es arrasar cada año en los Teen Choice Awards.

 

En 1998 Mariah Carey celebraba su divorcio utilizando camisetas como si fueran vestidos. Su aportación al show fue un peinado mítico (dentro del cual suponemos que ya guardaba ansiolíticos) y una voz que estaba en su mejor momento. Celine Dion, tan fea como siempre, le debió robar el líssima de rowenta para cantar aquel bigger-than-life My heart will go on. Las otras participantes fueron Shania Twain, Gloria Estefan (que en realidad fue contratada para fregar el escenario pero acabó colándose en el setlist) y la homenajeada Aretha Franklin. El punto algido de la noche fue sin duda (You make me feel like a) Natural woman, un verdadero gallinero sin sentido que en realidad no dista del karaoke que se marcan la tía Toñi y la tía Herminia al final de todas las bodas. Mención aparte para el momento “tell it to my hand” de Mariah a Celine cuando la urraca canadiense pretendió eclipsar a gritos a Aretha. Minuto 1:24. Hay una razón por la que no podemos evitar amar a Mariah.

En 1999 la homenajeada fue Chaka Khan, a quien está claro que nadie conocía pues relegaron a un mísero bis al final, después de que Whitney Houston (que todos sabemos que no va a ningún sitio si no es la puta reina) cantara SEIS canciones. Estando Whitney por supuesto no nos interesa lo más mínimo el resto de coristas, aunque hay que mencionar a la grandísima Tina Turner, quien acompañada de Cher y Elton John (más diva que ninguna) dio una lección magistral al resto de zorras amateur. Las otras participantes fueron LeAnn Rimes (quien por cierto se acaba de separar de su marido, un bailarín que por supuesto es gay, y como siempre en estos casos la parda de LeAnn ha sido la última en enterarse), Faith Hill (a quien amamos incondicionalmente) y Brandy, la primera tortuga en conseguir ser #1 en Estados Unidos.

 

Después de aquella gala, llena de clásicos, talento y ego, la cosa empezó a decaer. En 2000 la homenajeada fue Diana Ross, que no pudo asistir y mandó a un transformista que la imitaba en Greenwich Village. También andaban por ahí Donna Summer, como si ella no mereciera su propio homenaje, Faith Hill (ved el video otra vez, por favor), Beyonce acompañada de dos indigentes y una Mariah Carey que decidió presentarse directamente desnuda. El problema es que Diana lo tomó como un reto y se puso el mismo vestido pero en plateado. Realmente no era necesario.

El concierto no funcionó y VH1 pasó total de retransmitirlo o lanzar un dvd. En cualquier caso Diana no dio los permisos para que sus actuaciones estuvieran incluídas, al considerar que no eran demasiado buenas (como si alguna vez hubiera cantado bien). Quizá no debió prohibir que ninguna de las divas cantara con ella durante la segunda mitad del concierto. Si no hay gallinero no hay show.

 

Las posteriores ediciones de Divas Live fueron una parodia. Aretha tuvo la poca vergüenza de cantar Chain of fools con BACKSTREET BOYS, aquella banda que estuvo a punto de destruir la música en 1999. Por si fuera poco, Celia Cruz, Marc Anthony, Nelly Furtado (pre-descubrimiento del maquillaje) y Kid Rock (!) lo dieron todo en el escenario, cuando lo más cerca de una diva que han estado fue cuando Nelly le vendió una tobillera de comercio justo a Madonna durante su etapa Ray of light.

A pesar de recuperar Divas de las de verdad, las pilló a todas echas unos zorros. A la pobre Whitney ni la pusieron en la portada, pero es que no podía estar más puesta (algo que le perdonamos en el 99, pero aquí ya no sabía cantar y estaba más muerta que viva), y seguro que dentro de la peluca llevaba todo tipo de cucharillas; hasta Bobby Brown actuó en 2003 (se conoce que hostiar a una diva te convierte en miembro del club, lo cual hace de Chiquetete el Tom Jones español); Jewel y Shakira se estrenaron como zorras del pop en 2002; y las zorras más baratas, las Pussycat Dolls, supusieron el golpe de gracia para un show que se había convertido en una pasarela de chonis, drogadictas, prostitutas y Cher.

 

Este año VH1 creó mucha espectación con el anuncio de la vuelta de Divas Live. Los ejecutivos de la cadena aún deben estar secándose las lágrimas de la risa tras anunciar que las estrellas serán Miley Cyrus, Adele, Jordin Sparks, Leona Lewis y Kelly Clarkson.

A nosotros no nos hace ninguna gracia.

Miley es el cáncer del pop actual, no solo no tiene talento sino que encima es estúpida. Eso no es culpa suya (al fin y al cabo tiene 12 años) sino de su padre, ese pedazo de redneck que es Billy Ray Cyrus y que suponemos que cuando se cansó de intentar aprender a leer decidió vivir a costa de prostituir a su hija. Si bien zorritas como Britney tenían tan poco talento como ella, al menos sus canciones eran himnos pop perfectos, y se molestaban en resultar carismáticas. Quién nos iba a decir que Miley nos iba a hacer sentir nostalgia de Britney.

Adele es una gorda que al menos no se molesta en aparentar ser divertida y locuela como Teté Delgado, sino que es aburrida como una sopa de pan. Encima ganó el grammy a artista revelación porque actuó en Saturday night live la semana en que se cerraba el plazo de votaciones, y a los académicos debió entrarles el agobio. No nos gustan nada los premios a gente fea inmerecidos.

Jordin Sparks es lo más random y aséptico del pop actual, Leona es una manta y Kelly Clarkson es lo más parecido a una cantante de orquesta de pueblo que tienen en USA. Con este panorama la nueva edición de Divas Live está abocada… al más rotundo éxito, porque encima estas cinco pavas son las cantantes más de moda en la actualidad.

 

No entendemos esta falta de pasión en el nuevo proyecto, incluso artistas tan vulgares como Rihanna, Lady Gaga o Katy Perry le darían al show más brillo y personalidad. Esperamos que se guarden un as en la manga y suelten a alguna diva que efectivamente sabía sepa cantar, como Whitney, Mariah o Demi Lovato. Incluso nos emocionaría si de repente cayera del techo una jaula con la puerca de Shakira dándolo todo.

Y cuando echamos de menos a Shakira es porque algo va mal.