Archivo para Timbaland

Y la nueva víctima de Timbaland es… Katy Perry

Posted in Divas with tags , , , , , , , , on 19 enero 2010 by vescomoeresunazorra

 

Hubo un tiempo en el que colaborar con Timbaland era como escalar el Everest y mear para abajo. Corría el año 2006 y todos los temazos del momento tenían los tres cuellos de Timbo detrás. Era la segunda vez que el tipo reinventaba el pop, tras habernos dejado muertos en sus colaboraciones con Aaliyah (la broma no es a propósito), y ese pedazo de obra maestra que es Future Sex/Love Sounds provocó un inmediato what-the-fuck que en dos canciones se convirtió en “cómo demonios he vivido creyendo ser feliz antes de escuchar esto”. El manejo de los beats y la precisión de los arregos no se parecían a nada que hubiésemos escuchado antes, dando lugar al género “música que te la pone dura”. Si bien es cierto que la producción vocal se la pasaba por el forro (lo cual es una putada para alguien tan limitado como Justin Timberlake), Timbaland tenía muy claro que la estrella era él, y su increíble sonido era lo que todo el mundo había venido a escuchar. Nelly Furtado pasaba por allí y le tocó la lotería en forma de temazos que ella supo rentabilizar sofisticando su imagen y renegando total de su pasado perroflauta.

La pobre Madonna fue la pringada que salió hecha unos zorros de toda esta moda, pero Timbaland había tenido tantos hits en un año que ni gastarle semejante broma de mal gusto a la reina del pop iba a detenerle. Shock Value fue la confirmación de que a) el ego de Timbaland no podía soportar trabajar en discos que no llevaran su nombre y b) no nos íbamos a quitar a la payasa de Keri Hilson de encima jamás. Tres trallazos increíbles (The way I are, Give it to me y Apologize, a la cual le sobraban 2 minutos pero era una pocholada) confirmaron que el sonido de Timbaland era tan espectacular que podría coger una gallina, producirle una base, autotunear su voz y conseguir un #1 con ella.

Timbaland era el puto amo, sin más, nada parecía detenerle… hasta ahora. Por fin se ha lanzado Shock Value II tras muchos rumores de colaboraciones de estrellas de verdad (Gwen Stefani, Madonna, Christina Aguilera) nunca confirmadas, y al final la participación más lujosa del proyecto es la de Miley Cyrus. Shock Value II es un disco simple y llanamente aburrido, un bucle de sonidos mil veces oídos, sin la más mínima evolución respecto a aquellos hits de 2006. Repetir fórmulas no esta tan mal (¿verdad Lady Gaga?), pero es que encima las nuevas canciones de Timbaland carecen de la potencia de las anteriores, y son como las hermanas feas y recién levantadas de aquellas.

Solo hay un verdadero temazo en todo el disco: Carry out, featuring Justin Timberlake. Porque a Justin no le iba a endosar una mierdaca como a los demás, y le ha dado una canción con mucho rollo, de las de contonearse elegantemente antes de que se te hagan círculos en los sobacos de la camisa, en la que Justin nos cuenta lo bien que folla. Nunca lo dudamos. La frase “do you like well done cause I do it well” nos conquistó de inmediato, al proponer por primera vez la metáfora filete-polvete que a partir de ahora será nuestra ley.

El resto, como decimos, es absolutamente olvidable. Hoy en día colaborar con Timbaland ya no es una suerte sino una putada absoluta, y ahora el marrón le ha caído a Katy Perry.

Sigue leyendo

Leona Lewis cabalga hacia el éxito

Posted in Divas with tags , , , , , , , , , , on 17 agosto 2009 by vescomoeresunazorra

leona lewis

Escucha Don’t let me down

 

Hace poco más de un año Leona Lewis lo fue TODO con una canción que Mariah Carey habría matado por tener. Bleeding love es sin duda una de las pocas mejores baladas de los 2000, y demostró no solo que una acelga puede ser #1 en USA, sino que no es necesario ser una ramera para conseguir el éxito. Su espectacular y merecido triunfo (fue la canción más exitosa de 2008 en todo el mundo) demostró que aún hay esperanza para las baladas y para las melodías desencadenadas entre el gran público. Leona además puso en práctica una de las campañas promocionales más inteligentes que se recuerdan al rodar dos videoclips, uno centrado en sus ojos verdes y su pelo rubio (UK) y otro que acentuaba su piel morena (USA). Magistral.

La canción además puso en lo más alto de la industria a Ryan Tedder, que aún no ha acabado de contar los dólares que ganó gracias a ella y a Apologize, cantada por él mismo con su banda One Republic. La depredadora de Beyonce en seguida olió el filón y le obligó a hacerle una canción igual (Halo), aunque para ello tuviera que plagiarse a sí mismo una vez más y dejar en ridículo a Kelly Clarkson con Already Gone (polémica que le ha costado a Kelly la cancelación de toda la promo de su último disco, lo que suponemos que quiere decir que ya no será portada del periódico local de Milwaukee).

Las cuatro canciones que hemos mencionado son exactamente iguales, y Tedder no parece tener la intención de producir nada mínimamente diferente. Allá él. Es posible que cuando termine de contar el dinero (porque se le haya acabado) espabile y haga algo nuevo.

 

El caso es que Leona estuvo promocionando Bleeding love durante dos años, y aunque sacara tres singles de lo más random posteriormente (entre ellos una versión bien cantada de Run, de Snow Patrol) el tremendo éxito de su primer single la eclipsó cual Whigfield. Tampoco es que sea difícil, Leona es un ser humano intrascendente a pesar de su indudable talento vocal. Se echa de menos algo de personalidad, dramatismo, exceso y por supuesto horterismo en sus interpretaciones. Aún no ha dado un concierto entero y tiene que demostrar que vale más que su single, algo que podría volverse en su contra. De momento pertenece al grupo de cantantes (fundado por Rihanna) que son tan buenas como las canciones que les hacen, y dependen totalmente del productor de moda. Quizá por eso entre las tres nominaciones a los grammy que recibió no estuvo Best new artist, siendo su puesto ocupado por los Jonas Brothers con su tercer disco.

Pues bien, Leona vuelve este año a pesar de que el politono de Bleeding love aún está despegando en la siempre vanguardista España. Sacar discos en menos de dos años es una ordinariez, pero en su defensa hay que decir que Spirit (titulado igual que aquella película protagonizada por un caballo, qué cosas) salió en 2007 en UK, así que no nos podemos imaginar hasta dónde están de Bleeding love en aquel país.

El lanzamiento del disco irá acompañado de un autobiografía (!) que aburrirá a lectores de todo el mundo. Realmente nos cuesta imaginar que puede haber de interesante en la vida de un mujer que siempre está dormida. Probablemente la mayor aventura de su vida fue cuando se fue al centro de Londres sin el abono transportes.

 

El primer tema que se ha filtrado de su segundo disco (no necesariamente single presentación) es Don’t let me down. Está producida por Timbaland y acreditada como un featuring de Justin Timberlake, al que por más que intentamos no oimos por ningún lado. Parece claro que Leona no duda en utilizar el nombre de Justin para que alguien le haga caso (como Madonna).

El sonido de la canción demuestra que Timbaland no hace canciones en serio sino en serie, y Don’t let me down llega 3 años tarde (como Madonna) a la moda del beat machacón. La verdad es que tiene un rollo pop que es muy agradable, por momentos acústico (aunque todos sabemos que no hay instrumentos reales por ningún lado), y nos inspira playa, vestido blanco y crines al viento. El problema es que la melodía una vez más queda neutralizada por la innecesaria base r&b.

La emoción en la voz de Leona es nula, aunque ya contábamos con eso. Si bien no esperamos que la muchacha revolucione el mundo del pop, decepciona y cansa bastante que le hayan endosado haya recurrido a productores tan predecibles como Timbaland. En realidad no nos extraña que Leona cante con tan pocas ganas, porque nunca las ha tenido, pero es que la canción podría ser intercambiable con cualquier tema r&b de los últimos 4 años. Y ya va siendo hora de que el público se rebele ante el tedio al que Timbaland nos ha condenado.

 

Así que recorad, NO mandéis Leona a 343.

 

Te gustará si… conoces alguna canción de Leona Lewis aparte de Bleeding love.

Nelly Furtado se cree colombiana

Posted in Divas with tags , , , , , , on 9 julio 2009 by vescomoeresunazorra

nelly

Escucha Manos al aire

 

A finales de los 90 la música latina vivió la explosión popularidad que la pesada de Gloria Estefan llevaba 20 años intentando. Ricky Martin, Shakira y Enrique Iglesias consiguieron ser #1 en todo el mundo y las estrellas americanas vieron filón comercial en la bachata, al mismo tiempo que llamaban a la policía porque un hombre con aspecto de sudamericano rondaba sus mansiones. Es un poco como el r&b, y esas blanquitas de Malibú que se creen negras y admiran profundamente las raíces de la música afroamericana y a la vez tienen un spray antivioladores para cada tipo de negro que podían encontrarse en la gran ciudad.

Pero ese no es el tema. El caso es que artistas tan ridículas como Christina Aguilera o Jennifer Lopez desenterraron las raíces latinas de las que llevaban renegando desde el instituto y grabaron álbumes en español. Porque ellas eran latinas. A pesar de no tener ni idea del idioma aparcaron su gusto por el r&b más vulgar y se lanzaron a la conquista del mercado latino, que tal y como las ventas de Paulina Rubio demuestran no tiene ningún criterio a la hora de comprar mierda de la peor calaña.

Pues eso es exactamente lo que la señorita Furtado acaba de hacer. Solo que 10 años después. Rezamos porque no signifique un revival, Thalía podría estar preparando su segundo disco de hip-hop.

 

Nelly siempre nos ha parecido un poco payasa. Nacida en Canadá y sin saber español, este año vuelve con Mi plan, un disco en el que han colaborado perroflautas del calibre de Mala Rodriguez o Julieta Venegas. Esta decisión puede deberse al matrimonio de Nelly con Demacio Castellón, uno de los productores de Loose. Y eso que ella se declaró bisexual (whoa, Nelly, qué provocadora) en 2006, de nuevo llegando 10 años tarde a la estrategia. En cualquier caso la propia Nelly estuvo a punto de convertirse en la perroflauta más famosa del mundo cuando lanzó Folklore (ese disco que es tan guay reivindicar, pero que nadie compró).

Nosotros la dimos por muerta, pero no hay nada que nos guste más que una mendiga arrepentida. Así que cuando Nelly decidió lavarse el pelo y comprarse ropa de primera mano volvimos a prestarle toda nuestra atención. Loose era un disco irregular, pero cuyos highlights fueron lo mejor del ya excepcional año 2006. Say it right, Promiscuous girl, Maneater y All good things (come to an end) son suficientemente TEMAZOS como para olvidar que en aquel álbum había una colaboración con Juanes. Muchos la acusaron de vendida, pero otros muchos nos enamoramos de ella como nunca antes. Para ser una estrella del pop hay que aprender a prostituir tu arte por encima de todo, y funcionar a merced de las listas de ventas. Si quieres ser alternativa, no firmes un contrato con Sony (y sí, esto va por la funambulista de Bebe, que no podía dejar de aparecer en un texto en el que se ha mencionado la palabra perroflauta dos veces).

 

Manos al aire es el primer single de Mi plan, y si bien recuerda a la Nelly de camping y porro compartido, tiene una producción de lujo (a cargo del canadiense James Bryan, nótese el término canadiense, y no latino) y un fraseo similar al de Say it right (su mejor tema). Por eso nos encanta, y ya nos estamos aprendiendo la ridícula forma de pronunciar de Nelly, muy de turistona abrasada en Mallorca. La letra es una estupidez  que por momentos carece de sentido, lo cual da igual en realidad. Tampoco entendemos una mierda a Shakira y esa sí que no tiene excusa idiomática, simplemente es imbécil.

La canción es esencialmente pop, muy pegadiza y con un toque nostálgico que la convierte en un hit veraniego ideal. Tenemos claro que el resto del disco estará lleno de acordeones (que el cielo te juzgue, Julieta), armónicas y timbales. No descartamos que el cd incluya una hoja de marihuana a modo de edición especial. Pero de momento con esos beats tan aditivos y ese estribillo tan relajado Nelly ha conseguido que le demos una oportunidad a Mi plan, algo que hasta hace dos semanas era impensable.

 

Te gustará si… te gusta la Nelly que jugaba al diávolo o bien la Nelly que aprendió a andar con tacones; es decir, que la chica ha dado en el clavo de lleno esta vez.