Archivo para somnolencia

Leona Lewis se convierte en Celine Dion

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , on 10 diciembre 2009 by vescomoeresunazorra

Escucha I see you

 

La canción al completo es igual de aburrida que el avance, pero multiplicado por 4:15 minutos. Para empezar, no hay estribillo, es una canción que nunca empieza, y nosotros somos tan idealistas de esperar trompetas, arpas, lágrimas y una batería que salpica agua con cada golpe. Pero nada, la canción se resuelve con un minimalismo absurdo que bien podría estar cantado por Enya, con esa base de sintetizador navideño.

I see you es unhorror en el que la voz de Leona suena más impersonal que nunca, y que ni siquiera es lo suficientemente hortera como para tener encanto kitsch. Igual un video con mucha sombra de ojos y mucha gasa apaña el conjunto (el efecto humo lo damos por hecho), pero esta canción tenía demasiado potencial trash como para haberse quedado en este mal refrito de lo que compondrían Il divo después de una noche de copas con Björk.

Los coros aborígenes finales son el golpe de gracia para este despropósito al que no le habría venido nada mal un buen coro sinfónico de viena o algún sample de Mike Oldfield o de Nacho Cano para ser tan espantoso que se convirtiera en fabuloso. Una pena. A ver si vuelve Bonnie Tyler para demostrarle a estas panolis cómo se canta para que parezca que te están abriendo en canal en cada nota.

 

Te gustará si… eres familia de Leona Lewis.

 

Literalmente. El mismo compositor, el mismo director, la misma voz. Leona ha grabado la canción de Avatar, una peli de bichos azules con sentimientos humanos (como bien indica la letra de esta canción). James Cameron lleva 12 años sin dirigir, y el pobre debe creer que aún se lleva lo de contratar a una diva para que haga un videoclip delante de un ventilador y con cara de haber visto la peli. Diane Warren por su parte se ha vuelto a apuntar a infojobs, y ya le ha encargado a su sobrina de 6 años que vuelva a escribirle letras. Todo esto no puede dar más pereza, por hortera y por innecesario, pero igual el invierno nos da ganas de rizos y cámara lenta. Aparte de que las canciones tituladas con sujeto+verbo+predicado suelen conquistarnos desde el minuto uno, y si lo repiten sin parar mucho más.

La power ballad está a punto de convertirse en retro, y como Leona está un poco desfasada, se apunta a la moda en pleno 2009. I see you la sitúa en la liga de cantantes como Josh Groban, Andrea Bocelli o Il divo: horrores musicales que viven permanentemente anclados en una gala de Navidad de televisión española. Pero gracias a las cuarentonas de extrarradio todo el mundo este subgénero es uno de los mayores superventas de la industria, y Leona se ha aferrado como a un clavo ardiendo visto el descalabro comercial de Echo (solo un video de Outta my head con fuego, raperos y bolas de discoteca podría salvar la catástrofe).

En realidad es fantástico que las divas sean tan sustituíbles. Y Leona y Celine no son tan distintas. Ambas tienen ese aura de “me acabo de levantar, y yo tampoco sé por qué grito tanto”, aunque al menos Leona no provoca instintos homicidas y tiene el pelo menos quemado. Su sola existencia ya es hortera, pero por mucho que nos duela decirlo tienen temazos que nunca reconoceremos amar con todas nuestras fuerzas. Para grabar I see you, se conoce que Celine estaba demasiado ocupada siendo fea y llamaron a Leona, la nueva acelga del pop. El resultado no puede prometer menos.

My heart will go on era super casposa, pero también más grande que la vida, y acompañaba a una peli que hasta que se puso de moda criticarla nos hizo temblar las piernas con tanto travelling aéreo. Sin embargo Avatar es una peli de ciencia-ficción (los vírgenes de 40 años adictos a las cartas de rol deben estar en éxtasis, pero al resto del mundo le importa una mierda), y encima la producción del single es básicamente un midi en bucle. Es como si no se decidieran por un beat concreto y lo solucionaran metiéndolos todos, para después soltar a Leona  a improvisar una letra de nada-va-a-detenernos-si-estamos-juntos.

De hecho por la voz juraríamos que es Celine la que canta, pero en las fotos del video sale Leona, y si youtube dice algo hay que creérselo, siempre.

Leona Lewis está loca de contenta

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , , , , on 11 septiembre 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis 2

Escucha Happy

 

Leona vueve feliz y descoyuntada para revalidar el trono de “zorra que tiene los temazos por los que Mariah Carey mataría”, pero se equivoca al recurrir de nuevo a la pesada de Ryan Tedder. El lider de One republic (esa banda que se cree indie pero que se dejó violar por Timbaland para sonar en algún sitio que no sea Radio 3) tiene la poca vergüenza de volver a colarnos la misma canción. Y van cuatro. Happy samplea el beat de Halo, la única canción Tedder que realmente lo ha crujido demostrando que Beyoncé es más lista que todas estas iletradas juntas.

Pero lo que es aún peor es que Ryan no solo se plagia a sí mismo sino que fusila uno de los temazos de la historia del pop, Nothing compares to you de Sinead O’Connor. Prince debe estar que trina con el asunto, y suponemos que ha dejado de depilarse las cejas del disgusto. Ya, ya lo sabemos, nosotros tampoco sabíamos quién era Prince, pero buscando en wikipedia nos hemos enterado que se trata de una mujer que lo fue todo en los 80 y que se parece mucho a Rihanna. La diferencia es que el único que dio de hostias a Prince fue su propio ego, y ahora malvive de los royalties que recibe de M80.

 

Volviendo a la yegua del r&b, Happy resulta decepcionante por ser poco original, pero si nos rendimos ante la grandiosidad de Oops I did it again a pesar de tener un título tan ridículo y de ser igual que Baby one more time, sería cínico despreciar esta baladita sin pretensiones con la que Leona arrasará en todos los realities musicales de Europa. Este tema de superación personal puede llegar a enganchar y somos muy conscientes de nuestra debilidad. Al fin y al cabo Leona es un poco esa amiga pesada con la que nunca quedamos pero a veces damos coba en el msn para enterarnos de sus miserias. Nunca será nadie, pero no hay que juzgar a la gente por escucharla.

Además, dentro de su tedio la canción está bien resuelta, y repite mucho la palabra Happy, que es la única forma de llegar a un buen clímax (algo que debería aprender a hacer Whitney). Es de esperar que su nuevo disco Echo (de nuevo repite el nombre de un célebre animal, después de Spirit), tenga menos fillers que su primer trabajo, aunque con muchachas tan tontas uno nunca sabe qué esperar.

Al fin y al cabo lo que cantan todas estas perdedoras son siempre descartes de Beyoncé.

 

Te gustará si… te acaba de dejar tu novio porque has engordado demasiado.

Leona Lewis cabalga hacia el éxito

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis

Escucha Don’t let me down

 

Hace poco más de un año Leona Lewis lo fue TODO con una canción que Mariah Carey habría matado por tener. Bleeding love es sin duda una de las pocas mejores baladas de los 2000, y demostró no solo que una acelga puede ser #1 en USA, sino que no es necesario ser una ramera para conseguir el éxito. Su espectacular y merecido triunfo (fue la canción más exitosa de 2008 en todo el mundo) demostró que aún hay esperanza para las baladas y para las melodías desencadenadas entre el gran público. Leona además puso en práctica una de las campañas promocionales más inteligentes que se recuerdan al rodar dos videoclips, uno centrado en sus ojos verdes y su pelo rubio (UK) y otro que acentuaba su piel morena (USA). Magistral.

La canción además puso en lo más alto de la industria a Ryan Tedder, que aún no ha acabado de contar los dólares que ganó gracias a ella y a Apologize, cantada por él mismo con su banda One Republic. La depredadora de Beyonce en seguida olió el filón y le obligó a hacerle una canción igual (Halo), aunque para ello tuviera que plagiarse a sí mismo una vez más y dejar en ridículo a Kelly Clarkson con Already Gone (polémica que le ha costado a Kelly la cancelación de toda la promo de su último disco, lo que suponemos que quiere decir que ya no será portada del periódico local de Milwaukee).

Las cuatro canciones que hemos mencionado son exactamente iguales, y Tedder no parece tener la intención de producir nada mínimamente diferente. Allá él. Es posible que cuando termine de contar el dinero (porque se le haya acabado) espabile y haga algo nuevo.

 

El caso es que Leona estuvo promocionando Bleeding love durante dos años, y aunque sacara tres singles de lo más random posteriormente (entre ellos una versión bien cantada de Run, de Snow Patrol) el tremendo éxito de su primer single la eclipsó cual Whigfield. Tampoco es que sea difícil, Leona es un ser humano intrascendente a pesar de su indudable talento vocal. Se echa de menos algo de personalidad, dramatismo, exceso y por supuesto horterismo en sus interpretaciones. Aún no ha dado un concierto entero y tiene que demostrar que vale más que su single, algo que podría volverse en su contra. De momento pertenece al grupo de cantantes (fundado por Rihanna) que son tan buenas como las canciones que les hacen, y dependen totalmente del productor de moda. Quizá por eso entre las tres nominaciones a los grammy que recibió no estuvo Best new artist, siendo su puesto ocupado por los Jonas Brothers con su tercer disco.

Pues bien, Leona vuelve este año a pesar de que el politono de Bleeding love aún está despegando en la siempre vanguardista España. Sacar discos en menos de dos años es una ordinariez, pero en su defensa hay que decir que Spirit (titulado igual que aquella película protagonizada por un caballo, qué cosas) salió en 2007 en UK, así que no nos podemos imaginar hasta dónde están de Bleeding love en aquel país.

El lanzamiento del disco irá acompañado de un autobiografía (!) que aburrirá a lectores de todo el mundo. Realmente nos cuesta imaginar que puede haber de interesante en la vida de un mujer que siempre está dormida. Probablemente la mayor aventura de su vida fue cuando se fue al centro de Londres sin el abono transportes.

 

El primer tema que se ha filtrado de su segundo disco (no necesariamente single presentación) es Don’t let me down. Está producida por Timbaland y acreditada como un featuring de Justin Timberlake, al que por más que intentamos no oimos por ningún lado. Parece claro que Leona no duda en utilizar el nombre de Justin para que alguien le haga caso (como Madonna).

El sonido de la canción demuestra que Timbaland no hace canciones en serio sino en serie, y Don’t let me down llega 3 años tarde (como Madonna) a la moda del beat machacón. La verdad es que tiene un rollo pop que es muy agradable, por momentos acústico (aunque todos sabemos que no hay instrumentos reales por ningún lado), y nos inspira playa, vestido blanco y crines al viento. El problema es que la melodía una vez más queda neutralizada por la innecesaria base r&b.

La emoción en la voz de Leona es nula, aunque ya contábamos con eso. Si bien no esperamos que la muchacha revolucione el mundo del pop, decepciona y cansa bastante que le hayan endosado haya recurrido a productores tan predecibles como Timbaland. En realidad no nos extraña que Leona cante con tan pocas ganas, porque nunca las ha tenido, pero es que la canción podría ser intercambiable con cualquier tema r&b de los últimos 4 años. Y ya va siendo hora de que el público se rebele ante el tedio al que Timbaland nos ha condenado.

 

Así que recorad, NO mandéis Leona a 343.

 

Te gustará si… conoces alguna canción de Leona Lewis aparte de Bleeding love.